Terremoto en Pakistán: sin acceso a la zona afectada

Desde el mismo día del terremoto en Baluchistán, Médicos Sin Fronteras solicita al Gobierno de Pakistán que se le permita acceder a las víctimas. Once días después, dicho permiso sigue sin llegar.

Desde el mismo día del terremoto en Baluchistán, Médicos Sin Fronteras solicita al Gobierno de Pakistán que se le permita acceder a las víctimas. Once días después, dicho permiso sigue sin llegar.

Han pasado once días desde que tuviera lugar el primero de los dos terremotos que afectaron a región de Awaran, en la provincia paquistaní de Baluchistán, y a pesar de las discusiones diarias con el Gobierno de Pakistán, éste sigue sin conceder permiso a Médicos Sin Fronteras para trabajar en la zona.

“Desde el momento en el que se produjo el primer terremoto, el pasado 24 de septiembre, MSF ha estado en diálogo con distintos funcionarios para poder introducir equipos y suministros en la región de Awaran. Sin embargo, el Gobierno de Pakistán no nos ha dado autorización para acceder” , explica Chris Lockyear, director de Operaciones de MSF.

“Para aquellos que hayan resultado afectados once días sin ayuda supone demasido tiempo. Es crucial que las autoridades permitan el acceso de ayuda humanitaria imparcial en la región de Awaran y que nos dejen responder todas aquellas necesidades que no están siendo satisfechas”, continúa Lockyear.

Los equipos de MSF han estado dispuestos a prestar asistencia médica y humanitaria en Awaran desde el primer día, tratando a las víctimas de traumatismos, llevando a cabo atención primaria de salud y poniendo en marcha actividades de agua y saneamiento. Todos los informes que han sido publicados sugieren que aún existen necesidades humanitarias sin cubrir en aquellas áreas donde la ayuda del Gobierno no ha podido llegar.

MSF ya trabaja actualmente en otras zonas de Baluchistán, una de las provinicias más pobres de Pakistán y una de las que cuenta con algunos de los peores indicadores de salud del país. Las tasas de desnutrición en algunas de sus regiones son preocupantemente altas, y esto hace que los niños sean especialmente vulnerables a la malaria o a las enfermedades provocadas por las malas condiciones higiénicas.

“Los indicadores de salud en Baluchistán ya eran muy bajos antes del terremoto. Estamos seriamente preocupados por aquellos que han sufrido el impacto del terremoto, ya que no hay duda de que su situación habrá empeorado todavía más”, exclama Lockyear.

Médicos Sin Fronteras trabaja en Pakistán desde 1986 proporcionando atención médica a las víctimas de conflictos armados y desastres naturales y aquellos que carecen de acceso a la atención médica. Actualmente, los equipos de la organización están dispensando atención médica de urgencias gratuita en las provincias de Kurram Agency (FATA), Khyber Pakhtunkhwa, Baluchistán y Sindh.

Con el fin de garantizar la independencia de sus actividades en Pakistán, los fondos que financian los proyectos de MSF en este país proceden exclusivamente de donaciones privadas realizadas por socios y colaboradores de todo el mundo; MSF no acepta para los mismos financiación pública de ningún gobierno, agencia donante o de grupos con afiliaciones militares o políticas.

Compartir

Relacionados

Colabora