Ucrania: Las personas coinfectadas con VIH recibirán tratamiento para la hepatitis C en Mykolaiv

Mykolaiv Project

Médicos Sin Fronteras (MSF) comenzó a brindar tratamiento para la hepatitis C a personas que están coinfectadas con VIH y hepatitis C en Mykolaiv, en el sureste de Ucrania, en donde la prevalencia de VIH es dos veces mayor que el promedio en todo el país.

Médicos Sin Fronteras (MSF) comenzó a brindar tratamiento para la hepatitis C a personas que están coinfectadas con VIH y hepatitis C en Mykolaiv, en el sureste de Ucrania, en donde la prevalencia de VIH es dos veces mayor que el promedio en todo el país. 
 
Las personas que viven con VIH son extremadamente vulnerables a contraer el virus de la hepatitis C, que es la quinta causa de muerte en personas que viven con VIH en Europa. 
 
En un esfuerzo en conjunto con el Ministerio de Salud de Ucrania y el Centro Regional Mykolaiv de Cuidados Paliativos y Servicios Integrales, 750 personas con VIH y hepatitis C que se encuentran bajo terapia antirretroviral, recibirán un tratamiento efectivo y gratuito por parte de MSF para atender la hepatitis C crónica usando los medicamentos sofosbuvir y daclatasvir. Doscientos pacientes más infectados con hepatitis C, entre quienes hay trabajadores sanitarios y personas que solían inyectarse drogas y están en terapia de sustitución de opiáceos, también recibirán tratamiento.
 
El coordinador de actividades médicas de MSF en Mykolaiv, el Dr. Marcelo C. M. Naveira, dijo: “no habrá un verdadero progreso en la respuesta de salud pública del VIH/SIDA si las muertes relacionadas con la hepatitis C siguen afectando a quienes viven con VIH. También se deben abordar el estigma y la discriminación hacia las personas coinfectadas. Este proyecto no sólo tiene como objetivo brindar tratamiento de la hepatitis C a personas con VIH, también busca mejorar el acceso a los medicamentos, la educación y el apoyo para ambas enfermedades en Ucrania”. 
 
Un curso del tratamiento que proporciona MSF puede completarse con medicamentos orales en aproximadamente tres meses, mientras que durante más de una década, las opciones de tratamiento para la hepatitis C estaban restringidas a una duración de 48 semanas o más. Estos regímenes más antiguos se conocen por sus inyecciones con alta toxicidad, efectos adversos graves y tasas de éxito deficientes, lo que impide que las personas que viven con el VIH reciban dicho tratamiento debido a complicaciones con la terapia antirretroviral. El nuevo tratamiento oral del VHC con sofosbuvir y daclatasvir tiene muy pocos efectos secundarios y una tasa de curación de más del 95% después de 12 semanas de tratamiento.
 
Así como las personas que viven con VIH en todo el mundo se han enfrentado a una batalla para conseguir versiones genéricas asequibles de antirretrovirales, quienes viven con hepatitis C en Ucrania carecen de versiones genéricas de los medicamentos más efectivos. Actualmente, la corporación farmacéutica estadounidense Gilead Sciences mantiene un monopolio de patentes sobre el sofosbuvir en Ucrania, e incluso llegó a demandar al gobierno; obligándolos a cancelar el registro de una versión genérica del sofosbuvir que podría haberse utilizado.
 
Gilead anunció recientemente la inclusión de Ucrania en el acuerdo de licencia voluntaria que permitiría que hasta 11 compañías farmacéuticas genéricas indias registren el medicamento. Sin embargo, todavía no hay acceso a versiones genéricas asequibles. El daclatasvir sigue sin registrarse en el país.
 
“Durante muchos años, Gilead ha visto a Ucrania y otros países de ingresos medios con una alta carga de hepatitis C como mercados comerciales y los han alejado de las iniciativas de ‘acceso’, como las licencias voluntarias que hubieran permitido la disponibilidad de versiones genéricas del tratamiento en el país,” comentó Jessica Burry, farmacista de la Campaña de Acceso a Medicamentos de MSF. “Finalmente, tras una presión considerable, Gilead cedió e incluyó a Ucrania dentro del territorio de su licencia con compañías de genéricos. Realmente esperamos que las compañías de genéricos pronto comiencen a aplicar para su registro en Ucrania, esto propiciaría la competencia, lo que permitiría al gobierno ucraniano negociar y bajar los precios hasta los US$100.”
 
Los pacientes en el proyecto de MSF también serán acompañados con asesorías y educación en salud, para mejorar su adherencia al tratamiento y ayudarlos a lidiar con los problemas sociales que surgen como resultado de su diagnóstico. Al brindar información sobre la hepatitis C y al reforzar las habilidades de los pacientes para buscar servicios médicos, MSF espera que pronto será posible superar el estigma y abordar de forma adecuada las necesidades de los pacientes.
 
Cuando no se trata, la hepatitis C puede provocar insuficiencia hepática y cáncer de hígado, complicaciones que matan a más de 700,000 personas cada año en todo el mundo, los síntomas del virus pueden no manifestarse hasta que la enfermedad llega a una etapa crónica. Para las personas que viven con VIH, la evolución de la enfermedad es más rápida y el tiempo es vital en el diagnóstico de la hepatitis C.
 
MSF también ha proporcionado equipo de diagnóstico altamente avanzado al centro en Mykolaiv, en donde las pruebas comenzaron en noviembre. En el Centro Regional Mykolaiv de Cuidados Paliativos y Servicios Integrales, de las 1,940 personas con una coinfección VIH y del virus de la hepatitis C, sólo han sido confirmados 52 casos. Un total de 8,819 personas con VIH están registradas en el centro. 
 
Han pasado 18 años desde que MSF comenzó a proporcionar atención médica en Ucrania, comenzó en 1999 cuando la organización trabajó en Mykolaiv, Odessa y Simferopol proporcionando tratamiento para el VIH/SIDA, y servicios para la prevención de la transmisión entre madre-hijo de esta enfermedad. Ahora MSF está abordando una de las principales causas de muerte para esta población: la coinfección del virus de la hepatitis C. 
 
En abril de 2017, MSF firmó un Memorándum de Cooperación con el Ministerio de Salud en Ucrania para mejorar el tratamiento de la hepatitis C y reducir las tasas de morbilidad y mortalidad causadas por el virus entre una cohorte de 1,000 pacientes entre los que se incluyen personas viviendo con VIH y hepatitis C, personas que se han inyectado drogas y tienen hepatitis C, y alrededor de 100 trabajadores sanitarios infectados con el virus. En mayo de 2017, MSF firmó un Memorándum de Cooperación con la Administración Regional Estatal de Mykolaiv. 
 
 
Compartir

Relacionados

Colabora