Libia: MSF pide la evacuación de las personas migrantes más vulnerables a países seguros

En Libia, la mayoría de las personas migrantes son víctimas de detenciones arbitrarias, tortura y violencia, incluida la violencia sexual

centro de detención de Dhar el-Jebel/Zintan. Libia, 2019
Solicitantes de asilo en una fila para una distribución de alimentos en el centro de detención de Dhar el-Jebel/Zintan. Libia, 2019. © Jérôme Tubiana/MSF

Médicos Sin Fronteras (MSF) llama a los países seguros, como los Estados europeos y norteamericanos, entre otros, a que ofrezcan protección a las personas migrantes actualmente atrapadas en Libia y así acelerar con urgencia la evacuación de las más vulnerables; mediante el fortalecimiento de los mecanismos existentes y la apertura de vías alternativas para que puedan salir del país.  

Desde el inicio en 2016 de su respuesta humanitaria para apoyar a las personas migrantes en Libia, MSF se ha enfrentado en repetidas ocasiones a la imposibilidad de protegerles de sufrir daño, tanto dentro como fuera de los centros de detención, y a la dificultad de garantizar la continuidad de la atención médica para las personas con las condiciones médicas más severas, tanto físicas como mentales, incluyendo a personas víctimas de tortura. 

“En Libia, la mayoría de las personas migrantes son víctimas de detenciones arbitrarias, tortura y violencia, incluida la violencia sexual”, afirma Claudia Lodesani, directora de operaciones de Médicos Sin Fronteras en Libia. “Estas personas tienen posibilidades extremadamente limitadas de obtener protección física y legal y, como resultado, la mortal ruta migratoria a través del Mar Mediterráneo es a menudo su única salida. Creemos que los países seguros, especialmente en la Unión Europea, que ha estado financiando la guardia costera libia durante años y fomentando el retorno forzado de migrantes a Libia, tienen el deber de facilitar la evacuación de estas personas sobrevivientes de la violencia y protegerlas en su propio suelo”, concluye. 

Hoy, MSF publica un informe titulado Fuera de Libia (Out of Libya), que describe la debilidad de los mecanismos de protección existentes para las personas atrapadas en Libia. Los pocos caminos legales hacia países seguros establecidos por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) son lentos y restrictivos.  

Sólo las personas de nueve nacionalidades pueden ser consideradas para el registro, pero el acceso al mismo es casi inexistente fuera de Trípoli y en los centros de detención, y el número de espacios de reubicación en los países de destino es muy limitado. De las aproximadamente 40,000 personas registradas en el programa de reasentamiento del ACNUR, solo 1,662 abandonaron Libia el año pasado. Cerca de 3,000 personas más lo hicieron a través del programa de retorno voluntario de la OIM. En total, alrededor de 600,000 personas migrantes se encuentran en Libia.  

El informe de MSF también presenta varias soluciones alternativas, como las impulsadas por organizaciones de ayuda en asociación con gobiernos. En Italia ya se abrió un corredor humanitario que está permitiendo la evacuación de un grupo de personas altamente vulnerables y necesitadas de protección, entre las que se incluyen pacientes tratados por MSF en Libia.  

Mientras tanto, en Francia, se están realizando conversaciones con las autoridades para evacuar a sobrevivientes de tortura y violencia, así como a personas con problemas médicos graves, que serían atendidas por MSF a su llegada a Francia. Médicos Sin Fronteras pide que este tipo de mecanismo se duplique en otros países seguros.  

“La atención médica de las personas detenidas arbitraria e indefinidamente, o que están en riesgo de violencia sistemática, plantea muchos dilemas”, dice Jérôme Tubiana, responsable de incidencia de Médicos Sin Fronteras en Libia. “Siendo realistas, lo que podemos hacer para ayudarles en Libia es limitado. Para proteger verdaderamente a las personas más vulnerables, primero y ante todo, debemos sacarlas urgentemente del sistema de detención y del país”.  

MSF es una de las pocas ONG internacionales que trabajan en Libia, y sus equipos brindan atención médica general y apoyo psicosocial a las personas migrantes detenidas en centros de detención y que viven en viviendas improvisadas. MSF también organiza el traslado de las personas más graves al hospital y ayuda, a quienes lo deseen, a registrarse en los programas del ACNUR y la OIM para ayudarles a salir del país.  

Haz click aquí para leer o descargar el reporte Reporte: Fuera de Libia

Compartir

Relacionados

Colabora