Perú: migrantes venezolanos luchan por sobrevivir

Cada semana, miles de personas ingresan a Perú después de haber emprendido un viaje de casi 3,000 kilómetros desde sus hogares en Venezuela. Muchas son familias jóvenes que caminan y viajan en autobús o camión, llevando sus pertenencias en sus mochilas.

Cada semana, miles de personas ingresan a Perú después de haber emprendido un viaje de casi 3,000 kilómetros desde sus hogares en Venezuela. Muchas son familias jóvenes que caminan y viajan en autobús o camión, llevando sus pertenencias en sus mochilas.
 
Esta situación es una prolongación de una de las mayores crisis migratorias del mundo. En los últimos años, las tensiones políticas y las dificultades económicas han provocado que más de 6 millones de personas abandonaran sus hogares en Venezuela. Como consecuencia, la mayoría viaja a otros países de América del Sur, como Perú, Colombia o Chile.
 
A finales de 2021, Médicos Sin Fronteras (MSF) comenzó a gestionar puestos de salud para migrantes que viajan a través de la región fronteriza norte de Tumbes y en áreas de Lima, la capital de Perú, que es el principal destino para las y los migrantes venezolanos en el país. 
 
 
 
 
“Vemos a familias que llegan con niñas y niños pequeños, menores de cinco años, con desnutrición y anemia”, explica Omaira Salas, médica del puesto de salud de MSF en Lima. "También vemos a mujeres embarazadas que necesitan control de natalidad pero no lo han tenido, o que no se han hecho una ecografía o ningún cuidado prenatal".
 
Cuatro días a la semana, el personal de MSF atiende a pacientes cerca de una terminal de ómnibus en el barrio Fiori de Lima, donde muchos arriban a la ciudad. Las personas migrantes tienen una amplia gama de necesidades en materia de salud, incluyendo atención primaria de salud, salud sexual y reproductiva, salud mental, referencias de emergencia a hospitales y tratamiento de enfermedades crónicas.
 
“Como médica, lo que me preocupa es la cantidad de pacientes que llegan con enfermedades crónicas como hipertensión y diabetes”, dice Salas. "Se han quedado sin sus medicamentos y no tienen los medios para comprar más".
 
En Tumbes y en Lima, el equipo de MSF brinda consultas médicas iniciales y tratamientos básicos a los cuales la población migrante no ha podido acceder antes o durante su viaje, como suplementos de hierro para niñas y niños con anemia o ácido fólico para mujeres embarazadas. Luego, el personal de MSF ayuda a las y los pacientes a registrarse en los servicios del sistema de salud de Perú, que pueden resultar de muy difícil acceso para las personas migrantes. Todas las mujeres embarazadas y los menores de cinco años tienen derecho a la atención médica pública gratuita en Perú; sin embargo, el personal sanitario  aún solicita documentos como una prueba de residencia que las personas migrantes no tienen.
 
"Si una mujer está en trabajo de parto y tiene documentos, un centro de salud puede aceptarla. Pero si no tiene documentos, no la aceptarán a menos que sea una emergencia", explica Yohana Arevalo-Polack, coordinadora de las actividades de promoción de la salud de MSF en Tumbes.
 
La pandemia de COVID-19 ha incrementado las dificultades que enfrenta la población migrante. Perú cerró oficialmente sus fronteras en marzo de 2020 y las reabrió recientemente. Si bien antes las y los migrantes venezolanos podían registrarse a su llegada y solicitar una visa humanitaria, ya no pueden hacerlo, lo que dificulta la obtención de empleo o el registro para servicios esenciales.
 
Cruzar la frontera desde Ecuador suele llevar más de cuatro horas a pie en condiciones de mucho calor. Muchas personas llegan a Perú exhaustas y deshidratadas.
 
 
Además de brindar atención médica básica, el personal de MSF en Tumbes proporciona alimentos y agua, vacunas COVID-19, primeros auxilios psicológicos y un número de teléfono para la clínica de MSF en Lima. Además, un trabajador social ayuda a identificar otros servicios sociales que pueden estar disponibles, tanto en Tumbes como en Lima.
 
La mayoría de las personas migrantes no se quedan demasiado tiempo en Tumbes. Trabajan informalmente lavando autos o haciendo otras tareas, para ganar dinero para poder pagarse un viaje en autobús a Lima o más allá también. Otros caminan o buscan viajar en camiones, a veces subiendo en la parte trasera. Según el personal de MSF, en Tumbes, las y los migrantes han resultado heridos en repetidas ocasiones al caerse accidentalmente desde vehículos en movimiento.
 
La violencia contra las personas migrantes es muy común, especialmente en las zonas fronterizas. Varias personas les han contado a los equipos de MSF que les robaron y que fueron amenazadas por grupos de hombres armados cerca de la frontera entre Ecuador y Perú.
 
Una mujer de 50 años que viajaba con sus hijos de 24 y 25 años, nos contó que acababa de ser asaltada, luego de haber tomado un mototaxi muy cerca de la frontera con Ecuador, en territorio peruano. El conductor tardó aproximadamente 30 minutos en llegar a un destino desconocido, donde fueron emboscados por un grupo de tres personas. Amenazaron con quitarle la vida a su hijo menor y se llevaron todas sus pertenencias. Les dijeron que si los denunciaban, no tendría efecto porque robar es algo habitual en esta zona.
 
 
En Tumbes, el personal de MSF a veces es el primero en recibir a la población migrante cuando cruzan y en ofrecer primeros auxilios psicológicos, entre otros cuidados.
 
“Hemos visto mucha frustración, mucha ansiedad, porque vienen con muchas esperanzas y lo primero que experimentan es un robo u otro tipo de violencia”, finaliza Arevalo-Polack.
Compartir

Relacionados

Colabora