23.05.2019
Médicos Sin Fronteras (MSF) continúa con los esfuerzos para controlar la epidemia de dengue que actualmente se desarrolla en el norte de Honduras, en del departamento de Cortés, donde trabaja en colaboración con el Hospital Nacional Mario Catarino Rivas (HNMCR) de San Pedro Sula.
 
Según el Boletín Epidemiológico de la República de Honduras, en las primeras 17 semanas de 2019, se reportaron 6,883 casos de dengue y 2,211 casos sospechosos de dengue grave en todo el país. El departamento de Cortés, incluyendo la zona metropolitana de San Pedro Sula, es el que mayor número de casos ha reportado, con 61% del total de casos de dengue y 91% de los casos sospechosos de dengue grave.
 
MSF apoya a combatir la epidemia con pediatras, médicos generales, enfermeras y auxiliares de enfermería en el área pediátrica del Hospital Nacional Mario Catarino Rivas y en centros de salud de Choloma. También durante las primeras 7 semanas de la intervención, con el objetivo de reducir la expansión de la epidemia, se implementaron campañas de fumigación y promoción de salud en el municipio de Choloma, uno de los municipios del que provienen el mayor número de casos de dengue pediátrico que llegan al HNMCR.
 
 
Debido a que la epidemia ha tenido un comportamiento inusual, pues ha sido fluctuante con semanas donde aumentan los casos y en la siguiente disminuyen, en comparación con epidemias anteriores, MSF ha firmado un convenio con el HNMCR, debido a que la sala de dengue pediátrico se había pensado para 20 casos diarios y se están atendiendo alrededor de 50 pacientes al día” comentó la Dra. Deysi Fernández, Gestora de Actividades Médicas de MSF para la Emergencia de Dengue en Honduras.
 
Desde que MSF inició actividades dentro del HMCR el 15 de febrero de este año, se han atendido un total 852 casos, de los cuales 715 presentaron signos de posible dengue severo y 124 fueron confirmados como casos de dengue grave. Desafortunadamente se han presentado 16 fallecimientos durante este periodo.
 
“Durante la primera fase, realizamos tres ejes de intervención en la comunidad: la primera fue la sensibilización y educación para que las personas conozcan qué es el dengue y qué consecuencias tiene; en segundo lugar, se evaluó cada casa revisando que no haya criaderos de mosquitos y se aplicó un larvicida para evitar la reproducción del mosquito transmisor; y como tercer eje, estamos haciendo trabajo de fumigación para eliminar el mosquito adulto” agregó la Dra. Fernández, “Con estos tres ejes, buscamos reducir la transmisión la enfermedad”.
 
Actualmente estamos apoyando en la detección temprana y el manejo oportuno de los casos sospechosos de dengue en la comunidad, con la incorporación de médicos y enfermeras auxiliares asignados a los centros de salud de las comunidades en donde más casos están reportando.
 
 
A partir de estos esfuerzos, los equipos de MSF esperan contribuir a detener la epidemia, buscando también el apoyo de la comunidad para que sigan las diversas indicaciones que se dan por medio del equipo de salud comunitaria de mantener los depósitos de agua limpios y mantenerse protegidos de los mosquitos por medio de repelentes.
 
La fiebre del dengue es una enfermedad que se presenta principalmente en zonas urbanas y semiurbanas de las regiones tropicales y subtropicales, y que se propaga por la picadura de mosquitos que se reproducen en aguas estancadas. Cabe mencionar que esta enfermedad es endémica en el Honduras y cada cada cuatro o cinco años de presentan epidemias en el país. Los brotes anteriores ocurrieron en 2015 en Tegucigalpa, cuando MSF apoyó la respuesta de las autoridades de salud en el Hospital Universitario, y en 2013 en San Pedro Sula, cuando MSF también brindó apoyo al Hospital Mario Catarino Rivas.