Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
01.10.2020

Después de tres meses y medio de trabajo, en Médicos Sin Fronteras (MSF) concluimos nuestras actividades en los centros que establecimos en los gimnasios de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, para apoyar a pacientes afectados por COVID-19 en Reynosa y Matamoros, debido a la disminución de casos que se ha registrado en ambas ciudades desde hace varias semanas.

“Los equipos mostraron gran esfuerzo y dedicación, brindando atención integral a los pacientes de los centros COVID-19, en especial cuando la capacidad hospitalaria en ambas ciudades se veía desbordada”, comentó el doctor Marcelo Fernández, jefe de misión de MSF en México, Honduras y Guatemala.

El objetivo de ambos centros fue apoyar a las instituciones de salud, brindando atención a pacientes con necesidad de oxígeno y aislamiento, en caso de necesitarlo, así como evitar el colapso del sistema de hospitalario. Para cumplir con este objetivo, MSF empleó a 291 personas, entre personal médico, higienista, logístico y administrativo.

Después de acondicionar los centros de atención a pacientes severos con necesidad de oxígeno y aislamiento, el 27 de mayo abrimos sus puertas el primero de los centros COVID-19 en Reynosa. Desde entonces, la organización médico-humanitaria asistió a un total de 194 pacientes, quienes además de recibir atención médica, también se les proporcionaron, al igual que sus familiares, atención en salud mental, trabajo social y promoción de la salud.

“Nuestra intervención se sustentó en la amplia experiencia de la organización en el manejo emergencias. En este caso, el valor agregado otorgado a nuestros pacientes fue el brindarles una atención médica integral, que incluía el apoyo psico-emocional y conexión con sus seres queridos. Es decir, que durante los meses de hospitalización, los pacientes recibieron visitas, para no perder el contacto con sus familiares. Esta actividad fue crucial en su recuperación y la de sus familiares”, agregó Fernández.

Tras una reducción del número de casos a nivel estatal y local, así como un análisis positivo de la capacidad hospitalaria para la atención a pacientes con COVID-19, desde Médicos Sin Fronteras tomamos la decisión de concluir las actividades en los dos centros. Sin embargo, nuestra organización continuará con sus actividades regulares, las cuales integran a la fecha un importante componente de promoción de la salud referente a la enfermedad y mantienen una estrecha comunicación con las autoridades de salud respectivas.

 

 

Médicos Sin Fronteras trabaja en Reynosa desde el 2017 ofreciendo atención médica integral (médica, psicológica y de trabajo social) a sobrevivientes de violencia, violencia sexual y población migrante, y en Matamoros desde el 2018 prestando servicios de salud integral a solicitantes de asilo y deportados. En 2019, MSF tuvo un total de 7,987 consultas médicas, psicológicas y de trabajo social en ambas ciudades.