Los enfrentamientos en la frontera de Kirguistán dejan a miles de personas en shock y sin hogar

MSF mobile medical team in Batken region, Kyrgyzstan

Alrededor de 30,000 personas en los distritos de Batken y Leilek de Kirguistán, en el suroeste del país y cerca de la frontera con Tayikistán, se han visto obligadas a abandonar sus aldeas después de que se produjeran enfrentamientos violentos, con intercambios de disparos, entre las fuerzas armadas de Kirguistán y Tayikistán a fines de abril.

Alrededor de 30,000 personas en los distritos de Batken y Leilek de Kirguistán, en el suroeste del país y cerca de la frontera con Tayikistán, se han visto obligadas a abandonar sus aldeas después de que se produjeran enfrentamientos violentos, con intercambios de disparos, entre las fuerzas armadas de Kirguistán y Tayikistán a fines de abril.En una visita a la zona fronteriza de Batken, un equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF) vio casas, escuelas y clínicas que habían sido quemadas hasta los cimientos.

En el lado de Kirguistán, muchas de las personas desplazadas fueron evacuadas a la ciudad de Batken, donde buscaron refugio en escuelas, mezquitas y hoteles; otras, especialmente del distrito contiguo de Leilek, se refugiaron con familias de acogida. Algunas personas han regresado a sus aldeas, pero la mayoría sigue desplazada.

Un equipo médico móvil de MSF enviado a la ciudad de Batken encontró a muchas de las personas desplazadas en estado de shock después de la destrucción de sus hogares y negocios. Nuestro equipo les brinda atención médica básica, mientras que tres psicólogos de MSF especializados en trauma psicológico brindan sesiones de asesoramiento individual. En dos semanas, hasta el 7 de mayo, nuestro equipo en la ciudad de Batken brindó 363 consultas y 103 sesiones de asesoramiento.

Nuestro trabajo tiene como objetivo prevenir los trastornos por estrés entre las personas desplazadas”, explica Zhazgul Atagulova, psicóloga de MSF. "La mayoría de las personas muestran signos de angustia, ansiedad o reacciones de estrés agudo, mientras que algunas más tienen síntomas de angustia crónica y depresión, ya que los enfrentamientos fronterizos y las tensiones son frecuentes en esta región".

Además de trabajar en la ciudad de Batken, también planeamos brindar atención médica en las áreas rurales del distrito de Leilek, con un enfoque en las aldeas alrededor de los hospitales de Kolundu y Samarkandek, donde la infraestructura de salud tendrá dificultades para hacer frente a una mayor demanda de servicios. En los próximos días, desde MSF enviaremos a la región a 18 miembros del personal médico (médicos(as), psicólogos(as) y expertos(as) en promoción de la salud.

“Muchas personas están traumatizadas y en estado de shock”, dice Kevin Coppock, director de país de MSF en Kirguistán. “Los distritos de Batken y Leilek han sufrido daños importantes. Estamos apoyando a las autoridades sanitarias en la prestación de servicios médicos básicos y atención psicosocial a las familias afectadas por el conflicto”.

Los equipos de Médicos Sin Fronteras en Tayikistán han estado siguiendo de cerca los desarrollos y están en contacto con las autoridades, listos para brindar asistencia en caso de necesidad.

Compartir

Relacionados

Colabora