Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
16.12.2020
Hoy, 18 de diciembre, Día Internacional del Migrante, desde Médicos Sin Fronteras (MSF) presentamos los diversos rostros de la población migrante. Son mujeres, hombres y niños. Familias y personas, provenientes de decenas de países, huyendo de la violencia, la opresión, la pobreza y la desigualdad, que cruzan fronteras físicas, políticas y culturales, buscando mejores oportunidades y seguridad en otro país. En MSF somos testigos de estas historias y de los impactos en la salud que desencadena la violencia y la precariedad en sus vidas.  
 
Se estima que 79,5 millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares a nivel mundial. 26 millones de personas son refugiadas, de las cuales más de la mitad son menores de 18 de años. Los obstáculos administrativos, económicos y legales al acceso a la salud, la desinformación generalizada y la falta a servicios básicos, hacen que su situación sea aún más vulnerable.  
 
Más del 60% de los pacientes atendidos por MSF en la ruta migratoria en México fueron expuestos a una situación de violencia en su país de origen o durante su paso. Actualmente, existe una necesidad urgente de servicios médicos de calidad y atención en salud mental. 
 
Los siguientes retratos reflejan la migración en su diversidad y la desgastante espera de estas personas por vivir en un lugar más seguro. La mayoría busca asilo en Estados Unidos, pero con el cierre de fronteras, las políticas migratorias restrictivas y la pandemia, continúan sobreviviendo en medio de la incertidumbre, la escasez y el riesgo. 
 

Mathysse

 
 

Soy Mathysse, solicitante de asilo. Tuve que migrar de Haití tras recibir amenazas en contra de mi familia. Viajé embarazada desde Chile hasta México en busca de seguridad. Ahora espero  en Reynosa, México, mi solicitud de asilo para entrar a Estados Unidos. 

Cuando llegué a esta ciudad fronteriza nadie me quería atender debido a la falta de recursos y a la saturación que había en los hospitales por la pandemia de COVID-19. Gracias al apoyo de MSF, quien se coordinó con el hospital general, pude acceder a estos servicios, principalmente para los chequeos de mi embarazo. 

 

Marcela*

 

Soy Marcela* y vengo de El Salvador. Me refugio con algunas compañeras en el campamento improvisado que queda en Matamoros, en la frontera entre México y Estados Unidos.  

Tuve que salir de mi país por ser transexual. Amenazaban con matarme. La única posibilidad que tengo es llegar a Estados Unidos. Voy a esperar lo que tenga que esperar.  

 

Piedad*

 

Soy Piedad*. 

Hui de Honduras con mi hija y mis hijos, después de que asesinaran a un miembro de mi familia. Intenté pedir asilo en Estados Unidos, pero a cambio fui detenida y enviada a México a esperar por mi proceso, poniendo mi vida y la de mi familia en riesgo. Espero que me den alguna respuesta en Reynosa, México.

 

Elizabeth*

 

Soy Elizabeth* y vengo de Guerrero. 

Con mi hijo fui deportada de Estados Unidos, unos días después de dar a luz. Ahora en Matamoros, espero nuevamente una resolución a mi solicitud de asilo para que podamos regresar al país en el que nació mi hijo Carlos. Mientras tanto, recibimos atención médica de MSF, en el campamento cerca de la frontera. 

 

Luis*

 

Soy Luis*, mi familia y yo salimos de Honduras porque mis papás dijeron que ya no era seguro para nosotros. Ahora esperamos en Matamoros para poder ir a Estados Unidos, donde mis papás me han dicho que se vive mejor.  

 

Mario*

 

Soy Mario*, tengo 72 años.

Soy originario del estado de Zacatecas, en México, aunque me siento como ilegal aquí, en mi propio país desde que me deportaron. Pasé 43 años en los Estados Unidos; mi vida la tenía allá. Ya no me queda familia aquí y tampoco tengo familia allá. Me quedaré en Matamoros, donde conseguí un trabajo y es un lugar en el cual me siento bien.  

 

Nuria*

 

Soy Nuria*, solicitante de asilo. 

Hui de Honduras con mis hijos porque fuimos amenazados de muerte por las maras. Tengo mucho miedo de volver a mi país. La situación aquí, en el estado de Tamaulipas, tampoco está muy segura. Ahora estamos a la espera de recibir nuestra primera cita para la solicitud de asilo en Estados Unidos y así encontrarnos de nuevo con el resto de nuestra familia, allá.  

 

Denise

 
 

Soy Denise, mis papás y yo salimos de nuestra casa en Congo, viajamos mucho tiempo.

 
Ellos me dijeron que iríamos a otro lugar, donde viviríamos con menos miedo. Ahora esperamos llegar, pero mientras tanto estamos en un albergue, en Reynosa, donde puedo jugar con otros niños que también esperan para irse. Casi no salimos de aquí porque dicen que es muy peligroso.  

 

Lurvy

 

Soy Lurvy, tuve que huir de Tegucigalpa por la violencia de las maras.

Quería llegar a Monterrey, donde tengo familia. Iría primero yo y luego vendrían mi marido y mis hijos. Al llegar a Chiapas, pedí asilo, pero el proceso no avanzaba y sentía miedo, así que decidí subirme a al tren, “la Bestia”, no tenía otra opción. Llegamos tras tres días y sus noches a Coatzacoalcos. Allá tocaba cambiar de tren. Cuando llegó el momento, la Policía se presentó y tuvimos que huir corriendo hacia un lugar donde subirse al tren es más difícil. Caí. El tren me arrolló. Estuve varios meses en Coatzacoalcos en un albergue para recuperarme. Allí recibí ayuda psicológica por parte de MSF. Ahora estoy en Monterrey con mi familia. Pocos meses después, mi marido murió en un accidente de tráfico. Todavía no tengo prótesis y necesito ayuda para obtenerlas. 

 
 
*El nombre ha sido cambiado.