07.06.2019
Es un día particularmente caluroso en el distrito occidental de Naserbad, en Balochistán. Gulshan, de 40 años, ha venido a nuestras instalaciones para dar a luz a su décimo hijo.
 
Se siente cansada y débil y quiere que el dolor termine. Esta es la primera vez en sus 12 embarazos que llega a un hospital.
 
Finalmente, Gulshan da a luz a una niña.
 
La madre de Gulshan explica por qué decidieron venir a la clínica para el parto: “El año pasado, perdió a su bebé en el octavo mes de embarazo. "Cinco meses después, cuando volvió a quedarse embarazada, notamos que estaba más y más débil; pensamos que era mejor traerla aquí para dar a luz".
 
Gulshan se casó en cuanto llegó a la pubertad, cuando las mujeres en Balochistán suelen contraer matrimonio.
 
"Creo que han pasado alrededor de 25 años desde que me casé y empecé a tener hijos de inmediato", dice. "Dos de ellos trabajan, y una hija está casada y tiene dos hijos, pero el resto aún son muy jóvenes".
 
Gulshan está agotada. Su dieta en los últimos años se ha basado en patatas y lentejas con carne, muy ocasionalmente. Debe asegurarse de que su esposo y todos sus hijos se alimenten antes de que lo haga ella, por lo que termina con sobras y, a veces, ni siquiera eso.
 
El hijo de 22 años de Gulshan está fuera de la unidad de partos, a la espera de que su madre reciba el alta para poder llevarla a su casa junto a su abuela, su tía y su hermana recién nacida en un rickshaw que han contratado. En casa, los 25 miembros de toda la familia esperan su llegada.
 
 
 
La familia tiene muchos planes para el bebé. Seis días después de nacer, le perforarán las orejas, según manda la tradición. Nuestro educador de salud explica a la madre y la tía de Gulshan que el bebé es demasiado pequeño para estos piercings y que, como resultado, puede desarrollar tétanos, lo que podría causarle una conmoción.
 
Pero es nuestra tradición la que disfrutamos siguiendo. Si el bebé tiene ataques, entonces esa es la voluntad de Dios ", dice la tía de Gulshan.
 
 
"También alimentaremos a la madre y al bebé 'sutti' para que el sistema digestivo del bebé se desarrolle bien", explica ella, refiriéndose a un brebaje de hierbas.
 
Cuando nuestra educadora pregunta cuándo Gulshan y su familia planean comenzar a alimentar al niño con alimentos que no sean leche, responden: "No hasta que él tenga un año y pida comida él mismo".
 
La educación y el conocimiento sobre la salud son una gran brecha para las personas en Naseerbad, y resulta difícil modificar prácticas de siempre que contribuyen a la mala higiene, la desnutrición aguda y el dolor.
 
 
Desde 2008, trabajamos en los distritos orientales de Jafarabad y Naserabad en programas de nutrición para niños menores de 5 años, en el Hospital de la sede del distrito en Dera Murad Jamali. También contamos con una red de clínicas móviles y enclaves de divulgación en ambos distritos.
 
Nuestros equipos apoyan la alimentación terapéutica para pacientes hospitalizados con complicaciones, una sala pediátrica general y una sala neonatal, así como las actividades de salud materno-infantil en el Hospital de la sede del distrito. La atención obstétrica básica de urgencia se proporciona a través de la unidad de parto, abierta las 24 horas del día.