21.12.2016
La organización internacional  Médicos Sin Fronteras presentó al Ministerio de Salud de Bolivia un manual operativo para  el manejo de la enfermedad de  Chagas a nivel rural, como parte de sus actividades de cierre operacional, luego de más de 30 años de acción humanitaria en este país, y hace un llamado a las autoridades bolivianas para que se aumenten los recursos para la atención de Chagas y se amplíe el acceso de la población a la atención integral de esta enfermedad. 
 
MSF cuenta con 18 años de experiencia a nivel internacional en el tratamiento de Chagas. Durante estos años ha proporcionado diagnóstico oportuno a más de 114,000 personas, se han detectado más de 11,000 casos y alrededor de 8,000 pacientes han recibido tratamiento.
 
Tras 14 años de intervención en Chagas en Bolivia, MSF finaliza sus operaciones compartiendo este documento que busca ser una caja de herramientas que sirva de guía al Ministerio de Salud, a las autoridades municipales y al Programa Nacional de Chagas en la lucha contra esta enfermedad; tomando en cuenta que Bolivia es el país con la mayor incidencia a nivel mundial, que 60 por ciento de su territorio es endémico para Chagas y con alrededor de 4,440,000 personas en riesgo de infección.  
 
El Manual de Atención Integral de la Enfermedad de Chagas en zonas rurales recoge la experiencia en la implementación del Modelo de Atención Integral en Monteagudo, Chuquisaca, que el Ministerio de Salud y  el Programa Nacional de Chagas, contando con el apoyo técnico de MSF y el apoyo financiero de la Alcaldía Municipal, puso en marcha exitosamente. 
 
Durante 2 años de intervención en este municipio se logró tamizar al 32% de la población, es decir, 8,445 personas hasta noviembre de 2016. Sólo en el 2016 se diagnosticaron 1,088 personas con Chagas, de las cuales han iniciado tratamiento alrededor del 58%. Gran parte de este logro se debe a la simplificación del diagnóstico a través del uso de pruebas rápidas que permiten mejorar el acceso al diagnóstico en los centros de salud de las zonas más alejadas y con las más altas prevalencias.
 
En la actualidad, 13 de los 16 establecimientos de salud del área rural de Monteagudo están realizando el tamizaje de pacientes y en 10 centros de salud que cuentan con médicos,  se proporciona el tratamiento de forma integral. A futuro esperamos que el seguimiento del tratamiento pueda ser realizado por personal de enfermería capacitado, como se hace en otras enfermedades como VIH y tuberculosis.
 
Gracias al trabajo articulado con el Ministerio de Salud y el Programa Nacional de Chagas se demostró que puede ser posible integrar este modelo dentro de las estructuras de salud, y dentro del modelo SAFCI (Salud Familiar Comunitaria Intercultural), que éste puede ser replicado en otras regiones del país que también lo necesitan y sobre todo que se puede asegurar el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de Chagas a todos los pacientes, como puede hacerse con cualquier otra enfermedad, pero para ello se necesitan los recursos necesarios que permitan dar respuesta a las necesidades del país. 
 
MSF reconoce que se han logrado avances significativos en la lucha contra el Chagas, con una mejoría significativa en el control del vector y una mejora en el acceso al tratamiento de la enfermedad, pero a pesar de que desde el 2006 la Ley 3374 declara a la enfermedad de Chagas como una prioridad nacional en todos los departamentos del país, hasta la fecha no existe una reglamentación que permita seguir avanzando en el acceso al tratamiento de toda la población, incluido Chagas congénito o el manejo de las complicaciones de esta enfermedad, incluyendo los  implantes de marcapasos. 
 
Según datos del Programa Nacional de Chagas (PNCH) durante el 2015 se diagnosticaron 30.454 personas, de las cuales solo el 10% inicio tratamiento, destacando el hecho de que solo el 57% de los recién nacidos confirmados recibieron tratamiento. Para lograr que el tratamiento de la enfermedad sea accesible a un mayor número de personas, es indispensable asegurar la disponibilidad de pruebas rápidas y medicamentos en Hospitales y Centros de Salud rurales de las zonas endémicas y la capacitación técnica del personal de salud. En este sentido, nos preocupa enormemente la rotura de stocks de pruebas rápidas que podría haber en el país a partir de inicios del 2017.
 
Médicos Sin Fronteras reitera su compromiso de continuar brindando apoyo técnico, si es requerido, participando en las plataformas internacionales de atención de Chagas, ofreciendo la experiencia adquirida en 18 años combatiendo esta enfermedad e insta al gobierno de Bolivia para que se amplíe el acceso al diagnóstico y tratamiento y se inviertan los recursos necesarios para la atención integral de la enfermedad de Chagas.