Níger: “Si no se aplican las vacunas, los efectos se sentirán en los próximos años”

Measles vaccination campaign - Niger May 2021

Las epidemias de sarampión ocurren cada año en Níger, pero la de este año se ha disparado, como resultado de la inseguridad y los efectos secundarios de la COVID-19 , dice el coordinador médico de MSF, François Rubona, cuyos equipos llevan tres meses en una campaña de vacunación masiva para proteger más de 700,000 niños y niñas contra la enfermedad viral más contagiosa del mundo. Rubona describe la situación en esta entrevista.

Las epidemias de sarampión ocurren cada año en Níger, pero la de este año se ha disparado, como resultado de la inseguridad y los efectos secundarios de la COVID-19, dice el coordinador médico de MSF, François Rubona, cuyos equipos llevan tres meses en una campaña de vacunación masiva para proteger más de 700,000 niños y niñas contra la enfermedad viral más contagiosa del mundo. Rubona describe la situación en esta entrevista.
 

¿Cuál es la situación actual del sarampión en Níger?

Este año, hemos visto un aumento exponencial en la cantidad de personas afectadas por el sarampión en comparación con el año pasado. En el primer trimestre de 2021, el país registró 3,213 casos de sarampión, frente a 1,081 casos durante el mismo período del año pasado, según datos del Registro de Enfermedades Notificables del Ministerio de Salud Pública de Níger, lo que significa que los casos casi se han triplicado. Hasta abril, Níger había tenido más de 6,000 casos sospechosos de sarampión, incluidas 15 muertes, y se había declarado la epidemia de sarampión en 27 de los 73 distritos sanitarios. Las más afectadas son las regiones de Agadez, Dosso y Tahoua.
 
El sarampión es la enfermedad viral más contagiosa del mundo y una de las principales causas de muerte en las niñas y niños pequeños. La forma más eficaz de combatir el sarampión es garantizar una cobertura de vacunación del 95%, según las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
 
Sin embargo, en Níger, los datos de los centros de salud en algunos de los distritos afectados sugieren que la cobertura de vacunación es del 50% en el mejor de los casos. En áreas como Diffa, Tillabéry y Tahoua, la baja cobertura puede explicarse por un contexto de seguridad cada vez peor que ha provocado el desplazamiento de personas de sus hogares, lo que dificulta su acceso a la atención médica básica. La epidemia de sarampión de este año también se ha visto afectada por la pandemia de COVID-19, que ha creado nuevas limitaciones para las campañas de vacunación de rutina y aquellas de seguimiento.
 
 
 

¿Qué desafíos ha impuesto la pandemia COVID-19 en tu trabajo?

Cuando se declararon los primeros casos de COVID-19 en Níger en marzo de 2020, los temores en torno a esta enfermedad desconocida probablemente llevaron a una disminución de las visitas a los centros de salud. Como resultado, menos madres llevaron a sus hijos e hijas para las vacunas de rutina.
 
La pandemia también ha afectado al personal de salud, ya que algunos miembros dieron positivo o fueron identificados como contactos y han tenido que aislarse o ponerse en cuarentena. Esto ha hecho que las clínicas ya no funcionen a plena capacidad y se vean obligadas a reducir algunas actividades, especialmente la atención preventiva.
 
Al mismo tiempo, durante el año pasado, el gobierno y sus socios, incluida MSF, han tenido que centrarse en abordar la pandemia, lo que ha tenido un impacto aún mayor en la atención preventiva. Hay ocasiones en que los cierres fronterizos y las restricciones han hecho que sea más difícil ingresar suministros médicos. Sin embargo, este año hemos logrado ordenar y hacer llegar 700,000 dosis de vacunas contra el sarampión al país para poder responder a la epidemia y crear un suministro para emergencias.
 
En las últimas semanas, hemos visto una baja tasa de participación en algunos de los barrios donde realizamos campañas de vacunación, debido a la confusión entre las vacunas contra el sarampión y la COVID-19. En Tillabéry, por ejemplo, algunas comunidades se han negado por completo a vacunarse. En Niamey, nuestros equipos también se han encontrado con algunas dudas sobre las vacunas, relacionadas con los rumores de que las vacunas contra el sarampión y COVID-19 se administraban simultáneamente.
 
 
 
 
En los primeros días de nuestra campaña de vacunación en Tillabéry en abril, nuestros equipos registraron una tasa de cobertura de solo el 4-5 por ciento de su objetivo diario. Como resultado, hemos reforzado nuestra participación comunitaria y actividades de divulgación para recordar a las familias cómo el sarampión puede afectar la salud de las niñas y niños y cómo vacunarlos puede ayudar a protegerlos y detener la propagación de la enfermedad.
 

¿Cuáles son las perspectivas para los próximos meses?

La situación actual del sarampión en Níger es preocupante, especialmente porque pone de relieve las consecuencias de una disminución de la cobertura de vacunación y las actividades de vacunación de rutina. Ahora tememos un aumento del riesgo epidémico de todas las enfermedades que normalmente se pueden evitar mediante la vacunación. Por ejemplo, hemos visto pacientes con síntomas de meningitis en Niamey y ya se han notificado más de 1,100 casos de meningitis en todo el país. Si las vacunas de rutina y de recuperación no se realizan con regularidad, los efectos de esta disminución en la cobertura probablemente se sentirán en los próximos años.
 
Al mismo tiempo, a medida que se acercan los picos estacionales de malaria y malnutrición, estamos siguiendo de cerca la situación. El pico de malaria del año pasado fue particularmente dañino, ya que fue más alto y duró más de lo habitual; no terminó hasta enero de 2021. Junto con pronósticos muy preocupantes sobre la seguridad alimentaria y la desnutrición, debemos estar extremadamente atentos, incluso en regiones como como Maradi y Zinder, que a menudo son ignoradas por los donantes debido a que están más lejos del epicentro del conflicto armado y sus consecuencias.
 
 
 
 
MSF ha estado trabajando con el Ministerio de Salud durante 36 años para apoyar la respuesta a las epidemias en Níger. Desde principios de 2021, los equipos de MSF han brindado apoyo a las autoridades sanitarias para combatir el sarampión en las regiones de Dosso, Tahaou, Agadez, Tillabéry, Diffa y Niamey. Esto incluye fortalecer el sistema de vigilancia epidémica, transportar muestras al Laboratorio Médico Nacional, donar suministros médicos y capacitar a los trabajadores de la salud en el cuidado de personas con la enfermedad. En la región de Zinder, los equipos de MSF también vacunaron a más de 222,000 niños contra la meningitis.
 
Compartir

Relacionados

Colabora