Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
12.07.2021
“Cuando llegó la COVID-19 estaba muy nervioso. Pensé que sería otro Ébola, que era una sentencia de muerte”, dice Ira Jonson, de 45 años. Ira estuvo muy involucrado en la logística de la respuesta al brote de Ébola de 2014-2016 en Sierra Leona. 
 
Durante ese tiempo, conoció a una mujer embarazada que estaba enferma de Ébola en el centro de tratamiento donde trabajaba. Ella siempre estuvo en sus pensamientos porque hablaban la misma lengua mende y se encontraba en un estado grave. Logró convencerla de que buscara atención médica en el centro.
 
Sin embargo, ya era demasiado tarde y, lamentablemente, murió unos días después. “Después de que la enterramos, su esposo nos agradeció a todos, marcó la tumba de su esposa con una cruz y se fue”, dice Ira. "Sentí que la había defraudado".
 
Sierra Leona aún se recuperaba del Ébola y de una guerra civil de una década que terminó en 2002 cuando comenzó la pandemia de COVID-19, y actualmente está luchando por superar una tercera ola del virus. Médicos Sin Fronteras (MSF) ha estado brindando atención médica en Sierra Leona desde 1986 y continúa adaptando y expandiendo sus proyectos para satisfacer las crecientes necesidades en el país.
 
El primer proyecto médico de MSF en Sierra Leona fue la respuesta a un brote de cólera. Ahora, nuestros equipos vigilan la propagación de diferentes enfermedades, incluida la COVID-19, y MSF es parte del grupo de gestión y vigilancia de casos del Centro de Operaciones de Emergencia de Sierra Leona.
 
Actualmente, MSF tiene proyectos médicos en tres distritos, Kenema, Tonkolili y Bombali, ayudando al Ministerio de Salud y Saneamiento a brindar atención médica general y especializada. En Kenema, en el este de Sierra Leona, las actividades de MSF se centran en la atención a niños y niñas menores de cinco años, mujeres embarazadas y madres lactantes.
 
 
 

Curables y prevenibles, pero mortales

Los brotes epidémicos y los años de guerra civil debilitaron gravemente el sistema de salud de Sierra Leona. Los niños y niñas se ven afectados por la malaria, la desnutrición, la diarrea y las enfermedades de la piel. Enfermedades que ya no son un problema médico en países con sistemas de salud desarrollados. La rehabilitación de este sector es una de las principales prioridades de MSF para reducir las muertes infantiles y maternas.
 
Las necesidades médicas de los niños y niñas son mucho mayores que los recursos disponibles en esta región. El número de niños y niñas que mueren en sus primeros años se ha mantenido elevado durante los últimos 10 años.
 
En todos los grupos de edad, la malaria es la principal causa de muerte en el país, y representa el 38% de los ingresos hospitalarios en Sierra Leona. La enfermedad en sí misma es curable si se diagnostica a tiempo y puede ser tratada por un trabajador de salud comunitario capacitado. Sin embargo, para muchos, conseguir atención médica sigue siendo un desafío importante. Las madres y padres soportan la carga de no poder pagar la atención médica y los niños y niñas enfermos sufren las consecuencias.
 
“Las tasas de mortalidad materna e infantil son excepcionalmente altas en Sierra Leona, pero estamos trabajando para reducirlas con nuestro apoyo al Ministerio de Salud y Saneamiento”, afirma Whitney Ward, jefa de misión de MSF en Sierra Leona.
 
 
 

Atención médica ininterrumpida

El hospital Hangha brinda atención médica a menores de cinco años a través de una sala de emergencias, una unidad de cuidados intensivos (UCI) y dos salas de pediatría general. También hay un centro de alimentación terapéutica donde se atiende a niños y niñas con desnutrición. Todos estos servicios se complementan con un laboratorio central, rayos X y un banco de sangre.
 
Entre marzo de 2019 y finales de 2020, el hospital trató a más de 24,361 pacientes afectados por diversas enfermedades, como malaria, neumonía, desnutrición y diarrea severa. El hospital continúa aumentando los servicios que brinda a sus pacientes. Actualmente, un equipo de más de 90 trabajadores y arquitectos construyen una nueva maternidad, con dos quirófanos para partos complicados y una unidad neonatal. La nueva sala elevará la capacidad total del hospital a 160 camas.
 
Como el distrito de Kenema todavía no está cubierto al 100% por la red eléctrica nacional, MSF gestiona el hospital utilizando un sistema eléctrico híbrido de energía solar y generadores de diésel. En el futuro, planeamos que el hospital funcione completamente con energía limpia.
 
 
 

Vinculando a los pueblos remotos con el hospital Hangha

“Hoy cruzaré el río Sewa en ferry para llegar a mis pacientes en las jefaturas de Wandor y Simbaru. El ferry es un poco lento, pero al final llegaré a ellos”, dice la enfermera de extensión de MSF, Saffiatu Timbo.
 
En Sierra Leona, entre el 60% y el 65% de la población vive en zonas rurales. Algunas personas se encuentran en pueblos remotos y de difícil acceso. Los equipos de MSF brindan atención médica directamente a las personas en sus pueblos para tratar problemas médicos como la malaria, la diarrea y la neumonía. Los equipos de alcance comunitario brindan atención médica comunitaria en 25 aldeas de las jefaturas de Wandor, Nongwa y Simbaru, en el distrito de Kenema, a través de 10 unidades locales de salud establecidas en estas áreas.
 
“Las personas enfrentan serios obstáculos para acceder a la atención médica; a veces debido al alto costo del transporte o los medicamentos”, explica Olga EM, coordinadora médica de MSF. “Algunos pueblos están demasiado lejos de los centros de salud y las personas no pueden acceder a una atención médica adecuada”.
 
Desde garantizar un suministro constante de medicamentos esenciales hasta consultas médicas, vacunación infantil y rehabilitación de centros de salud, nuestros equipos de promoción de la salud brindan sesiones educativas sobre prevención y tratamiento de la malaria en pueblos remotos.
 
 
 

La Academia de MSF para el cuidado de la salud

El papel de MSF en Sierra Leona va más allá de brindar servicios de atención materno-infantil.
 
Sierra Leona necesita personal sanitario más capacitado y calificado para ayudar a mejorar los servicios brindados en las instalaciones médicas generales y especializadas, y para brindar respuestas efectivas durante emergencias como brotes de enfermedades y desastres naturales.
 
Entre 2014 y 2015, durante el brote de Ébola, murieron cientos de trabajadores y trabajadoras sanitarias. Cubrir el personal en los centros de salud sigue siendo un desafío crítico para brindar atención médica de calidad a la población.
 
En Sierra Leona, la iniciativa de la Academia de Salud de MSF se centra en fortalecer las habilidades y competencias de las y los profesionales médicos que brindan atención pediátrica en el hospital Hangha de MSF.
 
“Invertir en personal sanitario tiene un impacto directo en la calidad de la atención brindada a la población de Sierra Leona”, dice Chloe Widdowson, responsable de aprendizaje de la Academia de MSF en Sierra Leona. 
 
Hasta ahora, 110 integrantes de enfermería y 58 oficiales clínicos se han inscrito en los programas de capacitación de la Academia en Kenema. Además, el personal del Ministerio de Salud que trabaja en diferentes centros de salud comunitarios se ha inscrito en un programa ambulatorio que les ayudará a brindar atención médica de calidad a largo plazo.
 
La Academia de Salud de MSF está reforzando la capacidad local estableciendo una colaboración con la Junta de Enfermeras y Parteras. La Academia recibirá a grupos de docentes de enfermería para que reciban capacitación en habilidades de tutoría y facilitación. Tendrán acceso a todos los recursos de aprendizaje electrónicos de la Academia, incluyendo folletos, juegos de aprendizaje, planes de sesión, escenarios de simulación, películas y diarios de aprendizaje.
 
Actualmente estamos trabajando en obtener la acreditación con la Junta de Enfermeras y Parteras de Sierra Leona. “La acreditación oficial mejorará el estatus académico de las y los participantes que estudian en nuestra academia, los alentará e impulsará sus motivaciones”, dice Victor Siroky, representante de la Academia MSF.