08.10.2020

Desde que el nuevo coronavirus comenzó a extenderse a nivel mundial a principios de 2020, abrumando a los mejores sistemas de salud del mundo uno tras otro, países como Sudán del Sur se prepararon para lo que estaba por venir. Agotado por los años de conflicto violento, inestabilidad política y declive económico, se temía que el frágil sistema de salud pública de Sudán del Sur, que depende en gran medida de organizaciones internacionales, no estuviera preparado para prevenir o responder a una emergencia sanitaria como la COVID-19.

Ante el temor de que el brote del virus causara un impacto significativo en una situación humanitaria ya grave, MSF comenzó a integrar las medidas de COVID-19 en proyectos existentes en todo el país, al mismo tiempo que iniciaba una nueva respuesta específica en la comunidad de Juba.

Desde marzo de 2020, MSF ha trabajado en varios lugares de Juba, centrándose en el fortalecimiento de las medidas de prevención y control de infecciones en los centros de salud existentes, capacitando a los trabajadores de la salud y proporcionando actividades de promoción de la salud dirigidas a la comunidad.

Empoderar a los trabajadores sanitarios locales

En el Laboratorio Nacional de Salud Pública en Juba, MSF apoya a los trabajadores de la salud con capacitaciones y soporte técnico sobre cómo evaluar a los pacientes y trabajar de manera más segura para protegerse. Rebecca, una biotecnóloga de 26 años del laboratorio, se ríe cuando recuerda que solía esconder a su familia donde trabaja: “Fue hasta que alguien me vio trabajando en el laboratorio y le dijo a mi familia que se habían enterado”.

Cuando la COVID-19 golpeó el mundo a principios de 2020, el Gobierno de Sudán del Sur comenzó a buscar especialistas en biología, microbiología y patología para evaluar los casos sospechosos. Con la experiencia de Rebecca en microbiología, cumplir con los requisitos del trabajo fue fácil, sin embargo, decirle a su familia fue muy difícil.

“Cuando llegó el coronavirus, todo el mundo tenía miedo de pensar que la gente empezaría a morir como moscas”, recuerda. "Pero le aseguré a mi familia que haría todo lo posible para protegerme y que ellos deberían hacer lo mismo”.

“Solo quiero devolver algo a mi país”, dice.

Capacitar y educar a los trabajadores de la salud sobre la COVID-19 y cómo pueden protegerse a sí mismos es de vital importancia en la lucha contra la pandemia, dice el coordinador de emergencias de MSF, Tish Shaw.

“Los trabajadores de la salud están realmente en primera línea en la lucha contra la COVID-19. Es fundamental que cuenten con el conocimiento y las herramientas, no solo para identificar a los pacientes y protegerse a sí mismos, sino para que transmitan esta información a la comunidad. La gente escuchará a sus trabajadores sanitarios, a las personas con las que se encuentran todos los días, por lo que es muy importante que los trabajadores sanitarios comprendan qué es el virus, cómo se presenta y cómo pueden protegerse“.

Al igual que Rebecca, Giir, un microbiólogo de 29 años de Wau, una ciudad en el noroeste de Sudán del Sur, está ahora a la vanguardia de la respuesta a la pandemia a pesar de la desaprobación de su familia. Giir supervisa un equipo de ocho biotecnólogos del área de recepción del Laboratorio, donde se traen las muestras para su análisis de todo el país. Cuando los padres de Giir se enteraron de su trabajo, le pidieron que renunciara, ya que estaban preocupados de que pudiera llevarse el virus a casa. “Si otros pueden hacerlo, ¿por qué no yo? Esta es mi área de especialización y no puedo huir”, fue su respuesta a sus padres.

Después de que se confirmara el primer paciente positivo de COVID-19 en Sudán del Sur el 5 de abril de 2020, y comenzara el rastreo y la prueba de contactos, trabajar en el laboratorio fue un desafío, Giir recuerda: “Al principio no había ningún sistema en su lugar y el trabajo era muy difícil. Todos estaban asustados y fue estresante para cada uno de nosotros aquí. Desde que MSF comenzó a apoyarnos, las cosas han mejorado. Hoy, si recibimos una muestra, el resultado estará listo al día siguiente. Anteriormente, podía llevar de dos a tres días o incluso perderse“.

En Juba, MSF continúa trabajando con el gobierno de Sudán del Sur para fortalecer las medidas de prevención y control de infecciones y capacitar a profesionales de la salud como Rebecca y Giir sobre cómo evaluar a los pacientes y protegerse. Además de brindar apoyo técnico al Laboratorio Nacional de Salud Pública y apoyar a ocho biotecnólogos, también apoyamos al Hospital Docente de Juba, el hospital más grande de la capital. Instalamos 12 estaciones de lavado de manos en instalaciones de salud, áreas públicas y densamente pobladas como el mercado de Konyo Konyo y asentamientos informales de desplazados internos, además de brindar educación sanitaria y promoción de la higiene dentro de la comunidad y en las instalaciones de salud.

Hasta la fecha ha habido más de 2,700 casos confirmados de COVID-19 en Sudán del Sur. Si bien las cifras no han alcanzado las proporciones alarmantes de las observadas en otros países del mundo, y a pesar de las mejoras en el Laboratorio Nacional de Salud Pública en Juba, la capacidad limitada de pruebas en todo el país y, por lo tanto, la posible transmisión comunitaria, sigue siendo una preocupación.