De reactivo a proactivo: MSF intensifica sus planes de respuesta a desastres naturales en Beira

From reactive to proactive: EPREP training in Beira

Mozambique se encuentra entre los países más propensos a los desastres del mundo. Los desastres naturales como inundaciones, ciclones, sequías y terremotos, han tenido un impacto significativo en la población de Mozambique. El ciclón Idai tocó tierra el 14 de marzo de 2019, en la ciudad oriental de Beira, capital de la provincia de Sofala. En pocos días el 80% de la ciudad se redujo a ruinas; causó más de 600 muertes y más de 1,600 personas heridas. Poco después de un año, Beira fue golpeada nuevamente por dos fuertes tormentas tropicales, Chalane y Eloise.

Mozambique se encuentra entre los países más propensos a desastres en el mundo. Los desastres naturales como inundaciones, ciclones, sequías y terremotos han tenido un impacto significativo en la población de Mozambique. El ciclón Idai tocó tierra el 14 de marzo de 2019, en la ciudad oriental de Beira, capital de la provincia de Sofala. En pocos días el ciclón redujo a ruinas el 80% de la ciudad y causó más de 600 muertes y 1,600 personas heridas. Poco después de un año, Beira fue golpeada nuevamente por dos fuertes tormentas tropicales, Chalane y Eloise.
 
El principal objetivo de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Beira sigue siendo trabajar con las comunidades clave y brindar tratamiento a pacientes con VIH avanzado. Sin embargo, reconociendo la necesidad de mejores planes de respuesta ante los desastres, nuestro proyecto ha adoptado un enfoque proactivo en la preparación de sus equipos y las organizaciones locales antes de la temporada de lluvias.
 
"Está bastante claro que Beira es un lugar donde ocurren emergencias", dice Sacha Mendozza, gestora de logística de MSF en Beira, quien encabezó la idea de capacitar al equipo con base en Beira ante las emergencias.
 
 
 
 
“Me di cuenta de la necesidad de fortalecer las capacidades del equipo porque constantemente nos enfrentamos o reaccionamos ante grandes emergencias. Queremos que el equipo se sienta preparado cuando tenga que responder ante un desastre. La idea es crear un pequeño grupo dentro de nuestro proyecto que pueda reaccionar durante las primeras 48 o 72 horas de una emergencia, ya que son las más críticas para salvar vidas, y luego crear la estructura para recibir apoyo adicional. La respuesta a una emergencia involucra a todo el proyecto, no solo a los equipos de agua y saneamiento, logística y médicos, sino también a los departamentos de finanzas y suministros. Partimos de la teoría: por qué, quién, cómo, cuándo – definiendo escenarios, sistemas de alerta, procesos de preparación y respuesta. Luego pasamos a los escenarios prácticos”.
 
En solo una semana, la oficina de MSF en Beira se convirtió en un simulacro de centro de tratamiento para el cólera, se le instalaron orificios para chorros de agua y se instaló una unidad de tratamiento de agua en su jardín. Metu Nyamadzawo trabaja como supervisor de actividades técnicas de salud ambiental de MSF en el Proyecto Regional de Salud y Medio Ambiente en Zimbabue. Viajó a Beira para impartir la capacitación, y os explicó por qué el aprendizaje sobre las técnicas de chorro de agua (que consiste en buscar agua creando agujeros profundos con chorros de agua a alta presión) es esencial en una emergencia.
 
“Esto es muy importante porque inmediatamente después de un desastre nos encontramos en una situación precaria, sin acceso a las fuentes de agua disponibles. Entonces, antes de que comience la respuesta principal, podemos acudir al área de emergencia con este equipo, que es de bajo costo y solo requiere mano de obra humana, y extraer rápidamente agua para que las personas la utilicen en las etapas iniciales de la situación de emergencia, sin la necesidad de importar muchos recursos y equipos técnicos. Podemos simplemente extraer agua de los acuíferos subterráneos".
 
 
 
 
A medida que el clima sigue cambiando y los desastres naturales aumentan tanto en frecuencia como en intensidad en todo el mundo, Mozambique, y la provincia de Sofala en particular, están especialmente expuestas a los ciclones y tormentas tropicales que afectan periódicamente a la región.
 
“En Beira hay muchos agentes humanitarios y de emergencias, es una especie de legado de Idai, e invitamos a todos y todas a participar en la capacitación. Nuestro objetivo es reforzar la conexión con los distintos organismos e implementar un 'preacuerdo' con ellos para ser más rápidos en la respuesta. Por ejemplo, si hay una organización asociada que es fuerte en términos de agua, saneamiento e higiene, y sabemos que MSF es fuerte en apoyo médico, entonces cuando ocurre una emergencia, ya tenemos planes acordados con ellos y podemos ser más eficientes en nuestra respuesta. Aunque no podemos predecir cuándo ocurrirá el próximo desastre, podemos asegurarnos de que estamos preparados para responder”, concluye Sacha Mendozza.
Compartir

Relacionados

Colabora