Italia: cientos de migrantes del norte de África permanecen retenidos en dos barcos en Sicilia

Los migrantes llevan seis días en dos buques atracados en los puertos de Palermo y Porto Empedocle, en la isla italiana de Sicilia. Médicos Sin Fronteras (MSF) pide a las autoridades de Palermo y Agrigento que permitan la entrada de sus equipos en los barcos para verificar las condiciones de salud de los retenidos.

Los migrantes llevan seis días en dos buques atracados en los puertos de Palermo y Porto Empedocle, en la isla italiana de Sicilia. Médicos Sin Fronteras (MSF) pide a las autoridades de Palermo y Agrigento que permitan la entrada de sus equipos en los barcos para verificar las condiciones de salud de los retenidos.

Estas personas estaban llevaban días, algunas incluso semanas, recluidas en una zona del centro de acogida de Lampedusa a la que a menudo se había denegado el acceso a los equipos de MSF”, explica Francesca Zuccaro, responsable de proyectos de migración de MSF en Italia. “Es inconcebible que los migrantes sigan siendo llevados de aquí para allá, a lugares cada vez más aislados, sin que las organizaciones humanitarias tengan la posibilidad de valorar su estado de salud”.

Estos días MSF también ha solicitado a las autoridades visitar el centro provisional de acogida de Pozzallo, donde se encuentran al menos 50 migrantes transferidos desde Lampedusa. “La prefectura de Ragusa nos ha denegado el acceso alegando motivos de seguridad, a pesar de que anteriormente habíamos visitado ese mismo centro sin ningún problema”, declara Zuccaro.

Según han podido constatar los equipos de MSF en anteriores visitas, las condiciones en Pozzallo son inadecuadas e insuficientes para que los migrantes permanezcan allí más de 48 horas. “El médico del centro solo pasa consulta dos horas al día y faltan servicios de apoyo psicosocial, de mediación lingüística y de orientación legal para migrantes y solicitantes de asilo”, añade Francesca Zuccaro.

Para una mayor transparencia en la futura gestión de la acogida de migrantes y refugiados procedentes de Libia y Túnez, MSF pide libre acceso a los barcos y a todos los lugares donde estas personas se encuentran retenidas para poder valorar su estado de salud.

Los proyectos de migración de Médicos Sin Fronteras en Italia son financiados por donantes privados. La organización no acepta fondos institucionales para dichas actividades.

Foto © Jorge Dirkx/MSF en Italia, 2011.

Compartir

Relacionados

Colabora