Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
26.04.2021

Mientras los estados miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) se reunieron el pasado 22 de abril para discutir una propuesta de exención de la propiedad intelectual sobre las herramientas médicas de la COVID-19 durante la pandemia, la organización médico-humanitaria internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) pide, una vez más, que Estados Unidos deje de bloquear las negociaciones sobre la propuesta histórica.

MSF insta a todos los gobiernos a que actúen solidariamente y apoyen, o al menos no bloqueen, esta propuesta crucial que aumentaría el acceso suficiente y oportuno a herramientas médicas que salvan vidas, como tratamientos, vacunas y diagnósticos, mientras la COVID-19 continúa devastando países de todo el mundo. 

La semana pasada, la representante comercial de Estados Unidos (USTR), Katherine Tai, destacó que las “importantes desigualdades que estamos viendo en el acceso a las vacunas entre los países desarrollados y en desarrollo son completamente inaceptables” y que los errores que resultaron en “muertes y sufrimientos innecesarios” durante la epidemia del VIH / SIDA no pueden repetirse. Si bien Estados Unidos aún no ha aclarado si ha cambiado su posición sobre la propuesta de exención de los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (ADPIC) de la OMC desde la última ronda de conversaciones, la declaración reconoce que las reglas de la OMC pueden necesitar ser adaptadas a fin de satisfacer las demandas durante este tiempo de necesidad global sin precedentes. El ADPIC es una herramienta legal que los gobiernos pueden utilizar para invalidar las patentes en interés de la salud pública.

“En esta pandemia de COVID-19, una vez más nos enfrentamos a problemas de escasez, que pueden abordarse mediante la diversificación de la capacidad de fabricación y suministro y asegurando la exención temporal de la propiedad intelectual relevante”, dijo la Dra. María Guevara, secretaria médica internacional de MSF. “Instamos a todos los países que se oponen a esto, incluido Estados Unidos y la Unión Europea (UE), a que se coloquen en el lado correcto de la historia y se unan a los que la apoyan. Al final se trata de salvar vidas, no de proteger los sistemas".

La histórica propuesta de "exención de los ADPIC" fue presentada originalmente por India y Sudáfrica en octubre de 2020 y ahora cuenta con el respaldo oficial de 59 gobiernos patrocinadores y el apoyo de aproximadamente 100 países en general. Además, la nueva directora general de la OMC, Dra. Ngozi Okonjo-Iwealaha ha pedido a los gobiernos que sigan adelante con la histórica propuesta. Sin embargo, seis meses después -y luego de docenas de declaraciones de gobiernos que la apoyan, en las que se subraya su urgencia e importancia-  la consideración formal de la propuesta sigue siendo bloqueada por un pequeño número de gobiernos, entre ellos Estados Unidos y países de la Unión Europea.

Mientras tanto, Brasil, India y otros países donde trabaja MSF luchan contra los brotes masivos de COVID-19, un creciente número de personas afectadas que requieren atención médica , una situación que está agregando una inmensa presión sobre los sistemas de salud pública y los suministros médicos existentes, problemas que se reducirían si más fabricantes pudieran producir herramientas médicas para combatir la COVID-19. Es fundamental garantizar que cualquier país que esté lidiando con la pandemia pueda acceder fácilmente a todas las herramientas médicas de COVID-19 existentes y futuras en cantidades suficientes y de manera oportuna.

Varios medicamentos potencialmente prometedores para la prevención y el tratamiento de la COVID-19 se encuentran actualmente en ensayos clínicos. Si se demuestra su eficacia, podrían ser una parte fundamental de la respuesta en curso a la pandemia, especialmente a la luz del lento y desigual lanzamiento mundial de vacunas y la aparición de variantes del nuevo coronavirus. Sin embargo, incluso durante la pandemia, las corporaciones farmacéuticas continúan manteniendo su práctica estándar de control rígido sobre los derechos de propiedad intelectual, y el análisis de MSF muestra que han presentado solicitudes de patente durante el año pasado para varios medicamentos que están en desarrollo para el tratamiento de la COVID-19. Esto evita que otros fabricantes aumenten el suministro mundial con versiones genéricas más asequibles.

La exención, si se adopta, podría proporcionar a los países nuevas opciones para abordar las incertidumbres legales y las barreras que pueden impedir la producción y el suministro de productos médicos contra la COVID-19 con anticipación, en lugar de esperar a que las barreras lleguen y luego luchar para salvar vidas y prevenir enfermedades.

“Hemos aprendido las duras lecciones del pasado de tener que adoptar un enfoque país por país y producto por producto para eliminar las barreras de propiedad intelectual que impiden el acceso a tratamientos que salvan vidas”, dijo el Dr. Márcio da Fonseca, asesor de enfermedades infecciosas de Campaña de Acceso de MSF. “No es suficiente y no ofrece una opción rápida para esta pandemia. En un momento en el que ya se han perdido más de tres millones de vidas a causa de la COVID-19, instamos a los países a tomar todas las medidas posibles, incluido el apoyo a esta exención, para poder proteger a todos, en todas partes, durante esta pandemia".

Recientemente, MSF se unió a más de 200 organizaciones de la sociedad civil en carta abierta al Director General de la OMC y a los miembros, destacando las limitaciones de las licencias voluntarias y las normas comerciales vigentes de la OMC y destacando la urgente necesidad de que se adopte la propuesta de exención. Las licencias voluntarias dejan a personas de todo el mundo a merced de las corporaciones farmacéuticas, ya que ellas son las únicas que pueden decidir si permitir o no que otros fabricantes produzcan tratamientos, vacunas y diagnósticos patentados.

“Es hora de empoderar a los gobiernos ofreciendo todas las opciones políticas posibles que les darán la mejor oportunidad de lidiar con esta pandemia y proteger a las personas”, aseveró Guevara.