20.09.2019
Vimos esto venir. Como humanitarios, nuestras evaluaciones de riesgos en diferentes partes del mundo siempre han tenido en cuenta el potencial de eventos climáticos extremos y la propagación de enfermedades transmitidas por vectores, sequías, desertificación y desplazamiento masivo. Quienes atendemos emergencias, elaboramos escenarios para intervenciones e incrementamos experiencia cada vez que ponemos a prueba nuestra planificación en las crisis reales.
 
Como una organización médica humanitaria, que trabaja con algunas de las comunidades más vulnerables al clima, los equipos de Médicos Sin Fronteras están respondiendo a los desafíos de salud pública que amenazan con aumentar su número y gravedad sin una acción urgente para reducir las emisiones de carbono. Estamos ante una emergencia climática, con consecuencias devastadoras para las necesidades humanitarias y de salud mundial. Las comunidades pobres y marginadas ya sufren las peores consecuencias del cambio climático y corren el mayor riesgo de daños futuros.
 
Somos testigos de primera mano de cómo los factores ambientales pueden empeorar las crisis humanitarias. MSF captó parte de esta experiencia en un informe especial, "Cambio climático y salud: una nueva frontera urgente para el humanitarismo", publicado como parte del proyecto Lancet Countdown, que examina los impactos actuales relacionados los impactos del clima en la salud.
 
A principios de este año, lanzamos una operación de emergencia masiva en Mozambique luego de las devastadoras inundaciones causadas por el ciclón Idai. Unas semanas después, con la gente todavía recuperándose del desastre, un segundo ciclón azotó el país. Fue la primera vez en la historia registrada que dos ciclones golpearon a Mozambique en una sola temporada. La escala del daño causado por estos desastres consecutivos fue una llamada de atención para prepararse para más ciclones tropicales de alto impacto, inundaciones costeras y lluvias intensas vinculadas al cambio climático, según un comunicado de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), agencia de la ONU.
 
 
"Nunca en mi vida, ni en la vida de mis padres y abuelos, había visto llover así", dijo una enfermera de MSF de Mozambique cuyo esposo se ahogó en la inundación. "Cuando aquellos en tu país miran el paisaje desde un helicóptero, se ven las áreas inundadas y los árboles rotos, pero hay muchas cosas que no se pueden ver". Debajo de las aguas, debajo de las ramas rotas, se encontrarán nuestras historias, nuestra tristeza y nuestra determinación de vivir ".
  
Sabemos que con el aumento de las aguas vienen los crecientes riesgos de enfermedades transmitidas por el agua, como el cólera. Después del ciclón Idai, los equipos de MSF trabajaron las 24 horas para garantizar que las personas tengan acceso a agua limpia. Tratamos a más de 4,000 personas con sospecha de cólera y apoyamos una campaña a gran escala para vacunar a más de 800,000 personas contra la enfermedad. El ciclón también dejó grandes charcos de agua estancada, un caldo de cultivo ideal para los mosquitos que transmiten enfermedades. Y las aguas inundaron los campos justo antes de la temporada de cosecha, destruyendo aproximadamente 1.8 millones de cultivos y amenazando la seguridad alimentaria en un área donde las personas ya son vulnerables a la desnutrición.
 
Por cada titular de desastre, hay ondas de desastres relacionados y crisis médicas pendientes.
 
Con temperaturas más cálidas, el aumento del nivel del mar y fuertes lluvias, podemos esperar un aumento en las enfermedades sensibles al clima, incluidas las enfermedades transmitidas por el agua como el cólera, así como las enfermedades transmitidas por vectores que se propagan debido al creciente número de mosquitos y garrapatas, como la malaria, la fiebre del dengue y la enfermedad de Lyme. La malaria ya mata a más de 400,000 personas al año, en su mayoría niños menores de cinco años en la África subsahariana. En 2012, 2014 y 2015, los equipos de MSF observaron picos significativos en los casos de malaria en varios países subsaharianos en comparación con los promedios a largo plazo. Si bien las razones detrás de estos aumentos son complejas, incluyendo fundamentalmente un inadecuado apoyo político y financiero para los esfuerzos de control de enfermedades, el peso de la evidencia sugiere que la incidencia y prevalencia de la malaria aumentará en África y más allá debido al cambio climático.
 
Honduras que es considerada un punto crítico de cambio climático, está luchando contra su peor brote de dengue en 50 años después de una prolongada temporada de lluvias. Los pacientes de MSF son principalmente niños menores de 15 años, y son principalmente aquellos que viven en las zonas urbanas más pobres. El dengue grave afecta a la mayoría de los países de América Latina y Asia y es una de las principales causas de hospitalización y muerte entre niños y adultos en estas regiones, según la OMS. En todo el mundo, la incidencia del dengue se ha multiplicado por 30 en el último medio siglo, con aproximadamente 390 millones de infecciones en 2010, en parte debido al incremento de las temperaturas y la propagación asociada de las especies de mosquitos que transmiten y propagan la enfermedad.
 
 
El impacto del cambio climático y la degradación ambiental en la salud de las personas no es nuevo. La guerra de Darfur en Sudán, que comenzó en 2003, ha sido llamada el primer "conflicto por el cambio climático", por la violencia desencadenada en parte por la inseguridad alimentaria y del agua cuando los grupos compitieron por los escasos recursos durante una sequía. Si bien hubo muchos conductores detrás de este conflicto, incluidos factores políticos, militares, raciales y étnicos, los estudios posteriores agregaron otro elemento a considerar: un aumento en las temperaturas del Océano Índico había interrumpido los monzones estacionales, contribuyendo al secado de la región. El conflicto se cobró la vida de 400,000 personas. MSF trató a miles de víctimas más de violencia extrema, desplazamiento forzado y desnutrición. Dado que la ONU estima que para 2025 dos tercios de todas las personas en el mundo podrían vivir en condiciones de escasez de agua, estamos extremadamente preocupados por la posibilidad de un conflicto y agitación mayores.
 
También estamos viendo desnutrición debido a la sequía y la escasez de agua en lugares como la región del lago Chad del Sahel. El lago Chad fue una vez uno de los lagos más grandes de África y una fuente vital de agua para las personas que viven en los países vecinos de Chad, Camerún, Nigeria y Níger. El uso excesivo y la sequía han dejado a las personas sin suficiente agua para beber, cocinar o lavar, mucho menos para regar sus cultivos que asegura rendimientos futuros. Los niños aquí enfrentan un alto riesgo de desnutrición, lo que a su vez puede retrasar su desarrollo y debilitar su sistema inmunológico. Esto los hace más susceptibles a otras enfermedades mortales como la malaria. Se estima que 422 millones de personas en 30 países están desnutridas debido a problemas relacionados con el clima que produce los alimentos.
 
 
El cambio climático y la degradación ambiental podrían contribuir aún más a niveles récord de migración y desplazamiento forzado. A pesar de que las estimaciones varían ampliamente, la proyección más frecuentemente citada es que unos 200 millones de migrantes climáticos serán desarraigados para 2050 si prevalecen las tendencias actuales. En México, nuestros equipos tratan a miles de personas cada año que huyen de la violencia extrema y la pobreza en Honduras, El Salvador y Guatemala. La sequía prolongada y otros factores de presión ambiental en la región también están en juego, según un creciente cuerpo de informes de la ONU y los medios de comunicación.
 
Sabemos que la mayoría de las personas desplazadas buscan alternativas dentro de su país de origen antes de tomar la desgarradora decisión de cruzar las fronteras internacionales. Muchos se mudan a centros urbanos para buscar empleo y asegurar medios de vida, solo para encontrarse viviendo en vecindarios altamente contaminados y trabajando en condiciones peligrosas. En Bangladesh, una zona costera baja, brindamos atención primaria y atención de salud profesional a las personas en el barrio marginal de Kamrangirchar en Dhaka. Muchos de estos residentes se vieron obligados a mudarse a la ciudad después de que las inundaciones contaminaran sus tierras de cultivo con agua salada. Nuestros pacientes incluyen personas que fueron lesionadas o enfermaron por su trabajo en las numerosas fábricas de pequeña escala del área, así como víctimas de violencia sexual y violencia de pareja a menudo atrapados en lugares cerrados con su abusador.
 
 
Como humanitarios, debemos intensificar nuestra defensa de políticas para mejorar la asistencia y la protección de las personas más afectadas por las consecuencias directas e indirectas del cambio climático. Las personas con mayor riesgo en el futuro son aquellas que ya están sufriendo hoy debido a las vulnerabilidades e inequidades existentes. Este junio, en nuestra Asamblea General Internacional, MSF se comprometió a hacer más para abordar con urgencia las crecientes consecuencias humanitarias en las poblaciones vulnerables a la degradación ambiental y el cambio climático. Tenemos la responsabilidad de mejorar para nuestros pacientes, el personal y el mundo.
 

Este artículo fue escrito originalmente en inglés por Avril Benoît, Directora Ejecutiva de MSF Estados Unidos, y publicado en la página web de MSF en el país. Puedes leer su versión en inglés haciendo click aquí.