Abrimos un punto de atención para la población migrante en Piedras Negras

Clínica de Médicos Sin Fronteras en Piedras Negras
© Yesika Ocampo / MSF

En Médicos Sin Fronteras (MSF) ofreceremos asistencia médica, de salud mental y trabajo social, de manera regular, a la población migrante en Piedras Negras, Coahuila, en México; priorizando la asistencia a la población más vulnerable, menores, mujeres y personas víctimas de violencia.

Médicos Sin Fronteras (MSF) ya brindábamos atención de manera periódica a la población migrante en Piedras Negras, y hemos decidido abrir un nuevo punto de atención para dar respuesta a cerca de 1,000 personas que se encuentran en ese punto de la frontera con los Estados Unidos y requieren de asistencia médica. A través de una clínica móvil, el equipo de MSF proporcionará atención médica de primer nivel, atención psicológica y de trabajo social en el albergue Frontera Digna.

“No es la primera vez que brindamos atención en Piedras Negras. Desde 2019, hemos estado apoyando a la población migrante y organizaciones que les asisten en Piedras Negras, realizando visitas regulares con nuestras brigadas médicas, pero ante el creciente número de personas que llegan a la ciudad y frente a la necesidad que tienen estas personas, en su mayoría familias, de acceder a servicios de salud y asistencia humanitaria, hemos decidido desplegar un equipo que ofrecerá atención de manera regular en el municipio”, señaló Owen Breuil, responsable del equipo de Médicos Sin Fronteras en la frontera norte de México.

En sus visitas el equipo médico ha detectado diferentes problemas de salud comunes en esta población como infecciones del tracto respiratorio y diarreas, debido a las condiciones climáticas y de refugio. También ha asistido urgencias como la atención a víctimas de violencia sexual, y asistido a mujeres embarazadas.

Para complementar la atención directa se buscará referir los casos que requieran atención especializada a los servicios de salud pública en coordinación con las autoridades locales y la jurisdicción sanitaria. “El objetivo es complementar los servicios ya implementados por el municipio y cubrir los vacíos sin sustituir la atención ya existente; trabajando de la mano con las autoridades para garantizar el acceso a la salud para esta población”.

Owen Breuil también destacó la importancia de la atención en salud mental para esta población. “Las personas que se encuentran en este punto de la frontera son personas que vienen huyendo de la violencia, la guerra, la miseria. Han tenido que atravesar en algunos casos hasta 13 países durante meses y han experimentado en más de una vez episodios de violencia como agresiones, asaltos, robos y en este punto tan cerca, pero al mismo tiempo tan lejos de su destino, están severamente afectadas y por ello presentan depresión, ansiedad e incluso algunos padecen cuadros de estrés postraumático”, puntualizó.

Desde el año 2012, Médicos Sin Fronteras atendemos las afectaciones médicas y psicológicas de personas migrantes y refugiadas a las que están expuestos miles de personas que año tras año se desplazan, en su mayoría, hacia los Estados Unidos; gracias al trabajo realizado a lo largo de la ruta migratoria, MSF es testigo de las consecuencias de la violencia extrema sufrida no sólo en sus países de origen sino a través de toda la ruta migratoria.

Entre enero y junio de este año, nuestros equipos han atendido más de 54,000 consultas de salud primaria, 5,500 consultas individuales de salud mental y 5,000 orientaciones de soporte social. En este periodo también se entregaron más de 23,500 kits de hidratación e higiene y cerca de 65,000 personas fueron alcanzadas con actividades de promoción de la salud en diferentes puntos de atención en México, Honduras, Guatemala y Panamá.

 

Compartir

Relacionados

Colabora