Reconstruyendo vidas mediante terapia ocupacional en Gaza

Terapeutas ocupacionales de MSF como Yousef Alwikhery ayudan a las y los pacientes heridos en su largo camino hacia la recuperación
El terapeuta ocupacional de MSF Yousef Alwikhery asiste a un paciente joven en el hospital Al Awda de Gaza. Palestina, octubre de 2022. © MSF/Ola Bardawil

En Gaza, Palestina, los incesantes ciclos de violencia han dejado a muchas personas con lesiones físicas y discapacidades, incluyendo extremidades amputadas. En una región con altas tasas de pobreza y un bloqueo asfixiante, las personas de Gaza con discapacidad física a menudo luchan por recuperar su movilidad y regresar a trabajar. 

En los hospitales y clínicas de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Gaza, terapeutas ocupacionales como Yousef Alwikhery ayudan a las y los pacientes heridos en su largo camino hacia la recuperación. Con un solo programa de capacitación para terapeutas ocupacionales en la Franja de Gaza, sus habilidades son muy solicitadas. Yousef nos compartió sus experiencias de trabajo con pacientes con el objetivo final de ayudarles a conseguir una vida feliz y productiva. 

“Me llamo Yousef Alwikhery y soy terapeuta ocupacional de MSF en el hospital Al-Awda en el norte de la Franja de Gaza. La terapia ocupacional no es un campo de práctica ampliamente conocido o comprendido en el sistema médico de Gaza, pero creo que el enfoque de la profesión para reintegrar a las y los pacientes a su vida habitual es realmente esencial en Gaza. 

La mayoría de mis pacientes han sufrido lesiones en una de las muchas escaladas de violencia recientes. Practicar la terapia ocupacional puede implicar ayudar a los pacientes a volver a aprender a vestirse por sí mismos después de que les haya amputado una extremidad, o recuperar sus habilidades motrices para que puedan reincorporarse a la fuerza laboral. 

Terapeútas ocupacionales de MSF en Gaza
“Como terapeutas ocupacionales, realmente nos convertimos en parte del sistema de apoyo psicosocial de nuestros pacientes, un aspecto de nuestro trabajo que no se conoce mucho. Pasamos mucho tiempo con nuestros pacientes y sus familias, ayudándoles a adaptarse a su nueva realidad”, afirma Yousef. Palestina, octubre de 2022. © MSF/Abed Mqayyad

 

La terapia ocupacional adopta un enfoque creativo e innovador para ayudar a pacientes a reintegrarse. Mi trabajo se hace más difícil por el hecho de que tenemos que lidiar con el bloqueo, porque dificulta enormemente las salidas para obtener más capacitación o adquirir el equipo necesario. Por ejemplo, con frecuencia fabrico y coloco férulas y otros dispositivos para mis pacientes.

Algunos pueden ayudar a aliviar el dolor, otros pueden permitir que un paciente con una extremidad amputada logre agarrar artículos domésticos como un cepillo de dientes o una escoba. Normalmente, el equipo de terapeutas ocupacionales utiliza un dispositivo de baño de agua que calienta láminas de plástico antes de darles forma de dispositivos de asistencia. Se tardó más de un año en importar uno a Gaza; mientras esperaba a que llegara, utilicé una secadora de cabello y un calentador de agua. 

Como terapeutas ocupacionales, nos convertimos realmente en parte del sistema de apoyo psicosocial de las y los pacientes, un aspecto de nuestro trabajo que no es ampliamente conocido. Aquí en el hospital Al-Awda, trabajo con pacientes desde su llegada a la sala de hospitalización, pasando por nuestra clínica ambulatoria, hasta que se les da el alta. Pasamos mucho tiempo con nuestros pacientes y sus familias, ayudándoles a adaptarse a su nueva realidad. 

Una de nuestras principales responsabilidades es elaborar estrategias para que los pacientes recuperen su independencia, lo que es especialmente importante para su bienestar mental. No poder bañarse o ir al baño de forma independiente puede tener graves consecuencias psicológicas. Ayudamos a los pacientes a aprender a hacer estas tareas de forma independiente.

Yousef Alwikhery, terapeuta ocupacional de MSF, en su sala de trabajo, en Gaza
Yousef Alwikhery, terapeuta ocupacional de MSF, en su sala de trabajo, donde fabrica y ajusta férulas y otros dispositivos para los pacientes. Palestina, junio de 2022. ©MSF/Emanuele Montobbio

No puedes imaginar lo felices que son los pacientes cuando les evitas la vergüenza de tener que pedirle a un familiar que les ayude a ir al baño. Esta parte de mi trabajo, y cuando aumentamos la independencia de un paciente, me trae algunos de los mejores y más felices momentos de mi vida. 

Uno de mis pacientes era un hombre de 32 años llamado Ahmad*. La mano derecha de Ahmad había sido amputada después de ser herido durante la escalada de violencia en Gaza en mayo de 2021. La amputación de su mano dominante había afectado su capacidad para encontrar empleo como peluquero, perjudicando su capacidad para realizar actividades cotidianas como comer, vestirse y bañarse. Esto tuvo un impacto muy negativo en su estado psicológico.

Trabajamos juntos durante seis meses, mejorando gradualmente su capacidad para realizar actividades cotidianas de forma independiente, lo que ayudó a mejorar su salud mental y su perspectiva. También asumió un papel de liderazgo con los otros pacientes que conoció en el hospital y de camino a él, creando una red de amigos y animándoles a asistir. Su animada personalidad y su enfoque positivo de la vida me inspiraron: a pesar de su edad relativamente joven y de su mala situación económica, Ahmad podía seguir siendo optimista y reír y bromear con sus amigos.   

Aunque la terapia ocupacional no es muy visible o bien entendida en Gaza, puedo ver en mi trabajo el impacto positivo que podemos tener, tanto aquí como en otros lugares del mundo. Para mí, no es solo una profesión. Me apasiona la terapia ocupacional, ya que creo que desempeña un papel importante a la hora de ayudar a las personas a reanudar su vida normal y participar en la vida de su comunidad”. 

*El nombre ha sido cambiado para proteger la privacidad de la persona 

Compartir

Relacionados

Colabora