07.05.2019
La Fundación MSF, una entidad creada por Médicos Sin Fronteras dedicada a la innovación, recibió una subvención del Desafío de Impacto de la Inteligencia Artificial de $ 1.3 millones de dólares, para desarrollar una aplicación para teléfonos inteligentes que ayude a los médicos y técnicos de laboratorio a identificar y diagnosticar la resistencia a los antibióticos en entornos de bajos recursos.
 
La aplicación, conocida como ASTapp, usaría el procesamiento de imágenes y tecnología de inteligencia artificial para facilitar a microbiólogos no expertos, a interpretar las pruebas que miden la resistencia a los antibióticos. Esto ayudará a los médicos a decidir el mejor curso de tratamiento y a garantizar que los pacientes reciban los antibióticos más adecuados.
 
La resistencia a los antibióticos (ABR, por sus siglas en inglés) ha sido reconocida como un desafío internacional para la salud pública, y se prevé que sea la principal causa de muerte a nivel mundial en 50 años. Uno de los principales problemas que alimentan la resistencia es la dificultad de identificarla en algunas partes del mundo que carecen de laboratorios de diagnóstico o de la capacidad de interpretar las pruebas de antibiogramas. Estas pruebas determinan la susceptibilidad de las bacterias a los medicamentos antimicrobianos disponibles y requieren la interpretación de microbiólogos, que son escasos en entornos de bajos recursos. Esto significa que los resultados de los antibiogramas proporcionados a los médicos, a menudo no reflejan con precisión la sensibilidad o resistencia de los pacientes a los antibióticos, lo que lleva al uso de antibióticos de amplio espectro y a un tratamiento inadecuado que no se adapta a la sensibilidad específica de cada paciente y al perfil de resistencia.
 
La Fundación MSF, una entidad que financia y administra proyectos de tecnología e innovación para mejorar la atención de los pacientes, comenzó a trabajar en el desarrollo de la ASTapp hace un año, con el objetivo de proporcionar a los trabajadores de la salud en entornos de bajos recursos mejores opciones para tratar infecciones. Esta aplicación ofrecería al personal de MSF y a otros profesionales de la salud, un método que no requiere conexión a internet para leer e interpretar la resistencia a los antibióticos. Específicamente, la aplicación permitiría que personal no experto en resistencia a los antibióticos analice imágenes de antibiogramas en teléfonos inteligentes o tabletas y brinde asesoramiento para el tratamiento adecuado del paciente.
 
La aplicación también podría utilizarse para recopilar datos de resistencia a los antibióticos y contribuir a los esfuerzos de vigilancia y monitoreo de la resistencia en todo el mundo. Esto se alinea con las prioridades de la Organización Mundial de la Salud, como el Sistema Mundial de Vigilancia de la Resistencia a los Antimicrobianos (GLASS).
 
Se espera que el desarrollo de la primera versión de ASTapp se demore aproximadamente cuatro meses. Antes de promocionar la herramienta, el equipo evaluará su rendimiento, que durará entre 8 y 12 meses. El equipo también recopilará cualquier problema relacionado con la aplicación y capacitará al personal para que la use en distintos proyectos en todo el mundo. Se espera que el período total entre la fase de desarrollo actual y la ampliación completa sea de tres años.
 
ASTapp se probará en los laboratorios de terreno de MSF, comenzando con su laboratorio en Amman, Jordania, durante el último trimestre de 2019. La resistencia a los antibióticos se encuentra en todos los lugares donde hemos hecho pruebas, pero prevalece especialmente en Oriente Medio debido a la gravedad de las heridas tratadas por MSF y a la amplia disponibilidad de antibióticos de venta libre. Luego, ASTapp se implementará progresivamente en otros laboratorios de MSF a lo largo de 2020, incluidos los laboratorios en Yemen, Liberia, Mali, Haití y la República Centroafricana.
 

Mira este video sobre la resistencia a los antibióticos: