26.10.2016

El barco de búsqueda y rescate de Médicos Sin Fronteras (MSF), el Bourbon Argos, halló ayer por la tarde los cadáveres de 25 hombres y mujeres en un bote de goma localizado en el Mediterráneo central, a 26 millas náuticas de las costas de Libia. 

En la misma balsa, los equipos de MSF rescataron con vida a 107 personas. Posteriormente, subieron a bordo a otras 139 personas que viajaban en una segunda embarcación localizada en las proximidades.

"Cuando llegamos a la primera balsa, subimos a bordo a 107 supervivientes. En ese momento no pudimos recuperar lo que pensamos que eran 11 cuerpos sin vida porque  fuimos requeridos para intervenir en el rescate urgente de una segunda embarcación que se encontraba cerca de nuestra posición", explica Michele Telaro, coordinador de MSF en el Bourbon Argos. “Tras rescatar a las 139 personas que viajaban a bordo del segundo bote, volvimos a la primera lancha donde hallamos 25 cadáveres. Estaban en el fondo, bajo una mezcla de agua de mar y combustible. Posiblemente habrían fallecido a causa de la inhalación de gasoil. Nos llevó tres horas recuperar solo 11 cuerpos. La mezcla de diésel y agua era tan peligrosa que no podíamos permanecer en la balsa durante largos periodos de tiempo. Fue horrible”, añade Telaro.

Como se hacía de noche y el equipo no quería retrasar la operación hasta el amanecer, MSF solicitó ayuda a la ONG Sea Watch para recuperar los cuerpos que seguían en el interior de la balsa neumática. Sea Watch transfirió otro cuerpo encontrado en un incidente anterior a la morgue del Bourbon Argos y, posteriormente, recuperó los 14 cadáveres.

Entre las personas rescatadas, 23 necesitaban tratamiento médico por quemaduras químicas; 11 de ellas presentaban heridas graves. Siete pacientes requirieron evacuación médica. Dos de ellos sufrían lesiones y heridas de tal gravedad que tuvieron que ser trasladados en helicóptero para recibir tratamiento de urgencia en Italia.

Actualización del 27/octubre/2016: la cifra de muertos llega a 29

 

Una joven salvó la vida gracias a la intubación y estabilización practicada por el equipo médico a bordo del Bourbon Argos antes de su evacuación. Los supervivientes recibieron asistencia psicológica inmediata. Una vez que desembarquen en Italia serán atendidos por el equipo de primeros auxilios psicológicos de MSF en tierra. Entre los supervivientes se encontraban el marido y el hijo de ocho meses de una de las víctimas.

"Estamos ante una tragedia, pero no podemos decir que el de ayer haya sido un día excepcional o fuera de lo común en el Mediterráneo central. Las últimas semanas han sido terribles. Nuestros equipos de rescate y otros barcos que participan en tareas de salvamento han intervenido en operaciones casi continuas en las que, con demasiada frecuencia, hay  víctimas mortales. Las operaciones de salvamento se están convirtiendo en una carrera a través de un cementerio marino. Nuestros equipos de rescate se ven desbordados por una crisis provocada por la política en la que nos sentimos impotentes para detener la pérdida de vidas", denuncia Stefano Argenziano, responsable de Operaciones de Migración de MSF. "Pronto, 2016 será declarado el año más letal registrado en el Mediterráneo central. ¿Cuántas tragedias como esta necesitamos antes de que los líderes de la UE cambien una prioridad errónea basada en la disuasión y proporcionen alternativas seguras al mar?", concluye Agenziano.

Aumento de víctimas mortales

 
El pasado fin de semana, otro de los barcos de rescate de MSF, el Dignity I, recuperó 12 cuerpos (entre ellos, cuatro niños) y otras dos personas fallecieron después de haber sido rescatadas en una jornada complicada. El Dignity I realizó ocho operaciones de rescate: seis balsas de goma en la que viajaban una media de entre 120-125 personas, una lancha con 21 personas y una embarcación de madera con 15 personas.
 
 
Muchos rescates tuvieron lugar de noche. Cuando el barco de MSF llegó a la zona, varios de los pasajeros de las balsas ya se encontraban en el agua. Muchos de los rescatados sufrían ahogamiento parcial cuando fueron subidos a bordo. Uno de ellos murió y dos fueron evacuados por razones médicas. Durante la evacuación, uno falleció a causa de una crisis drepanocítica tras un ahogamiento parcial. Varios de los rescatados también sufrían quemaduras de segundo grado, cuatro de ellos fueron evacuados por razones médicas.
 
327,800 personas han llegado a Europa a través del Mediterráneo en lo que llevamos de año. En este periodo, 3,740 han fallecido en la travesía según ACNUR. MSF tiene desplegados equipos a bordo de tres barcos de salvamento en el Mediterráneo central. Estos dispositivos han rescatado a más de 17,000 personas desde el inicio de las operaciones en abril. A la vista de esta tragedia MSF, reitera que, si bien las operaciones de búsqueda y rescate salvan vidas, la única forma para acabar con las muertes en el mar es la adopción de vías seguras y legales. 
 

LEER MÁS

Entradas relacionadas