26.02.2020
Bruselas, 26 de febrero de 2020 - Los ataques indiscriminados contra zonas civiles tuvieron consecuencias horribles ayer en la gobernación de Idlib, Siria. Tres hospitales cerca de las líneas del frente que cuentan con el apoyo de la organización médica humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) recibieron a 185 heridos y 18 pacientes fallecidos al llegar. 
 
"La horrible campaña indiscriminada de bombardeos de ayer solo pudo haber sido concebida por el Gobierno de Siria y sus aliados", dijo la directora general de MSF, Meinie Nicolai. "No sabemos cómo hacer que detengan los ataques indiscriminados, y no sabemos cómo hacer que cumplan con el Derecho Internacional Humanitario – las " Reglas de Guerra”. Hemos pedido muchas veces a las partes de la guerra siria, a sus aliados y al Consejo de Seguridad de la ONU, que hagan todo lo posible para poner fin a estas violaciones. Hacemos esa llamada nuevamente, con el mayor grado de urgencia. Los civiles y la infraestructura civil deben protegerse, y nuestro llamado a respetar las reglas de la guerra se aplica tanto a los grupos de oposición y las fuerzas turcas como al gobierno sirio y sus aliados, incluida Rusia, el principal aliado militar del gobierno sirio”. 
 
Durante la tarde y la noche del 25 de febrero, bombas y proyectiles golpearon áreas con densas poblaciones de personas desplazadas dentro y alrededor de la ciudad de Idlib y la ciudad de Mareet Misirin. Al menos dos escuelas y dos jardines de niños que albergan a familias desplazadas fueron golpeados. 
 
En una extraordinaria tarde y noche de emergencia médica, tres hospitales de la zona apoyados por MSF se vieron sobrepasados por la afluencia de pacientes con casos urgentes. Uno de los cirujanos del Hospital Quirúrgico de Idlib le dijo al equipo de soporte de MSF: “Algunas de las lesiones fueron amputaciones, lesiones neurológicas y muchas otras. Fue una situación histérica en la ciudad. Junto con el sonido de los bombardeos y el sonido de las sirenas, las personas sufrieron ataques de pánico. Fue un día sangriento y difícil". 
 
Dos de los hospitales, Idlib Central y Mareet Misirin, han proporcionado desgloses iniciales de los registros de pacientes, revelando 66 pacientes con heridas graves o críticas que requieren operaciones quirúrgicas mayores. Al menos 14 de los pacientes gravemente heridos eran niños. 
 
Los hospitales Idlib Central como Mareet Misirin también experimentaron bombardeos o tiroteos cercanos, con proyectiles aterrizando a menos de 100 metros. Cuatro médicos que trabajan para el Hospital Central de Idlib sufrieron heridas leves por la explosión. 
 
¿Cuántas madres necesitan sostener a su bebé en sus brazos mientras caen bombas por todas partes? ¿Cuántos padres necesitan tranquilizar a sus hijos y hacerlos reír, mientras estalla el fuego?" dijo Cristian Reynders, coordinador de proyectos de MSF para el noroeste de Siria. "La esperanza de la gente de Idlib es una sola: preservar la vida humana. Y sus esperanzas se reducen minuto a minuto, día a día".  
 
Los bombardeos indiscriminados en áreas civiles se han convertido en un sello distintivo de la guerra siria, y el gobierno sirio debe comprometerse a cumplir con el Derecho Internacional Humanitario y respetar las reglas de la guerra. 
 
 
 
 
 
MSF proporciona donaciones de suministros médicos de emergencia a los tres hospitales mencionados en este documento durante las últimas semanas, conforme las líneas del frente se han acercado a la ciudad de Idlib. En una de las instalaciones, el soporte comenzó hace casi un año. MSF no tiene empleados en estos hospitales. 
 
En todo el noroeste de Siria, los equipos de MSF brindan atención médica materna, atención médica general y tratamiento de enfermedades no transmisibles (ENT) a través de clínicas móviles. Distribuyen artículos de ayuda y mejoran los sistemas de agua y saneamiento. También apoyan actividades regulares de vacunación en dos centros y un hospital y a través de servicios de clínicas móviles. 
 
También en el noroeste de Siria, MSF dirige una unidad especializada en quemaduras que proporciona cirugía, injertos de piel, vendajes, fisioterapia y apoyo psicológico. MSF brinda asistencia médica primaria y secundaria en varios hospitales y clínicas alrededor de Idlib y Alepo, y tiene asociaciones de co-gestión con tres hospitales. 
 
Los proyectos médicos de MSF en las gobernaciones de Raqqa, Al Hasakeh y Alepo en el noreste de Siria continúan a pesar de haberse reducido o suspendido temporalmente en octubre de 2019. MSF ha reanudado progresivamente algunas actividades en los campos de Al Raqqa, Al Hol, Al Roj y Newroz, Kobane / Ain Al Arab y Tal Kochar / Yaroubiyah, pero aún no ha podido volver a apoyar el hospital Tal Abyad en el noreste de Siria ni regresar a los alrededores de los cuales la clara mayoría de la población, incluido el personal médico, huyó en octubre. 
 
Para garantizar la independencia de las presiones políticas, MSF no recibe fondos del gobierno para su trabajo en Siria.