Día Mundial del Riñón: MSF alerta sobre la importancia de brindar atención integral a pacientes renales en Guatemala

  • ESTÁS AQUÍ
  • Actualidad
  • Día Mundial del Riñón: MSF alerta sobre la importancia de brindar atención integral a pacientes renales en Guatemala

La organización médico humanitaria desarrolla un proyecto en tres municipios del departamento de Escuintla para mejorar la detección y el tratamiento de la enfermedad renal crónica. Hace un llamado para intervenir sobre los factores de riesgo y desarrollar campañas efectivas para reducir el impacto sobre la salud de la población.

Médicos Sin Fronteras (MSF) desarrollamos un proyecto en tres municipios del departamento de Escuintla, Guatemala, para mejorar la detección y el tratamiento de la enfermedad renal crónica. Por ello hoy, en el Día Mundial del Riñón, hacemos un llamado para intervenir sobre los factores de riesgo y desarrollar campañas efectivas para reducir el impacto sobre la salud de la población. 

La enfermedad renal crónica (ERC) es uno de los principales problemas de salud pública en Guatemala. Según datos del Ministerio de Salud, entre 2008 y 2015 la mortalidad por esta causa incrementó en 18% y la morbilidad tuvo un incremento del 75%. De acuerdo con el Registro Guatemalteco de Diálisis y Trasplantes, este es el país con el mayor número de enfermos renales en América Latina. Cada año se registran 162 pacientes nuevos que requieren terapia de diálisis o hemodiálisis, y actualmente hay más de 9 mil pacientes que están en tratamiento de reemplazo en la función renal. 

Aunque es un problema a escala nacional, algunas regiones del país son las más afectadas. Es el caso del departamento de Escuintla, que en 2020 fue el segundo con mayor prevalencia y el cuarto con mayor incidencia de enfermedad renal crónica en Guatemala. Dadas esas circunstancias, desde febrero de 2021, MSF en convenio con el Ministerio de Salud, iniciamos una intervención en los municipios de La Gomera, La Democracia y Sipacate con el fin de fortalecer el sistema de salud para la prevención, diagnóstico temprano, tratamiento y vigilancia de la enfermedad renal crónica no tradicional (ERCnT). 

“Durante el tiempo que llevamos trabajando en el departamento de Escuintla, hemos podido ver de cerca el grave impacto que tiene la enfermedad renal crónica sobre la salud de la población. Nos preocupa ver a muchas personas de las comunidades afectadas con daño renal. El Día Mundial del Riñón es una gran oportunidad para sensibilizar a la sociedad guatemalteca sobre la importancia de brindar una atención integral y de calidad a esta población”, afirma Héctor Chaparro, coordinador del proyecto de MSF en Escuintla. 

 

 

Desde el comienzo de nuestra intervención, los equipos de MSF han tamizado a más de 1,000 habitantes de estos municipios para la detección de la enfermedad, brindado atención médica a personas con comorbilidades relacionadas con la ERC (diabetes, hipertensión arterial, y enfermedades cardiovasculares) y referido a pacientes que necesitan diálisis (peritoneal y hemodiálisis) en coordinación con la Unidad Nacional de Atención a la Enfermedad Renal Crónica -UNAERC- y el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social –IGSS-.  

De manera simultánea, las y los profesionales de MSF han venido desarrollando actividades de promoción de la salud, sensibilización y educación para la prevención y la detección temprana de la ERC en trabajadores de las plantaciones de caña, palma y banano, así como en las comunidades aledañas. También han trabajado en la consolidación de puntos focales para el tratamiento de la enfermedad y la capacitación de líderes comunitarios. Por último, MSF ha invertido recursos para mejorar la capacidad de los laboratorios, farmacias e infraestructura en los centros de salud. 

 

 

“Gracias a este trabajo hemos podido comprobar que existen múltiples factores de riesgo que aumentan las probabilidades de desarrollar la enfermedad renal crónica. Las extensas jornadas de trabajo bajo calores extremos, la poca hidratación, los hábitos alimenticios poco saludables, la mala calidad del agua y el consumo de medicamentos no recetados son comunes en esta región. Para reducir el impacto de esta enfermedad sobre la población del país, invitamos a que más actores se unan a la respuesta, implementando programas integrales, con fuertes componentes de prevención y promoción de la salud”, concluye Chaparro.

Compartir

Relacionados

Colabora