19.10.2017
Tamatave - Médicos Sin Fronteras (MSF) ha comenzado a trabajar con las autoridades locales para hacer frente a un brote de peste neumónica en la ciudad portuaria de Tamatave, en la costa este de Madagascar.
 
El personal médico internacional de MSF apoya al personal del Ministerio de Salud de Madagascar para brindar tratamiento a los pacientes actualmente hospitalizados en el centro de clasificación y tratamiento de peste. El centro especializado fue construido a principios de esta semana afuera del hospital de la ciudad con la colaboración de socios internacionales, incluido MSF.
 
"La peste es comprensiblemente una enfermedad aterradora, pero una acción rápida y práctica puede reducir drásticamente el número de muertes y poner fin al brote", dice Luca Fontana, especialista en agua y saneamiento de MSF. "La peste neumónica es tratable y los pacientes tienen una probabilidad del 100% de recuperarse completamente cuando el tratamiento se inicia a tiempo. Además, las personas con riesgo de infección pueden tomar tratamientos profilácticos que les evitarán enfermarse. Esta es la razón por la cual MSF respondió con acciones concretas al llamado de apoyo de las autoridades de Madagascar en Tamatave."
 
Más allá de tratar a los enfermos, el personal de MSF está ayudando a las autoridades locales a mejorar los sistemas de clasificación de pacientes para identificar y aislar rápidamente a los pacientes con peste, así como a coordinar el sistema de ambulancias en la ciudad de Tamatave. Los especialistas en agua y saneamiento de MSF, junto con los equipos locales, también participan en los protocolos de higiene y desinfección en el hospital y en la comunidad para mitigar el riesgo de que la peste se propague aún más.
 
La ciudad portuaria de Tamatave, también conocida como Toamasina, es hogar de aproximadamente 300,000 personas. La ciudad tiene una de las concentraciones más altas de casos de peste neumónica en el país, con 261 casos y 10 muertes desde el inicio del brote. Mientras que la peste bubónica se disemina a través de pulgas infectadas de mamíferos comunes, la peste neumónica se transmite de humano a humano. Madagascar registra casos de peste bubónica cada año en las mesetas de las tierras altas, donde la enfermedad es transportada por ratas, pero este animal no está presente en la ciudad de Tamatave, que no había tenido un caso de peste en los últimos años.
 
De acuerdo con datos oficiales, entre el 1 de agosto y el 17 de octubre, Madagascar registró un total de 1,032 casos de peste, incluidos 695 casos de peste neumónica, y 89 muertes.
 
Innocente, de 33 años, es médico en Madagascar. Fue infectada por la peste y luego curada en el centro de tratamiento donde MSF actualmente trabaja en Tamatave. Ella cuenta su historia
 
"Estuve realmente cansada durante cinco días; tenía dolores de cabeza y dolor de pecho. Pensé que estaba sufriendo de angina. El 5 de octubre tuve un síntoma alarmante: empecé a escupir sangre. Como había hecho entrenamiento sobre la peste neumónica con algunos colegas, fui al hospital de Tamatave para hacer algunas pruebas. Era claramente un caso sospechoso, y luego confirmaron que estaba infectada por la peste. Me inyecté y me quedé en el hospital. Mi familia estaba en pánico. A partir del segundo día, los síntomas comenzaron a desaparecer: glándulas hinchadas, dolores de cabeza, etc. Mientras me sentía mejor, empecé a ayudar al personal médico aquí a pesar de que todavía me estaba recuperando. Hubo muchos pacientes, muchos casos de peste la primera semana de la epidemia. Ahora, se ha desacelerado. El personal médico me dijo que tomara dos semanas para descansar. No sé si mi familia está lista para que regrese a casa. Dicen que lo son, pero puedo sentir que todavía me temen. Así que me alejo para dejar a mi familia en paz. Me siento positiva. No quiero vivir con este secreto: tuve la peste y me curé".
 

Entradas relacionadas