Trabajamos para ayudar a los más necesitados, sin importar quienes sean. Nuestros médicos atienden más de 9 millones de consultas por año, en actividades que van desde campañas de vacunación a cirugías complejas.

 

Nuestra labor médica se extiende a enfermedades que afectan a aquellos excluidos de la atención sanitaria que enfrentan enfermedades olvidadas, enfermedades relacionadas con la pobreza y condiciones crónicas. También abogamos por medicamentos asequibles y de excelente calidad, para las personas más pobres del mundo.

 

Nuestros equipos tratan a niños con neumonía de forma regular ya que es una de las principales causas de mortalidad infantil en los contextos en los que trabajamos. Como la enfermedad puede evolucionar con mucha rapidez, es esencial que el niño reciba el tratamiento lo antes posible, esté donde esté

Las actividades de promoción de la salud están destinadas a mejorar el estado general de salud de una comunidad y promover el uso de los servicios médicos.

La resistencia a los antibióticos es una verdadera emergencia de salud global y amenaza con hacer que las cortadas y enfermedades comunes que son fáciles de tratar sean mortales otra vez.

Desde hace 20 años, MSF reconoció formalmente la necesidad de implementar la salud mental y de realizar intervenciones psicosociales como parte de su trabajo de emergencia. Para las personas que han pasado eventos terribles, las consecuencias psicológicas pueden ser graves.

Nuestras consultas y salas de hospitalización están llenas de niños: dos terceras partes de nuestros pacientes son pediátricos.

Alrededor de 800 mujeres mueren cada día por complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto, la gran mayoría en países en desarrollo y porque no recibieron la atención que necesitaban.

El sarampión sigue siendo frecuente en muchos países en desarrollo, sobre todo en algunas zonas de África, Asia y el Mediterráneo Oriental. La abrumadora mayoría (más del 95%) de las muertes se registran en países con bajos ingresos per cápita e infraestructura sanitaria deficiente (1).

Una tercera parte de la población mundial está infectada con el bacilo de la tuberculosis. Cada año, nueve millones de personas desarrollan la forma activa y 1,7 millones mueren víctimas de la enfermedad. El 95% vive en países pobres.

En los últimos años, la respuesta internacional a la pandemia del sida ha mejorado notablemente. Sin embargo, los tratamientos todavía están lejos del alcance de las personas que los necesitan.

Las vacunas previenen enfermedades graves que pueden ser discapacitantes o mortales, sobre todo para los niños. La inmunización es una de las intervenciones médicas en salud pública más eficientes en términos de coste y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), evita cada año entre dos y tres millones de muertes.

El Ébola es una de las enfermedades más letales del mundo. Se trata de un virus altamente infeccioso capaz de matar al 90 por ciento de quienes se contagian, causando terror entre comunidades infectadas. Médicos Sin Fronteras ha tratado a miles de personas con la enfermedad y ayudado a contener grandes epidemias.

Páginas