Grecia: Sobrepoblación y un acceso peligroso e insuficiente a la atención médica en Moria

Mientras que el Primer Ministro griego Alexis Tsipras visita Lesbos, Grecia, para una conferencia regional, Médicos Sin Fronteras (MSF) advierte que la situación en Lesbos está, una vez más, llegando a un punto de quiebre. Como resultado de la continua política del gobierno griego de contener a migrantes y refugiados en las islas griegas a cualquier costo, miles de hombres, mujeres y niños en Lesbos viven en condiciones precarias y de hacinamiento, con un acceso suficiente a la atención médica.

Mientras que el Primer Ministro griego Alexis Tsipras visita Lesbos, Grecia, para una conferencia regional, Médicos Sin Fronteras (MSF) advierte que la situación en Lesbos está, una vez más, llegando a un punto de quiebre. Como resultado de la continua política del gobierno griego de contener a migrantes y refugiados en las islas griegas a cualquier costo, miles de hombres, mujeres y niños en Lesbos viven en condiciones precarias y de hacinamiento, con un acceso suficiente a la atención médica.
 
Alrededor de 500 nuevas personas llegan a Lesbos semanalmente, el hacinamiento y el aumento de la demanda por atención médica y otros servicios, están llevando al campo a un punto de quiebre. MSF hace un llamado a las autoridades griegas para que transfieran inmediatamente a las personas que se encuentran en Lesbos hacia Grecia y, además, a que amplíen de inmediato la provisión de atención médica en la isla.
 
En el campo de Moria, gestionado por el gobierno, actualmente hay más de 7,000 personas en un campo que fue construido para un máximo de 2,500 habitantes. Las condiciones de vida y la reducción en la provisión de atención médica representan un alto riesgo para la salud y la vida de las personas atrapadas en la isla.
 
"El campo de Moria es inseguro e insalubre, especialmente para los niños. Todos los días tratamos muchas condiciones relacionadas con la higiene, como vómitos, diarrea, infecciones de la piel y otras enfermedades infecciosas, y después tenemos que regresar a estas personas a las mismas y peligrosas condiciones de vida. Es un círculo vicioso insoportable ", dice Declan Barry, coordinador médico de MSF. "La combinación de las condiciones de vida antihigiénicas y peligrosas que incrementan las enfermedades infantiles, los obstáculos para brindar condiciones de recuperación adecuadas para los niños enfermos, y el acceso inadecuado a los servicios de salud crean una tormenta perfecta para la salud y el bienestar de los niños. "
 
MSF, que brinda atención pediátrica y atención médica sexual y reproductiva a las mujeres que viven en el campo de Moria desde finales de 2017, ha visto cómo se ha duplicado la demanda por servicios pediátricos en los últimos dos meses. La demanda de nuestros servicios de salud sexual y reproductiva este mes se duplicaron con respecto al mes anterior.
 
 
En las últimas semanas, los equipos de MSF han tratado a 60 pacientes pediátricos por día y también han tenido que regresar diariamente a 15 pacientes, pues son incapaces de satisfacer las crecientes necesidades médicas de los niños en el campo. Esto es extremadamente alarmante porque hay un acceso muy limitado a la atención médica durante la noche y los fines de semana en el campo de Moria, y los niños que necesitan atención médica son muy vulnerables.
 
Además, la provisión de atención médica primaria para los adultos en el campo de Moria es extremadamente limitada, son muy pocos los consultores médicos que brindan atención médica durante la semana, y solo hay una organización de voluntarios que brinda servicios de atención médica reducidos durante las noches y los fines de semana. El único hospital público de Lesbos está sobrepasado y no tiene suficiente personal, y los pacientes tienen dificultades para acceder a los servicios especializados que proporciona el lugar.
 
"Desde hace varios meses hemos advertido sobre un deterioro dramático de la salud y la situación de salud mental en Lesbos. Las autoridades no han respondido para satisfacer esta necesidad tan clara y presente, y el sufrimiento de la población sigue deteriorándose: todos los días vemos en nuestra clínica a pacientes con necesidades urgentes, incluyendo muchos casos de intentos de suicidio y lesiones autoinfligidas ", dice Katerina. Katopodi, enfermera de MSF en Lesvos. "Urgimos al gobierno griego a poner fin a esta inhumana e insostenible política de contención en las islas, e incrementar inmediatamente la provisión de atención médica para estas familias que han sido llevadas a su límite".
 
MSF brinda asistencia médica y humanitaria a migrantes, refugiados y solicitantes de asilo en Grecia desde 1996, e incrementó sus actividades con una respuesta de emergencia en Grecia en 2015, cuando miles de personas llegaban diariamente a las islas griegas y cruzaban los Balcanes para llegar su destino final en Europa.
 
MSF trabaja en Lesbos desde 2008 brindando atención médica a los migrantes que viven en los diversos campos de refugiados en la isla, enfocándose principalmente en la atención pediátrica y en la salud mental. 
Compartir

Relacionados

Colabora