México: Sin refugio ni abrigo, las personas migrantes enfrentan bajas temperaturas en Piedras Negras

Clínicas Móviles en Nuevo Laredo
MSF brinda atención humanitaria a personas en situación de movilidad en Nuevo Laredo, Piedras Negras, Ciudad Acuña, Reynosa y Matamoros, a través de Clínicas Móviles ©Yesika Ocampo/MSF

Casi mil personas migrantes de diferentes nacionalidades que se encuentran varadas en el municipio de Piedras Negras Coahuila sufren los efectos de las bajas temperaturas que se registran en el norte de México ante la falta de más lugares para brindarles alojamiento.

“Actualmente nuestros equipos se encuentran en Piedras Negras brindando atención médica, psicológica y de trabajo social a cientos de personas migrantes debido a la falta de acceso a servicios de salud. Las condiciones actuales de la población son bastante críticas debido a que no se cuenta con capacidad suficiente en los albergues para acoger a tantas personas; esta situación se vuelve particularmente alarmante en esta época del año donde comienzan a descender drásticamente las temperaturas”, señaló Owen Breuil, coordinador del equipo de MSF en la frontera norte de México.

Cientos de familias duermen a la intemperie. Ante la falta de espacios, las personas se quedan en la calle. Actualmente hay poco menos de 1,000 personas migrantes que están esperando poder pasar a Estados Unidos, son principalmente familias de diferentes nacionalidades con niños menores de 10 años y no hay suficientes espacios techados y protegidos.

“A esta situación se añade el acoso de las autoridades, ya que se les ha impedido transitar por las calles. Las personas tienen temor a ser detenidas por las fuerzas de seguridad”, afirmó Breuil. Hace unos días las autoridades de migración, estatales y municipales desalojaron un campamento improvisado donde se refugiaban decenas de familias. “Brindamos atención médica y psicológica a los afectados quienes relataron que fueron golpeados y despojados de sus pertenencias. Cuentan que se llevaron a dos mujeres que tenían niños pequeños, una de ellas estaba embarazada y hasta el momento se desconoce de su paradero”.

Un equipo de MSF se movilizó al lugar donde se suscitó este hecho para brindar asistencia a las personas afectadas. “Brindamos 39 consultas médicas que incluyeron la atención a 3 mujeres embarazadas; también brindamos atención en salud mental a 29 personas y distribuimos 23 kits de invierno”.

Las principales afectaciones encontradas a nivel físico fueron infecciones respiratorias, diarreas y en términos de salud mental, vimos a pacientes con ansiedad, miedo y desesperanza. Todo esto relacionado con las condiciones de vida en las que se encuentran.

“Desde Médicos Sin Fronteras insistimos en la necesidad de ampliar las capacidades para albergar a la población en condiciones de vida digna y que se les permita circular por la ciudad. Especialmente a las personas que requieren de atención médica de urgencia. Son muchas familias que deberían tener acceso a un espacio donde protegerse del frío y las enfermedades; con comida, abrigo y agua potable”, finalizó Breuil.

Compartir