Este Día Mundial de las Enfermedades Tropicales Desatendidas, MSF solicita mayor inversión global

Paciente con noma en Nigeria
Yusufa Adam, de 5 años. Tiene noma y fue tratado por el equipo de MSF en el hospital Sokot, en Nigeria. © Ghada Safaan/MSF

Hoy, 30 de enero, se conmemora el Día Mundial de las Enfermedades Tropicales Desatendidas (ETD). Este año, el llamado de las organizaciones humanitarias va encaminado a “Actuar ahora, actuar juntos e invertir en enfermedades tropicales desatendidas”.

Desde Médicos Sin Fronteras (MSF) nos unimos a esta petición y exigimos una mejor respuesta global para tratar y controlar las ETD, teniendo en cuenta una mayor inversión global para la atención de estas enfermedades y para mejorar los servicios de atención primaria, investigación y desarrollo.

Con los recientes recortes de presupuesto para estas enfermedades en diferentes países, sumado a la interrupción a la atención de las mismas a raíz de la COVID-19, existe una preocupación latente de que la sociedad retroceda en la lucha contra las ETD.

Actualmente, estas enfermedades afectan a más de 1,000 millones de personas y son la causa de muerte de cientos de miles de personas cada año. Sin embargo, impactan a las personas  que viven en comunidades vulnerables y tienen escasos recursos; y son desatendidas por los hacedores de políticas, por lo que se destinan muy pocos recursos para hacerles frente.

Julien Potet, asesor de políticas de enfermedades desatendidas de la Campaña de Acceso a Medicamentos de MSF, señala que “durante las últimas tres décadas, mientras trataba enfermedades desatendidas en todo el mundo, MSF ha sido testigo del impacto devastador que estas pueden tener en las vidas de las personas. Por eso, en este día queremos reiterar nuestro llamado a que se garantice una mejor respuesta global, que se supere el abandono y que la comunidad internacional priorice urgentemente la financiación y la inversión para superar este tipo de enfermedades. Se debe mejorar el acceso a pruebas y tratamientos efectivos para todas las personas afectadas por estas enfermedades”.

Médicos Sin Fronteras normalmente está presente y brindando atención a las personas con ETD en áreas afectadas por conflictos y desastres naturales, donde los recursos son escasos y los sistemas sanitarios están debilitados.

En los últimos 30 años, nuestros equipos han atendido a miles de personas que sufren diferentes enfermedades tropicales desatendidas, como el Chagas (tripanosomiasis americana), la leishmaniasis visceral (LV o kala azar), la enfermedad del sueño (tripanosomiasis africana humana), que afectan a comunidades de escasos recursos y que viven en zonas remotas en donde el acceso a la salud es muchas veces inexistente.

Desde MSF hemos ayudado a identificar tratamientos y formas de diagnóstico para las ETD, desempeñando un papel activo en la reducción de incidencia de leishmaniasis en países africanos y asiáticos e incluso también de enfermedad del sueño. Por otro lado, en los últimos años MSF hemos atendido a personas afectadas por mordeduras de serpientes, noma y leishmaniasis cutánea; y hemos recopilado evidencia médica al respecto.

 

Esfuerzos globales actuales

En junio de 2022, MSF nos unimos a actores de la salud pública y líderes mundiales para firmar la declaración de Kigali sobre las ETD, una declaración política de alto nivel que tiene el objetivo de eliminar o controlar estas enfermedades para 2030. Allí, MSF advertimos que la reducción de la financiación para las ETD a raíz de la pandemia de COVID-19 podría ser devastadora para las personas que viven en países de ingresos bajos y medios.

A pesar de los compromisos asumidos en la Cumbre de Kigali, sigue existiendo un riesgo real de que las ETD empeoren a raíz de un recorte abrupto de fondos. Por esta razón, MSF hacemos un llamado para que los responsables políticos, los países y las organizaciones humanitarias cumplan con sus compromisos existentes y aumenten su presupuesto para financiar una mejor integración en la atención primaria y en las herramientas para encontrar, diagnosticar y tratar a más personas con ETD.

Estos esfuerzos deben estar encaminados, a su vez, en apoyar la ambiciosa Hoja de ruta de la OMS para las ETD, la cual tiene como objetivo reducirlas para 2030. Teniendo en cuenta que las actividades funcionales de control de las ETD son muy limitadas en los países que enfrentan conflictos armados y otras situaciones humanitarias, MSF reiteramos nuestro compromiso de ofrecer diagnóstico y tratamiento a las personas afectadas por las ETD en entornos donde podemos intervenir, particularmente a los pacientes afectados por enfermedades tropicales desatendidas potencialmente mortales, como la tripanosomiasis africana humana, la LV y el envenenamiento por mordedura de serpiente.

Algunos datos sobre el trabajo de MSF atendiendo ETD

  1. El envenenamiento por mordedura de serpiente es una condición médica que resulta de una mordedura de serpiente y causa más muerte y discapacidad que cualquier otra ETD (alrededor de 81,000 a 138,000 personas mueren cada año debido a mordeduras de serpientes). Sin embargo, recibió un compromiso limitado en la Cumbre de Kigali. Desde MSF pedimos aumentar el presupuesto para mejorar el acceso a antídotos de calidad y capacitación clínica, lo que podría resultar en una reducción significativa de las altas tasas de mortalidad por esta enfermedad. MSF tratamos a más de 7,000 pacientes con mordeduras de serpiente cada año, principalmente en República Centroafricana, Sudán del Sur, Etiopía y Yemen. A su vez, MSF realizamos capacitaciones regulares sobre protocolos clínicos; ofrecemos antiveneno (el cual tiene un alto costo) gratuito; proporcionamos otros servicios como cirugía y, en determinados contextos, realizamos promoción de la salud a nivel comunitario. Para MSF es necesario que la atención se mejore también en la fase de seguimiento, en la cual la atención en salud mental debe ser prioritaria.
  2. La leishmaniasis visceral (LV o kala azar) es una infección parasitaria potencialmente mortal que casi se ha eliminado en el sur de Asia y también podría eliminarse en África oriental. MSF estamos participando activamente con otros actores interesados en el desarrollo de una estrategia para la eliminación de la LV en África Oriental, como se detalló en la declaración de Nairobi apoyada por MSF el 25 de enero de 2023. De hecho, entre 1989 y 2020, nuestros equipos en MSF trataron a casi 150,000 personas por LV en Sudán del Sur, Sudán y Etiopía.
  3. El noma es una enfermedad que afecta principalmente a los niños y niñas que viven en la pobreza y aún no ha sido reconocida como ETD por la Organización Mundial de la Salud (OMS). MSF y otros actores de la salud mundial hemos solicitado a la OMS que reconozca el noma como un ETD, pues se podría traducir en mayores recursos para su tratamiento y atención. Desde 2014 MSF hemos apoyado al hospital Sokoto en Nigeria con un programa de actividades para las personas afectadas por noma, incluidas las sobrevivientes y sus familias.
  4. La enfermedad del sueño (tripanosomiasis africana humana) es una enfermedad parasitaria transmitida por vectores transmitida por la mosca tsetsé. A raíz de la exitosa colaboración internacional, la transmisión de la enfermedad del sueño en el continente africano ha caído a niveles muy bajos, aunque todavía existen focos de la enfermedad y pueden estallar nuevamente si se abandona la vigilancia y la atención. MSF pedimos una mayor vigilancia de la enfermedad para mantener estos niveles bajos. Entre 1986 y 2019, MSF examinamos a casi 3,5 millones de personas para detectar la enfermedad del sueño y tratamos a más de 50,000 pacientes en siete países (Angola, Sudán del Sur, República Democrática del Congo, República Centroafricana, Congo Brazzaville, Uganda y Chad).
  5. Entre otras ETD que MSF tratamos alrededor del mundo se encuentran la rabia y el control de mordeduras de perro, la fiebre del dengue y otras enfermedades transmitidas por vectores, la esquistosomiasis, las enfermedades transmitidas por el agua y las enfermedades sensibles al clima.
Compartir

Relacionados

Colabora