MSF ayuda a vacunar a 252 mil personas mayores de 50 años contra la COVID-19 en Uganda

En mayo de 2021, los equipos de MSF lanzaron una respuesta de emergencia a la COVID-19 en los lugares de Uganda donde ya estaban trabajando después de un gran número de contagios y muertes causadas por la variante delta. Inicialmente, se enfocaron en establecer centros de tratamiento, organizar la logística (incluyendo la gestión de los suministro de oxígeno), capacitar al personal sanitario en la prevención y control de infecciones y brindar atención a las y los pacientes en el distrito de Kasese en el suroeste, en Arua en el noroeste y el hospital regional de Entebbe, a 40 km. de la capital.

El 80 % de las personas mayores de 50 años en el distrito Kasese en Uganda, han recibido dos dosis de la vacuna contra la COVID-19 gracias a una campaña de vacunación del Ministerio de Salud apoyada por equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF). Un total de 252,000 personas en toda la provincia fueron vacunadas entre diciembre de 2021 y febrero de 2022. Asimismo, más de 3,000 personas clínicamente vulnerables con comorbilidades fueron vacunadas en el hospital de Arua. 

En mayo de 2021, los equipos de MSF lanzaron una respuesta de emergencia a la COVID-19 en los lugares de Uganda donde ya estaban trabajando después de un gran número de contagios y muertes causadas por la variante delta. Inicialmente, se enfocaron en establecer centros de tratamiento, organizar la logística (incluyendo la gestión de los suministro de oxígeno), capacitar al personal sanitario en la prevención y control de infecciones y brindar atención a las y los pacientes en el distrito de Kasese en el suroeste, en Arua en el noroeste y el hospital regional de Entebbe, a 40 km. de la capital. 

Las vacunas contra la COVID-19 no estuvieron ampliamente disponibles en Uganda hasta finales de 2021. "En diciembre, solo el 3% de la población tenía acceso a la vacuna, a pesar de que había una gran demanda", explica Christopher Mambula, asesor médico de MSF. "Cuando el Ministerio de Salud anunció que habían recibido muchas vacunas para ser utilizadas rápidamente, decidimos responder y ayudarles a financiar y organizar esta campaña de vacunación. Para las vacunas contra la COVID-19, creemos que es necesario estar lo más cerca posible del contexto local y adaptar la respuesta en función de él”. 

 

 

La primera ronda de vacunación se realizó durante una semana de diciembre en 220 sitios, con equipos que vacunaron a 1,100 personas de 872 aldeas. A esto le siguió otra ronda en febrero para administrar la segunda dosis. 

"Fue todo un reto, particularmente porque las vacunas eran de diferentes marcas, lo que tuvo un impacto en el seguimiento de las y los pacientes, especialmente por el tiempo que transcurrió entre las dos rondas de vacunación", dice Théo Wanteu, jefe de misión de MSF. "Respetar la cadena de frío también fue un verdadero reto, especialmente al viajar a los pueblos remotos y de difícil acceso encaramados en las laderas de las montañas de Rwenzor".

Un total de 252,000 personas en el distrito de Kasese fueron vacunadas, lo que representa el 80 % de las personas mayores de 50 años (el grupo de edad con mayor riesgo de desarrollar complicaciones por la enfermedad) y el 63 % por ciento de las personas mayores de 18 años. 

Mientras tanto, se instalaron dos sitios de vacunación en el hospital de Arua, donde los equipos vacunaron a más de 3,000 pacientes con comorbilidades como el VIH, la tuberculosis y enfermedades crónicas. 

 

Médicos Sin Fronteras trabaja en Uganda desde 1986. En el distrito de Kasese, en el suroeste del país, los equipos de MSF brindan tratamiento a personas que viven con VIH/SIDA y atención médica sexual y reproductiva para adolescentes. En el distrito de Arua, en el noroeste del país, los equipos de MSF brindan atención a sobrevivientes de violencia sexual y de género en los campos para personas refugiadas de Sudán del Sur y brindan tratamiento para el VIH y la tuberculosis en el hospital de Arua. 

Compartir

Relacionados

Colabora