La COVID-19 es una enfermedad causada por un virus de la familia de los coronavirus que fue descubierto a principios de enero de 2020 en China.

¿Qué es un coronavirus? ¿Qué es la COVID-19?

Los coronavirus son una gran familia de virus, la mayoría de ellos inofensivos para los humanos. Se conocen cuatro tipos que causan resfriados y otros dos que causan severas infecciones en los pulmones: el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS) y el Síndrome Respiratorio por Coronavirus de Medio Oriente (MERS). El nuevo coronavirus se conoce como SARS-CoV-2 por sus similitudes con el virus que causa el SARS y fue identificado a principios de enero de 2020 por científicas y científicos chinos. 

Este virus causa la enfermedad llamada COVID-19. A diferencia de la influenza, no hay una inmunidad previa conocida, aún no hay vacuna, no hay tratamiento específico y se asume que todas las personas son susceptibles al virus. Como todos los virus, el SARS-CoV-2 necesita que las células de los seres vivos se multipliquen. Este virus parece apuntar a las células de los pulmones y posiblemente también a otras del sistema respiratorio. Las células infectadas producen más partículas de virus, que luego se pueden transmitir a otras personas al toser, por ejemplo.

 

¿Cómo se contagia la COVID-19?

Nuestra comprensión colectiva del virus y de la enfermedad aún está evolucionando. El virus se puede transmitir de persona a persona, incluso por aquellas que no presentan síntomas, por medio de gotas expulsadas al hablar o respirar. Esto hace que sea mucho más difícil saber cómo se está propagando. No hay buenas estimaciones sobre qué porcentaje de infecciones son asintomáticas o presentan escasa sintomatología.

Las personas también se pueden contagiar de COVID-19 al tocar objetos o superficies contaminadas con el virus si después tocan sus ojos, nariz o boca. Se recomienda estar a más de 2 metros de otras personas para evitar un contagio. A esta práctica se le llama distanciamiento físico o distanciamiento social.

¿Es una enfermedad peligrosa?

Las últimas estimaciones indican que el 80% de las personas que se contagian solo sufrirán una forma leve o moderada de la enfermedad. El 15% desarrollarán una forma grave y tendrán que ser hospitalizadas, y alrededor del 5% evolucionarán a un estado grave. Una atención muy especializada puede curar incluso a las personas en estado más crítico, pero existe el peligro de que se sobrecarguen los sistemas sanitarios debido al gran volumen de pacientes que necesitarán hospitalización; por esa razón, esa atención especializada no siempre va a estar disponible.

Como lo mencionamos arriba, también hay personas infectadas que no muestran o casi no presentan síntomas de la enfermedad. No hay buenas estimaciones sobre qué porcentaje de infecciones son asintomáticas o presentan escasa sintomatología.

La COVID-19 es más peligrosa para las personas mayores o quienes padecen otras infecciones o dolencias, como suele ser el caso de las enfermedades infecciosas. Más del 80% de las personas fallecidas debido a la COVID-19 tenían más de 60 años y más del 75% sufrían otras afecciones médicas. Los niños, por otro lado, parecen estar menos afectados, aunque también pueden contraerla. Las tasas de mortalidad varían mucho de un lugar a otro, por lo que es difícil hacer una evaluación general en este tema.

 

¿Cómo puedo evitar un contagio por coronavirus COVID-19?

Es importante protegerse y proteger a las demás personas. Al igual que con otros coronavirus, la infección por pequeñas gotas parece ser el principal modo de transmisión. El virus entra en el cuerpo a través de la boca o la nariz. Esto puede suceder al respirar gotas infectadas o al tocar una superficie en la que hayan caído las gotas y después tocarse la boca o la nariz. Por lo tanto, medidas simples de control de infecciones como el lavado de manos y la llamada "etiqueta respiratoria" (toser o estornudar en un pañuelo o en la parte interna del codo), son eficaces e importantes medidas de prevención.

La higiene de las manos es primordial, intenta lavar tus frecuentemente con agua y jabón. Usa suficiente jabón y asegúrate de lavar todas las partes de ambas manos durante al menos 20 segundos. Si no hay suciedad visible en tus manos, también es una buena opción usar un gel a base de alcohol.

Si toses o estornudas, cúbrete la boca y la nariz con un pañuelo de papel o con la parte interior del codo. Tira de inmediato los pañuelos usados a la basura, al igual que las mascarillas usadas, y lávate las manos. A esto se le llama etiqueta respiratoria. Es importante que permanezcas en casa si estás enfermo y que evites el contacto con otras personas. 

También es importante practicar el distanciamiento físico, que se refiere a mantener una distancia física con otras personas, y a evitar lugares concurridos y reuniones de grupos numerosos de personas.

¿Y qué pasa con la salud mental?

Algunas personas sentimos ansiedad, miedo y soledad debido a la COVID19. Son reacciones normales ante una situación anormal.

En Médicos Sin Fronteras comprendemos que puedes estar viviendo días complicados y queremos ayudarte a lidiar con todo este estrés.

  • Respira
  • Tómate un descanso
  • Cuídate: intenta dormir y alimentarte bien, ¡no olvides el ejercicio!

Sencillo, ¿verdad? Pero entendemos que, cuando tenemos ansiedad o nos encontramos en una situación difícil como la que hay actualmente con la COVID-19, olvidamos estas acciones tan básicas o simplemente es difícil llevarlas a cabo. También sabemos que es importante informarse, por lo que puede llegar a ser difícil tomar un descanso de todo. 

Por eso, hemos recopilado una serie de consejos para ayudarnos a cuidar nuestra salud mental en estos momentos. ¡No dudes en ponerlos en práctica! Haz click en la siguiente imagen. 

 

¿Necesitas más información? 

Visita nuestro sitio www.msf.mx/coronavirus