07.06.2019
En Pakistán, miles de mujeres y bebés mueren cada año a causa de afecciones médicas que pueden prevenirse fácilmente. En la provincia de Balochistán, que posee algunas de las peores estadísticas de salud del mundo, la situación es particularmente grave.
 
Médicos Sin Fronteras es uno de los proveedores de atención médica internacionales más grandes de la provincia. MSF brinda atención obstétrica y ginecológica a las madres, y atención pediátrica y neonatal a sus hijos. Los equipos de MSF atienden a más de 11,000 niños con desnutrición anualmente en cuatro distritos. Debido a la falta de conocimiento sobre nutrición y lactancia, las prácticas de salud dañinas son una de las grandes preocupaciones importantes para los equipos médicos de MSF.
 
“La desnutrición es un problema serio que se ve agravado por una mala conducta sobre el acto de buscar atención médica, falta de protección social, pobreza extrema, conflicto y desplazamiento. Debe abordarse de una manera integral que se extienda más allá de MSF", explica Pylypenko Tetyana, coordinadora médica de MSF en Pakistán. El acto de buscar atención médica dentro de una comunidad se relaciona y puede verse influido por el costo de los servicios, la distancia hasta las instalaciones médicas, las creencias, el nivel de conocimiento sobre la salud y la existencia de instalaciones inadecuadas. 
 
 
Los equipos de asesoramiento y promoción de la salud de MSF trabajan mano a mano con los equipos médicos, realizando sesiones regulares de sensibilización y asesoramiento para educar a las personas sobre su salud y disuadirlas de seguir prácticas que son médicamente inseguras. 
 
"Como no pude alimentarlo, le di té verde", dice Malaika sobre su hijo recién nacido, Arish, quien fue re-admitido en un centro médico de MSF en una condición crítica pocos días después de haber nacido. "Mi suegra me dijo que era lo mejor que podía hacer y, además, yo también había hecho eso mis otros ocho hijos". 
 
El té verde, el té negro y otras hierbas pueden ser muy perjudiciales para los bebés recién nacidos. Sin embargo, es una práctica común en los distritos de Naseerabad y Jaffarabad.
 
Cuando Malaika vio que el bebé Arish no se encontraba bien, lo llevó a una clínica privada. A medida que la salud del pequeño continuaba deteriorándose, Arish fue remitido a las instalaciones de MSF. Desafortunadamente, llegó en una condición muy crítica y murió.
 
"Estos casos son muy comunes", dice el Dr. Zialullah. "El té negro y el té verde se utilizan como remedio para todo, desde las quemaduras hasta los cortes, y para alimentar a los bebés".
 
En 2018, las tasas de desnutrición en Balochistán hicieron que las autoridades de la provincia declararan una emergencia nutricional. A principios de año, una Encuesta Nacional de Demografía y Salud encontró que el 47 por ciento de los niños en Balochistán mostraban señales de algún retraso en su crecimiento, situación que los niños experimentan como resultado de una mala nutrición, infecciones constantes y una estimulación psicosocial inadecuada.
 

LEER MÁS