03.12.2018
Amadou, Janu y el bebé de Sadjo fueron admitidos en estado grave en las urgencias pediátricas y en las unidades de cuidados intensivos apoyadas por MSF en el Hospital Nacional Simão Mendes (HNSM) en Bissau. Hoy están fuera de peligro y se preparan para volver a casa.
 
Para otros niños, con patologías en estado avanzado o que llegan demasiado tarde al hospital, el resultado es a veces menos afortunado. Una dura realidad propia de las urgencias y los cuidados intensivos contra la cual los equipos médicos de MSF y del Ministerio de Salud luchan a diario con fervor. Gracias a sus conocimientos y su compromiso, médicos y enfermeros permiten la mayoría de veces que la vida siga su curso normal.
 

Bebé de Sadjo, 13 días

 
Sadjo dio a luz por cesárea a una niña en la maternidad del hospital nacional. El mismo día, el bebé fue trasladado a la unidad de cuidados intensivos neonatales por una dificultad respiratoria grave. Los equipos médicos de MSF sospechaban de una sepsis, una infección grave y generalizada causada por la absorción de líquido amniótico meconio (infectado con meconio, la primera deposición del feto).
 
Después de 3 días de observación, su estado de salud no mejoró: seguía presentando fiebre, hinchazón de las piernas y espasmos. Gracias a una punción lumbar se diagnosticó una infección del sistema nervioso y se prescribió el tratamiento antibiótico apropiado. Su salud mejora día a día. Sadjo espera poder salir pronto para finalmente elegir un bonito nombre para su hija.
 

Amadou, 5 meses

 
“El pequeño tenía fiebre y le costaba respirar cada vez más”, explica el padre de Amadou. “Con cada inspiración su caja torácica se hundía”. Amadou, que padecía una bronquiolitis causada por una infección viral aguda que afecta a bebés de 2 a 8 meses, fue atendido por las urgencias pediátricas y llevado a la sala de observación. Como su dificultad respiratoria era particularmente fuerte, había que trasladarlo a la unidad de cuidados intensivos pediátricos o a la unidad de hospitalización pediátrica.
 
Debido a la falta de espacio en la primera sala y a la falta de equipo de oxigenoterapia en la segunda, se le mantuvo de forma excepcional durante cuatro días en la sala de observación, en lugar de las 24 horas habituales. Se le ha mantenido con oxígeno, ha seguido comiendo y ha evitado cualquier otra forma de complicación.
 

Janu, 4 años

 
“Dejó de comer, lloraba mucho y se quejaba de un dolor en el pecho, como si la hubiera atravesado un cuchillo”, dice la abuela de Janu. Su nieta tenía una neumonía grave con un derrame pleural significativo, que puede ser letal si no se trata. Después de una consulta inicial en un hospital de la ciudad, la niña fue derivada a la pediatría del Hospital Nacional Simão Mendes.
 
Ya bajo la atención de los equipos de MSF, se colocó un drenaje para permitir la evacuación del líquido, acompañado de un tratamiento para tratar la neumonía. Después de 15 días en la UCI pediátrica, Janu fue trasladada a la unidad de hospitalización pediátrica, gestionada por el Ministerio de Salud, desde donde pronto recibirá el alta, ya en forma y curada.

LEER MÁS

Guinea-Bissau: cinco puntos para cuidar de urgencia a los más pequeños