Inundaciones en Sudán del Sur
Familias rumbo a tierra firme en Bentiu. Aproximadamente 835,000 personas se han visto directamente afectadas por las inundaciones en el estado de Unity. Sudán del Sur, diciembre de 2021. © SEAN SUTTON

Sudán del Sur

Te contamos sobre el trabajo que Médicos Sin Fronteras realizamos en Sudán del Sur.

En julio de 2021, Sudán del Sur cumplió diez años de independencia. Sin embargo, a pesar del acuerdo de paz y del gobierno unificado, la seguridad siguió siendo precaria en muchas zonas.

 

Cifras destacadas de nuestro trabajo en Sudán del Sur

  • 667,400 consultas ambulatorias
  • 213,200 casos de malaria tratados
  • 61,700 hospitalizaciones
  • 13,300 partos asistidos
  • 11,900 vacunaciones de sarampión en respuesta a una epidemia
  • 5,750 cirugías
  • 3,070 niñas y niños hospitalizados en centros nutricionales
  • 2,720 víctimas de violencia atendidas
  • 1,690 personas atendidas tras sufrir violencia sexual

Mapa de actividades de Médicos Sin Fronteras en Sudán del Sur durante 2021

Durante 2021, Sudán del Sur sufrió varias emergencias simultáneas, relacionadas con inundaciones graves, violencia, inseguridad alimentaria y brotes de enfermedades. A finales de año, se calculaba que 8,9 millones de personas –más de dos tercios de la población– necesitaban asistencia humanitaria.

Médicos Sin Fronteras continuamos respondiendo a las necesidades médicas y humanitarias urgentes, al tiempo que manteníamos los servicios esenciales en seis estados y dos áreas administrativas.

 

Tercer año de inundaciones graves

Unas 835,000 personas se vieron afectadas por las inundaciones en extensas áreas del país; los estados de Jonglei y Unidad fueron los más afectados. Casas y medios de vida (cultivos, ganado), así como centros de salud, escuelas y mercados, quedaron sumergidos en las crecidas.

Bentiu, la capital del estado de Unidad, fue una de las zonas más afectadas. Miles de personas huyeron de las aguas y llegaron al sobrepoblado campo de desplazados (que fuera anteriormente un centro de Protección de Civiles); otras se establecieron en asentamientos improvisados en la propia Bentiu y en la ciudad de Rubkona. Mientras tanto, en los pueblos de Haat, Pakur y Pakuem (en el condado occidental de Ayod, en el estado de Jonglei), miles de personas desplazadas quedaron a su suerte en precarias “islas” cuando subió el agua.

Nuestros equipos en Bentiu, Leer y Mayom (en Unidad), así como los de Ayod y Fangak (en Jonglei), respondieron a las enormes necesidades de estas poblaciones, organizando la atención médica de emergencia en clínicas móviles, hospitales y centros de salud. En todos estos proyectos, atendimos a decenas de miles de personas, que sobre todo tenían malaria, desnutrición, infecciones de las vías respiratorias y diarrea acuosa aguda. Además, distribuimos artículos de primera necesidad, como lonas de plástico, mosquiteras y jabón.

 

Violencia y conflictos

Los conflictos internos y los enfrentamientos entre facciones continuaron en muchas partes del país en 2021. En Tambura (en el estado de Ecuatoria Occidental), decenas de miles de personas fueron desplazadas por los conflictos en la segunda mitad del año, y se estima que hubo cientos de víctimas mortales. Enviamos a varios equipos de emergencia para ofrecer asistencia humanitaria y médica, y en particular ayuda en materia de higiene, agua y saneamiento en Duma, Nagero, Tambura y en campos cercanos; capacitación, medicamentos y donaciones de material médico a centros de atención primaria en Duma y el condado de Ezo; y ayuda en la rehabilitación de los servicios de consultas externas, hospitalización y maternidad de dos clínicas en Tambura. Además, nuestras clínicas móviles ofrecieron atención básica y detección de la desnutrición en campos para personas desplazadas en Source Yubu. Establecimos servicios de salud mental, organizamos actividades de promoción de la salud y apoyamos las vacunaciones de rutina para niños y la derivación de pacientes en estado crítico.

En Riang (Jonglei), un equipo de emergencias de MSF atendió a comunidades remotas que, tras años de inundaciones y violencia, disponían de poca agua potable y atención médica. Nuestras clínicas móviles examinaron y trataron a cientos de niñas y niños con malaria, y distribuimos artículos de primera necesidad.

En junio, iniciamos un nuevo proyecto en el este del Área Administrativa del Gran Pibor, una vasta región cerca de la frontera con Etiopía, en la que, estos últimos años, se han producido esporádicos enfrentamientos entre distintos grupos étnicos. Los equipos de MSF construyeron un nuevo centro de atención primaria en Maruwa para atender a las comunidades locales y a las personas seminómadas que viven dispersas por toda la zona y que disponen de escasos servicios médicos. También rehabilitamos la pediatría del hospital de Boma.

 

Personas refugiadas y desplazadas

En marzo, la administración del campo para personas desplazadas de Bentiu se traspasó al Gobierno, mientras que Malakal –el último PoC que quedaba– permaneció bajo la responsabilidad de la Misión de la ONU (UNMISS).

En los hospitales que dirigimos en estos campos, nuestros equipos continuaron tratando todo tipo de enfermedades, entre ellas algunas evitables, causadas por las nefastas condiciones de vida, como fue el caso del brote de hepatitis E registrado en Bentiu en julio. A pesar de nuestras reiteradas alertas sobre el nefasto impacto de las malas condiciones de higiene y saneamiento, los servicios no empezaron a mejorar hasta finales de 2021.

Por otra parte, las raciones de alimentos se redujeron a la mitad y las inundaciones agravaron la creciente inseguridad alimentaria; a consecuencia de todo ello, los niveles de desnutrición aguda grave aumentaron y superaron, con mucho, los umbrales de emergencia. En nuestro hospital del campo de Bentiu, tuvimos que habilitar un tercer centro intensivo de nutrición terapéutica, tras aumentar los ingresos por esta causa en un 80%.

En septiembre, en respuesta a nuevas olas de desplazamiento en el condado de Yei, asignamos equipos itinerantes para distribuir artículos de primera necesidad y brindar atención básica, vacunas y apoyo psicosocial. En junio y julio, también organizamos clínicas móviles en la ciudad de Yei para responder a un pico de malaria. Al mismo tiempo, continuamos dando apoyo a la pediatría del hospital de Yei y a tres centros de salud (en Logo, Yaribe y Ombasi); también ofrecimos atención básica en nuestra clínica de Jansuk.

En septiembre, traspasamos la clínica del campo de refugiados de Doro (en el estado de Alto Nilo) a la ONG Relief International, y reorientamos nuestras actividades para poder asistir a poblaciones de difícil acceso en el condado de Maban –lo que hicimos mediante clínicas móviles y colaborando en centros de salud–. También mantuvimos nuestro apoyo a las consultas externas del hospital de Bunj, que atiende tanto a personas refugiadas como a comunidades de acogida.

 

Tratamiento innovador para la malaria

MSF lleva desde 2019 desarrollando programas de quimioprevención de la malaria estacional, cuyo objetivo es reducir la enorme mortalidad causada por esta enfermedad en Sudán del Sur. En 2021, iniciamos un nuevo programa en Aweil, en cuyo hospital público ya estábamos trabajando (en la pediatría y la maternidad). Al terminar el año, habíamos llegado a decenas de miles de niños.

Área administrativa especial de Abyei

En Abyei, un área en disputa entre Sudán y Sudán del Sur, dirigimos un hospital de 180 camas en la ciudad de Agok, donde ofrecemos cirugía, atención neonatal y pediátrica, y tratamiento para mordeduras de serpiente y para enfermedades como el VIH, la tuberculosis, la malaria y la diabetes.

 

Nº de trabajadores y trabajadoras* en 2021: 2,953 | Gasto: 79,6 millones € | MSF trabajó por primera vez en las regiones que actualmente pertenecen a Sudán del Sur desde: 1983 | msf.org/southsudan | blogs.msf.org/southsudan | @MSF_SouthSudan

 

* La cifra de personal equivale al total de puestos a tiempo completo o FTE (del inglés full-time equivalent). Por ejemplo, dos personas a media jornada equivalen a un FTE.

 

Importante: Este artículo ofrece una visión general de nuestro trabajo en este país entre enero y diciembre de 2021; es un resumen que no puede considerarse exhaustivo.

Te podría interesar

24 octubre, 2022

Filtrar por