Italia: “No puedo aceptar que los niños y adultos mueran de esta manera. No lo aceptaré nunca”

Aurelia Barbieri, psicóloga de MSF en Catania, Sicilia, nos habla sobre su trabajo y sobre las condiciones en que llegan los refugiados.

Entrevista con Aurelia Barbieri, psicóloga de MSF en Catania, Sicilia. 
 

¿En qué condiciones llega la gente después de sobrevivir un naufragio?

 
Están devastados. Han tenido un largo y peligroso viaje desde sus países de origen y han sido marcados por su estancia en Libia, en donde muchos de ellos fueron tratados con una crueldad impensable. Y por si fuera poco, han experimentado un naufragio, tal vez incluso perdieron a algún ser querido, y eso hace aún más grande su sufrimiento. Hay niños que llegan solos porque perdieron a sus padres en un naufragio, y también hay padres que perdieron a sus hijos. 
 

Al llegar a la seguridad de la tierra firme, ¿qué es lo que más necesitan los sobrevivientes de los naufragios?

 
Lo más importante es darles una recepción humana y segura. Comienzas con las cosas más básicas: agua, comida, les muestras en dónde están los sanitarios. Necesitan saber que alguien está cuidándolos. Como psicólogos y mediadores culturales, formamos un puente entre los sobrevivientes y los equipos médicos. Los sobrevivientes necesitan ser bien recibidos, necesitan que les den una taza de té, una sonrisa.
 
Necesitan encontrar a alguien que los cuide y los escuche. Cuando llegan, todo es muy frenético y las autoridades se apresuran a poner en marcha los procedimientos oficiales. Nuestra contribución es limitada, no tiene un impacto a largo plazo, pero puede marcar una gran diferencia para ellos. Es cuestión de sentirte cercano a otro ser humano. 
 

¿Qué peticiones tienen los sobrevivientes de los naufragios?

 
Comunmente ellos piden una oportunidad de llamar a sus casas para poder decir a su familia que están vivos. Tan poco tiempo después de un naufragio, no muchos están listos para decir que perdieron a alguien en el mar. Frecuentemente piden información sobre alguna persona que no puedan encontrar. Nos preguntan, “¿mi hijo está muerto?” Después se tienen que enfrentar a uno de los momentos más difíciles: identificar los cuerpos de las personas ahogadas. 
 

¿Qué historias de los sobrevivientes te han dejado más marcada?

 
Había una mujer de casi 30 años, era de Eritrea, y tenía siete meses de embarazo y había perdido a su hijo de siete u ocho años. Después del naufragio, la mujer había pasado alrededor de 4 o 5 horas en el agua. En frente de mí, llamó por teléfono a su madre, pero fue incapaz de decirle sobre la tragedia. Todo lo que dijo fue que estaba a salvo y había llegado a Italia. Había pasado mucho tiempo desde que había hablado con su madre, sólo quería escuchar su voz. Incluso los silencios y omisiones cuentan. 
 
A menudo usamos mapas o dibujos cuando hablamos con los sobrevivientes. Dibujé una bota para representar a Italia, y la mujer de Eritrea me dijo sonriendo: “¡Yo estudié eso en la escuela!”. Antes de irse de su país, había marcado en un mapa los puntos de acceso más cortos para cruzar el mar. Ella cargará un enorme peso el resto de su vida, porque a pesar de todos los esfuerzos que hizo para realizar este viaje, su hijo se ahogó. 
 
 

¿Qué más viaja a través de las líneas telefónicas entre Europa y África?

 
Hace unos días conocí a un hombre sudanés que huyó de su país junto a su esposa embarazada. Estaba desesperado, ya que había llegado solo a Italia. Él estaba secando unas fotos que había traído consigo durante el viaje. Llamó a su casa y lo escuché decir “alhamdulallah” (Gracias a Allah) mientras hablaba con la hermana de su esposa. Su esposa había hablado ya con su hermana para decirle que había llegado a Italia. Ella sobrevivió y él no podía creerlo: durante muchas horas había sufrido la tragedia de su posible pérdida. Al finalizar la llamada, hubo una explosión de lágrimas y  alegría, de parte de él ¡y también de nosotros!
 
Los otros sobrevivientes del naufragio me dijeron que él había ayudado a mucha gente en el mar. De alguna manera su ayuda fue recompensada. Historias como esta le dan a los sobrevivientes, y a nosotros, la energía para seguir adelante. Es el poder de la esperanza.
 

¿Es posible obtener cifras exactas sobre cuánta gente se ahogó durante un naufragio?

 
Es muy difícil conseguir cifras exactas. Toda la información disponible es recolectada gracias a los refugiados. Uno de nuestros trabajos es hacer entender a la gente que es importante decir si han perdido a alguien y que nos proporcionen todos los detalles, pero están en un estado de gran confusión. Puedo intentar darte cifras, pero serían estimados y no hay nada concreto. Sin embargo, cuando alguna persona de las tantas que conocemos nos dice “perdí a mi hermana”, “perdí a mi primo”, o cuando un grupo de amigos nos dice que de 19 que eran, sólo llegaron 9…todo esto logra dimensionar el volumen de la tragedia. 
 

¿Qué te preocupa más?

 
Me preocupa que el sentido de humanidad, el sentido de proporción, se pierda. Tengo miedo de que la gente que mira estas situaciones desde lejos se acostumbre a ellas y que las vean como si estuvieran viendo una película. Existe el riesgo de que tragedias como estas se vuelvan algo normal. Pero la realidad es que cada naufragio es una tragedia terrible. Aunque haya cientos de muertes, 10 muertes o sólo una, todas estas víctimas son personas que han sido obligadas a cruzar el mar porque no hay otras alternativas seguras. No puedo aceptar que los niños y los adultos mueran de esta manera. No lo aceptaré nunca.
 
 
En Italia, los equipos de MSF trabajan en Sicilia y en la región de los puertos sureños, en puntos críticos que tienen relación con los naufragios en el mar. Apoyan psicológicamente y dan primeros auxilios psicológicos a las personas que sobrevivieron estos traumáticos eventos. Un equipo móvil, compuesto por un psicólogo y por mediadores culturales entrenados especialmente, es desplegado en un máximo de 72 horas después de que las autoridades italianas den la alerta. En el mar, en el Bourbon Argos, MSF brinda primeros auxilios psicológicos (PFA, por sus siglas en inglés) a la gente durante y después de las operaciones de rescate. Entre finales de abril y finales de mayo de 2016, se realizaron 6 operaciones PFA, la mayoría relacionadas con naufragios. Se realizaron 16 sesiones de consulta individuales y varias sesiones grupales. 
 
 

Leer más sobre la crisis de refugiados en Europa. 

 
Compartir

Relacionados

Colabora