Ningún lugar está a salvo de los combates en El Fasher, Sudán

Los intensos e incesantes combates en El Fasher no dejan ningún lugar seguro para la población civil en la ciudad.
Hospital El Fasher en julio de 2023. © MSF

Los hospitales son golpeados repetidamente y el número de muertes se dispara mientras los violentos combates asolan El Fasher, Sudán, sin dejar ningún lugar seguro en la ciudad.

Hacemos un llamado urgente para la protección de civiles, el personal sanitario y los centros de salud.

Los intensos e incesantes combates en El Fasher no dejan ningún lugar seguro para la población civil en la ciudad. Los pacientes y el personal médico se están convirtiendo cada vez más en parte del asombroso número de víctimas civiles.

Las instalaciones médicas deben ser protegidas. Las partes beligerantes deben respetar su papel neutral como santuarios para enfermos y heridos donde la gente puede recibir asistencia médica de forma segura.  Claire Nicolet, responsable de nuestro programa en Sudán.

Después de que el Hospital del Sur -que apoyamos- fuera atacado dos veces en los últimos días, las tres principales instalaciones médicas de la ciudad resultaron dañadas. Solo dos de estas instalaciones siguen funcionando. Mientras las Fuerzas Armadas Sudanesas y las Fuerzas de Apoyo Rápido se enfrentan en la capital de Darfur Norte.

“Vemos un baño de sangre masivo desarrollándose ante nuestros propios ojos en El Fasher. La intensidad de los combates no da tregua a la población civil y ahora los hospitales se ven cada vez más envueltos en los enfrentamientos, lo que dificulta cada vez más el tratamiento de los heridos”, afirma Claire Nicolet, responsable de nuestro programa en Sudán.

El Hospital Sur de El Fasher resultó alcanzado por primera vez el 25 de mayo. Cuando un mortero cayó sobre la unidad de atención prenatal, matando a una persona e hiriendo a ocho pacientes y sus familias. Al día siguiente, un proyectil cayó dentro del hospital e hirió a otras tres personas. Mientras que los fragmentos de la explosión rompieron las ventanas de la sala de partos y de la ambulancia. Otros tres proyectiles cayeron fuera del hospital.

Los intensos e incesantes combates en El Fasher no dejan ningún lugar seguro para la población civil en la ciudad
Vistas del Hospital El Fasher en julio de 2023. © MSF

 

“El Hospital del Sur está muy congestionado: es el único capaz de tratar las llegadas masivas de heridos y ha recibido a más de 1,000 pacientes desde que empezaron los combates en la ciudad el 10 de mayo.  Lamentablemente, 161,145 de ellos se encontraban en estado crítico y murieron a causa de sus heridas. Ahora el hospital se encuentra en primera línea, con un riesgo significativo de quedar fuera de servicio”, afirma Abdifatah Yusuf Ibrahim, coordinador de nuestros proyectos.

Niñas y niños de El Fasher perdieron el acceso a tratamiento especializado cuando una bomba cayó cerca del único hospital pediátrico el 11 de mayo. Las instalaciones resultaron dañadas y murieron dos niños que estaban en la unidad de cuidados intensivos. El hospital de maternidad saudí resultó alcanzado el 19 de mayo.

“Las instalaciones sanitarias deben seguir siendo seguras para los pacientes y el personal, que trabajan bajo una intensa presión para tratar a quienes tienen una necesidad crítica de atención médica. Instamos a las partes en conflicto en Sudán a que preserven las instalaciones médicas y respeten su neutralidad, y a que cumplan con su obligación de proteger a la población civil, al personal sanitario y a las estructuras sanitarias”, concluye Claire Nicolet.

Uno de nuestros compañeros murió el 25 de mayo cuando un bombardeo alcanzó su casa, situada cerca del mercado principal de la ciudad. Siendo otra demostración de que ningún lugar de El Fasher se libra de la violencia de este conflicto.

Compartir