13.02.2018
Médicos Sin Fronteras ha lanzado en Acapulco la campaña SIVIS (Servicio Médico Integral frente a la Violencia Sexual) para promover la atención a sobrevivientes de violencia sexual en todo Acapulco. “SIVIS: sanar es posible” es una campaña que a través de Facebook, entre otros medios, incita a los afectados a solicitar ayuda para poder recibir tratamiento médico adecuado. La campaña dispone por primera vez del uso masivo de redes sociales para facilitar el acceso a los servicios, confidenciales y gratuitos, en la ciudad.
 
La campaña, iniciada en noviembre con la colaboración de la Secretaría de Salud, consta de mensajes publicitarios más tradicionales, desplegados en bardas y carteles, ubicados en puntos estratégicos de la ciudad, así como en autobuses y carteleras. Incluye la emisión de spots radiales, y dispone asimismo de la posibilidad de usar mensajes de texto vía celular y utiliza plataformas de redes sociales como Facebook, además de un sitio web para hacer cuanto más accesible posible la atención médica y psicológica a los afectados. Haz click aquí para acceder a la página web y aquí para acceder a la página de Facebook. 
 
“El objetivo de esta campaña es que las personas que hayan sido agredidas sepan que sí, sanar es posible, que existe un servicio gratuito y confidencial que les permitirá prevenir enfermedades y que pueden encontrar un alivio físico y emocional. No están solos, sanar se puede y estamos aquí para ayudarles”, comenta Noelia Monge, coordinadora del proyecto de MSF en Acapulco.
 
Uno de los grupos que más preocupa a la organización médica son los más jóvenes y de ahí el énfasis en el uso de redes sociales con mayor popularidad, como Facebook.  “La información es indispensable. Especialmente los jóvenes, niños y niñas que han sufrido abuso sexual suelen sentir desconfianza hacia los adultos. En los espacios habilitados por MSF, ellos aprenden a expresar lo que sienten, comparten sus miedos y sus dudas, y desarrollan la posibilidad de pedir ayuda”, apunta la coordinadora.
 
 
Desde el año 2016, junto con el Ministerio de Salud, MSF ofrece acompañamiento y atención médica y psicológica a sobrevivientes de violencia sexual en dos unidades hospitalarias de Acapulco. En 2017, de la mano de las autoridades del municipio, los equipos de MSF atendieron 190 casos de agresión sexual. El 52% eran menores de edad. Es el caso de Paz*, una niña de 14 años, que vive con su padre en la ciudad y que a raíz de una violación quedó embarazada, dejó la escuela y comenzó a autolesionarse. Poco después recurrió a los servicios de MSF: “Me ayudaron con el embarazo. En todo momento estuvieron conmigo y eso fue un gran apoyo, tanto para mí como para mi papá, que no sabía qué hacer durante el parto. También regresé a la escuela. Me siento diferente, y aunque hay gente que aún me hace sentir incómoda son más quienes me están ayudando. Ya estoy bien. Estoy feliz porque voy a seguir estudiando, tengo una beca”.
 
Además de la atención directa y el tratamiento integral (médico, psicológico y de apoyo social) para los sobrevivientes, MSF ofrece formaciones, pláticas y talleres que buscan sensibilizar al personal de salud y a la población en general sobre los riesgos físicos y psicológicos que conlleva no recibir atención inmediata. En muchas ocasiones, estas pacientes son estigmatizadas o se enfrentan a situaciones de revictimización cuando deciden denunciar o acudir a centros de salud. La campaña SIVIS pretende paliar el desconocimiento existente sobre los servicios disponibles en Acapulco para atajar los efectos de la violencia sexual.
 
“La colaboración de MSF ha fortalecido la atención médica en los casos de violencia sexual ya que estos casos no querían ser atendidos por el personal médico de los hospitales, quienes negaban la atención por miedo y desconocimiento de los protocolos de atención”, añade la psicóloga Mirta Abarca Olivero, responsable del programa de violencia en Acapulco de la Secretaria de Salud del estado de Guerrero, quien apunta que “SIVIS es de suma importancia para dar a conocer a la población que existe un lugar a donde pueden acudir en el que se garantiza la atención médica y psicológica”.
 
“Una agresión sexual debe ser considerada una emergencia médica”,  enfatiza Noelia Monge. “La atención dentro de las primeras 72 horas es crucial para una víctima de violación, ya que dentro de los primeros tres días se puede reducir el riesgo de infección por VIH y prevenir otras infecciones de transmisión sexual; así como el Tétanos, la Hepatitis B y C  y embarazos no deseados. De ahí que cuantos más medios ofrezcamos a la población para ser convenientemente atendidos, mejor combatiremos esta emergencia, que en Acapulco, lamentablemente, está a la orden del día”. 
 
*Nombre ficticio.
 
En Acapulco, MSF ha brindado en 2017 un total de 2,304 consultas psicológicas a 1,224 personas, en 645 sesiones grupas y 579 sesiones individuales. Se formaron 84 grupos comunitarios y se realizaron 54 actividades de psicoeducación como talleres de duelo, manejo de emociones, violencia sexual, impacto de violencia en las colonias, crianzas positivas, etc. Más de diez mil personas asistieron a estas actividades.
 

LEER MÁS