27.06.2018
"Al principio, no creíamos en el Ébola", dice Marie-Vincent, una mujer recientemente dada de alta del centro de tratamiento de Ébola (ETC) de MSF en Bikoro, República Democrática del Congo (RDC). Ella acaba de recuperarse del virus, después de que toda su familia enfermara. 
 
Marie-Vincent no sabe cuántos años tiene, pero parece tener unos 60 y ciertamente ha visto muchas cosas en su vida. La historia de su familia con el Ébola comenzó con su hijo, Charles.
 
Charles, uno de los 11 hijos de Marie, era un enfermero que dirigía un remoto centro de salud en Itipo, una pequeña ciudad a unos 170 kilómetros de Mbandaka, la capital de la provincia de Ecuador en la República Democrática del Congo, sobre caminos de tierra y puentes rotos. Itipo es el epicentro del reciente brote de Ébola.
 
Charles pasó años cuidando pacientes con enfermedades como la malaria, la diarrea y la desnutrición, y ayudando a mujeres brindándoles cuidados prenatales y atención a partos complicados. Murió de un caso de probable Ébola el 9 de mayo, un día después de que la epidemia fue declarada oficialmente. A su cuerpo nunca se le hizo la prueba para comprobar la existencia del virus, pero fue tratado con cuidado y respeto, fue lavado y llevado de vuelta a la aldea de su nacimiento para un entierro tradicional. En los días que siguieron a su muerte, toda la fuerza del virus se soltó sobre su familia y los colegas que lo cuidaron cuando estaba enfermo.
 
"Comenzamos a sospechar sobre la enfermedad que tenía Charles cuando las otras enfermeras nos dijeron que nos alejáramos de él", dice Marie-Vincent, "pero aún así lo cuidé, porque una madre cuida de su hijo cuando está enfermo".
 
El cuerpo de una persona que ha muerto de Ébola es extremadamente contagioso. En los días posteriores a la sepultura de Charles, Marie-Vincent y varios integrantes de su familia comenzaron a enfermarse. "Tan pronto como le dimos sepultra, comenzamos a sentirnos mal. Tuvimos fiebre, vómitos y diarrea. Empezamos a creer que realmente era una enfermedad y no una maldición. Había oído hablar del Ébola y de las misteriosas muertes en algunos pueblos locales. Pero en ese momento, simplemente no lo sabíamos ".
 
 
Pronto, Marie Vincent estaba extremadamente enferma y fue llevada a que le hicieran la prueba del Ébola. Su hijo mayor y su esposa, después otro hijo y otro pariente varón, se enfermaron uno tras otro. Posteriormente la esposa embarazada de Charles comenzó a tener fiebre, al igual que dos de las prometidas jóv de dos de sus hijos. Toda la familia fue llevada al centro de tratamiento de Ébola de MSF en Itipo, y derivados al centro de tratamiento en Bikoro, una ciudad a pocas horas de distancia, después de que sus pruebas dieron positivo para el virus.
 
La familia pasó las siguientes semanas dentro del centro de tratamiento, luchando juntos contra los síntomas y el miedo. "El personal fue muy cálido e hizo todo lo posible para ayudarnos a sobrevivir", dice Marie Vincent. "Nos alentaron y nos hicieron creer que nos recuperaríamos, incluso cuando teníamos ganas de darnos por vencidos".
 
Tristemente, los nietos de Marie-Vincent (los hijos de Charles) y una de sus nueras murieron a causa del Ébola. Aunque la esposa de Charles se recuperó más adelante, su hijo no nacido no sobreviviría. El virus del Ébola atraviesa la placenta, donde el sistema inmunitario de la madre no llega, y no tiene ninguna esperanza de protegerlo. "Me he recuperado, pero no me queda nada en casa. Todo lo que tengo ha sido quemado. Soy vieja, pero tendré que volver a empezar mi vida desde cero. Comenzaré hoy desde cero ".
 

LEER MÁS

 

Actualización sobre el Ébola en República Democrática del Congo, junio 2018