29.08.2019

"Es la tercera gran afluencia de heridos en tres semanas", Caroline Seguin, responsable de Operaciones de MSF para Yemen

 
Ayer miércoles 28 de agosto se produjeron intensos combates en Adén entre varios grupos armados, fundamentalmente, entre fuerzas leales al presidente Hadi y el movimiento separatista del sur. En pocas horas, los equipos de Médicos Sin Fronteras ingresaron a 51 heridos, diez de los cuales fallecieron ya una vez en el hospital.
 
"La situación es extremadamente caótica. Durante todo el día de ayer, la ciudad estuvo plagada de combates. Esta mañana la situación parece haberse calmado un poco, pero esperamos que las hostilidades se reanuden en cualquier momento", explica la responsable de operaciones de MSF para Yemen, Caroline Seguin, desde Adén.
 
Actualmente hay 80 personas ingresadas en el centro hospitalario. "Esta es la tercera gran afluencia de heridos en tres semanas", continúa Seguin. Un barrio cercano al hospital fue blanco de un ataque aéreo de la Coalición internacional liderada por Arabia Saudita a primera hora de la tarde del 28 de agosto. "En este punto, es difícil establecer qué grupos controlan qué barrios de Adén. La zona del aeropuerto está cerrada y el riesgo de quedar atrapado por los combates es real", afirma Caroline Seguin.
 
"Nuestros equipos están preparados para recibir más afluencia de heridos. Una vez más, hemos informado de nuestra presencia y de la ubicación del hospital a los diferentes grupos armados y a la Coalición", asevera la responsable de los programas de MSF en Yemen. Desde que estalló la guerra en marzo de 2015, las instalaciones sanitarias de MSF han sido sacudidas por bombardeos en seis ocasiones; cinco de ellas fueron ataques aéreos lanzados por la Coalición.
 
En Adén, los enfrentamientos por el control de las gobernaciones del sur del país entre las fuerzas leales al presidente Hadi y las tropas del movimiento separatista del sur, el Consejo de Transición del Sur, aliados en su lucha contra Ansar Allah, han sucedido desde hace semanas.
 
También se han desatado violentos enfrentamientos en las gobernaciones de Abyan y Shabwa, donde Médicos sin Fronteras facilita apoyo al sistema de salud con donaciones de medicamentos, suministros y equipos.
 
Adén se convirtió en un campo de batalla entre el 9 y el 12 de agosto. Los equipos de MSF en el hospital recibieron entonces un flujo masivo e ininterrumpido de heridos y proporcionaron tratamiento a 119 pacientes en menos de 24 horas.