“Los hogares se han convertido en un lugar de miedo, un lugar que mata”

MSF brinda apoyo apoyo en salud mental a las personas afectadas por los terremotos en Turquía
Abdurrahman Can es el líder del pueblo de Başpınar (Küllüm) en Adıyaman. © Mariana Abdalla/MSF

En febrero, fuertes terremotos azotaron el sur de Turquía y el noroeste de Siria. En Turquía, los terremotos han afectado directamente a más de 9 millones de personas a lo largo de once provincias del sur del país, que albergan al 16 por ciento de la población del país. 

A principios de abril, más de 50,300 personas han muerto, más de 3 millones han sido desplazadas y más de 2 millones han estado viviendo en asentamientos formales e informales en las áreas afectadas por los terremotos. 

Ahora, más de dos meses después de los primeros terremotos, las personas tienen que lidiar con el estrés postraumático de estos eventos. Siguen ocurriendo réplicas todos los días. Según la Presidencia de Gestión de Desastres y Emergencias de Turquía (AFAD), se han producido más de 25,000 réplicas desde los terremotos del 6 de febrero, 47 de ellas con una magnitud superior a 5. Además, las fuertes lluvias también han provocado inundaciones en algunas zonas. 

Desde Médicos Sin Fronteras (MSF) estamos apoyando a organizaciones locales sin fines de lucro en Turquía que realizan actividades psicosociales en las áreas afectadas, incluidas las provincias de Adıyaman y Malatya. En esas regiones, las personas comparten sus historias y sentimientos, y un psicólogo de una organización apoyada por MSF destaca las crecientes necesidades de salud mental de las personas y el impacto psicológico del desastre. 

 

“Todavía no podemos pensar con claridad” 

MSF brinda apoyo apoyo en salud mental a las personas afectadas por los terremotos en Turquía
Abdurrahman Can es el líder del pueblo de Başpınar (Küllüm) en Adıyaman. © Mariana Abdalla/MSF

 

“Perdí a mi nuera y a mi nieto. Dejé el cuerpo de mi nieto en el auto durante dos días hasta que finalmente pudimos encontrar el cuerpo de su madre y les enterramos a ambos. Ni siquiera conseguimos un sudario. Los envolvimos con una manta. Los hospitales estaban llenos de cadáveres.  

Tengo dos hijas y dos hijos. Uno de ellos perdió a su esposa e hijo. Otro pudo sacar con vida a su hijo de entre los escombros. Perdieron sus casas, no queda nada. No pudieron sacar nada. Pagamos un precio, perdimos vidas, perdimos muchas propiedades. 

Durante los primeros días estábamos durmiendo en nuestros autos. Ahora nos estamos quedando en tiendas de campaña; no podemos entrar a nuestra casa.  

Hay mucho miedo. Hay réplicas un par de veces al día, todos los días. Todavía ni siquiera podemos pensar con claridad. Perdimos nuestros patrones de sueño. Empezamos a tener problemas familiares. Necesitamos apoyo material y moral. Todos estamos estresados, pero tratamos de recuperarnos. Estamos aquí como una familia, tratando de aferrarnos a la vida. Ahora, al menos sabemos que alguien nos está escuchando”.  

 

“Tomará mucho tiempo reparar esto” 

Nazlı Sinem Koytak, una psicóloga de una organización apoyada por MSF, realizando una sesión de psicotería para mujeres en Kayatepe (Rezip). ©Mariana Abdalla/MSF 

 

“Por lo general, después de que sucede un evento que amenaza la vida, las personas se sienten consoladas y esperamos que su miedo disminuya a medida que pasa el tiempo. Sin embargo, desafortunadamente, dado que las réplicas siguen ocurriendo, estamos viendo que los temores de las personas están muy vivos y no disminuyen. Las personas están física y mentalmente cansadas.  

La mayoría de las personas con las que hablamos nos compartieron que tienen demasiado miedo como para entrar a sus hogares. No se sienten seguras adentro. Incluso si deben entrar durante el día, intentan salir lo más rápido posible y pasar la noche en tiendas de campaña. Este es el caso incluso para las personas que tienen sus casas ligeramente dañadas. 

En uno de los pueblos, las personas nos dijeron que sus casas se habían convertido en “monstruos”. La gente solía refugiarse en sus casas, pero ahora las casas se han convertido en un lugar de miedo, un lugar que les mata. Llevará mucho tiempo reparar esto. Por eso, en nuestro trabajo priorizamos una serie de actividades que restablecen la confianza de las personas en la familia, especialmente entre padres, madres, menores y adolescentes”.  

 

“Terremotos por un lado y lluvia por el otro” 

MSF brinda apoyo apoyo en salud mental a las personas afectadas por los terremotos en Turquía
Semra Karaca, Sultan Kodaş, Hüseyin Kodaş y Şengül Kodaş (de izquierda a derecha) viven juntos como familia en el pueblo de Ören, en las afueras de Malatya. © Mariana Abdalla/MSF

 

“Hay terremotos por un lado y lluvia por el otro. No sabemos qué pasará en el futuro. Estoy aquí con mi esposa, mis hermanos, mis hijos y mi madre.  

Nuestras pertenencias están ahogadas bajo el agua debido a la inundación, no podemos encontrar nada para ponernos; el vecino nos trajo esta ropa por ahora. Estábamos alojados en una tienda de campaña, pero la tienda también se inundó. 

Ahora estamos intentando secar lo que sacamos de la casa, incluyendo nuestras fotos familiares. Los niños tienen miedo. La situación es terrible”. 

 

MSF brinda apoyo apoyo en salud mental a las personas afectadas por los terremotos en Turquía
© Mariana Abdalla/MSF

“Me siento desesperado por este pueblo”

MSF brinda apoyo apoyo en salud mental a las personas afectadas por los terremotos en Turquía
Yusuf Eren Ozkan, de 22 años, es estudiante de la Universidad de Düzce y quiere ser chef. Durante la primera semana de febrero de 2023, regresó a sus pueblos, Polat, Malatya, para descansar. © Mariana Abdalla/MSF

 

“Vine a visitar a mis padres cuando tenía un descanso de la escuela. La noche cuando sucedieron los primeros terremotos, estaba jugando videojuegos en mi habitación. Al principio, pensé que iba a dejar de temblar después de unos segundos, pero luego me di cuenta de que esto iba a ser más grande.  

Después del primer terremoto, mi familia y yo nos quedamos en nuestra casa, encendimos la televisión y tratamos de averiguar qué había pasado a través de las noticias. Fue entonces que ocurrió el segundo terremoto, y las cosas se pusieron un poco más difíciles para nosotros. Salimos de la casa y hacía mucho frío, había mucha nieve en el suelo y más caía del cielo. Luego cayó una roca y nos golpeó a mí y a mi padre, y quedamos heridos. Eventualmente armamos una carpa para protegernos. 

Ahora mi familia y yo estamos trabajando en un restaurante comunitario, haciendo y sirviendo comida para unas 4,000 personas. Estoy aquí para ayudar, amo Polat, pero me siento desesperado por este pueblo. Tengo muchos sueños y sólo quiero vivir en otro lado. Quiero perseguir mi sueño de ser chef”. 

 

“¿Qué será de nosotros?” 

MSF brinda apoyo apoyo en salud mental a las personas afectadas por los terremotos en Turquía
Beyce Özdemir es de Malatya y está durmiendo en un centro comunitario en el pueblo de Arguvan, en las afueras de la ciudad de Malatya. © Mariana Abdalla/MSF

 

“Mi casa se inundó el día de los primeros terremotos. Todos los caños se reventaron. A veces volvemos atrás e intentamos recuperar pequeñas cosas, pero lo hemos perdido casi todo. Estoy durmiendo en este centro comunitario con mi esposo.  

Si no fuera por este lugar, nadie nos acogería. Estaríamos congelándonos. Mis hijos están lejos, cada uno en una ciudad diferente, tratando llegar a fin de mes. La vida es dura, cada uno tiene sus propios problemas.  

Para ser honesta, apenas estamos durmiendo. Nuestra vida es caótica. ¿Qué será de nosotros? Mi esposo tiene 65 años y tiene presión arterial alta, diabetes, enfermedades del corazón… todo. ¿Qué podemos hacer? 

 

“Nada se queda en mi cabeza. No puedo estudiar”. 

MSF brinda apoyo apoyo en salud mental a las personas afectadas por los terremotos en Turquía
Eylül, de 13 años, y Emine, de 11, son hermanas y viven en el pueblo de Kayatepe (Rezip), Adıyaman. © Mariana Abdalla/MSF

 

“En la noche que sucedieron los terremotos, había sonidos de edificios derrumbándose y pude ver luces en el cielo. Escuché a la gente gritar ‘¡sálvame!’.  

Las condiciones climáticas también eran difíciles en ese momento, estaba nevando y lloviendo. No puedo dormir bien estos días. Tampoco puedo estudiar. Parece que toda la información que tenía en mi mente se ha ido. Lo que sea que sabía antes, ya no lo sé”, dice Eylül.  

 

MSF brinda apoyo apoyo en salud mental a las personas afectadas por los terremotos en Turquía
Emine también está sintiendo el impacto porque hay personas mudándose. © Mariana Abdalla/MSF

 

“Tenía amistades, pero se fueron por el terremoto. Les extraño mucho a todos. No hay nadie aquí. Solo me quedo en casa viendo la tele. Antes del terremoto, solía ir a la escuela, luego regresaba a casa, leía mi libro y jugaba con mis amigos y amigas. Ahora no hay amigos, y no puedo concentrarme cuando leo mi libro, nada se me queda en la cabeza por el estrés”. 

 

 

En Turquía, desde Médicos Sin Fronteras estamos apoyando a las organizaciones locales que trabajan en las áreas afectadas con distribuciones de agua, alimentos y artículos de primera necesidad, mejoras en el agua y el saneamiento, y apoyo psicosocial. Nuestros equipos están constantemente evaluando y adaptando su asistencia para responder mejor a las necesidades médicas y de socorro. Hasta ahora, las actividades que apoyamos se han realizado en regiones como Gaziantep, Malatya, Adıyaman, Hatay, Kilis, Kahramanmaraş.  

Compartir

Relacionados

Colabora