Las personas en todo el mundo deberían tener acceso a servicios de aborto respetuosos y seguros

IWD 2019 meme

El aborto no seguro es una de las principales causas de muerte y sufrimiento maternos en todo el mundo, y la única que se puede prevenir casi por completo. La interrupción del embarazo con píldoras abortivas podría abrir el acceso y mantener la autonomía de millones de personas.

El aborto no seguro es una de las principales causas de muerte y sufrimiento maternos en todo el mundo, y la única que se puede prevenir casi por completo. La interrupción del embarazo con píldoras abortivas podría abrir el acceso y mantener la autonomía de millones de personas.
 
Por la Dra. Manisha Kumar, jefa del Grupo de Trabajo de MSF sobre Atención del Aborto Seguro
 
“Me convertí en proveedora de servicios de interrupción voluntaria del embarazo hace casi 10 años. Desde entonces, ayudo a innumerables personas en todo el mundo a acceder a servicios de aborto seguro. También he sido testigo de las devastadoras complicaciones del aborto no seguro cuando las personas no tienen acceso a esta atención médica esencial. El aborto no seguro es una de las principales causas de muerte y sufrimiento maternos en todo el mundo, y la única que se puede prevenir casi por completo.
 
Un aborto con pastillas cambia las reglas del juego. El régimen simple, tomado durante 24 horas, tiene el poder de revolucionar por completo el acceso a la atención del aborto seguro, especialmente en entornos humanitarios y de bajos recursos donde trabajamos. Utilizadas por millones de personas durante más de 30 años, sumamos décadas de investigación y experiencia que demuestran cuán seguras y efectivas son las píldoras abortivas.
 
Terminan con éxito el embarazo más del 95% de las veces y el riesgo de complicaciones graves que ponen en peligro la vida es menor al 1%. Son económicas, fáciles de usar y tan confiables que la mayoría de las personas pueden tomar las píldoras en casa sin ningún problema.
 
Desafortunadamente, también son el secreto mejor guardado sobre el aborto, y muchas personas aún no saben qué es un aborto con píldoras, cómo funciona o qué tan seguro es. Las restricciones y prohibiciones legales, el estigma social y los requisitos médicos innecesarios también limitan el acceso. Estas barreras impactan de manera desproporcionada a las personas más marginadas: las personas de color, las de pocos recursos, los y las adolescentes, las personas que viven en áreas rurales y las personas afectadas por crisis o conflictos.
 
 
 
 
Para aumentar el acceso a una atención de aborto seguro, en 2017 simplificamos nuestros protocolos para un aborto con píldoras y eliminamos las pruebas médicas de rutina, como ecografías y análisis de sangre. En nuestros proyectos, la atención del aborto seguro es ahora esencialmente una conversación entre dos personas durante la cual se comparte información precisa y se proporcionan píldoras para que la persona se las lleve a casa. Desde que comenzamos este nuevo modelo de atención, hemos visto un rápido aumento en la cantidad de personas a las que podemos cuidar: de 781 en 2016 a más de 30,000 en 2020.
 
Ahora estamos explorando formas de llegar a más personas y apoyar aún más el aborto autogestionado con píldoras, lo que significa obtener y tomar medicamentos para el aborto fuera de un entorno médico formal. Cubre un espectro de prácticas que tienen diferentes niveles de interacción con el sistema de salud. Muchas personas prefieren el aborto autogestionado por una variedad de razones, que incluyen una mayor privacidad y confidencialidad, más autonomía y control sobre el proceso y un acceso más fácil, especialmente si viven lejos de un centro que ofrece abortos. Existe una creciente evidencia de que el aborto autogestionado con píldoras es tan seguro y efectivo como la atención en un centro.
 
 
 
 
Los proveedores de atención médica y las organizaciones podemos apoyar el aborto autogestionado de varias formas. Por ejemplo, algunos equipos de MSF han trabajado con personal de salud comunitaria y educadores para garantizar que las personas que viven en áreas remotas puedan acceder a servicios de aborto seguro en sus comunidades sin tener que viajar a un centro de atención médica. También estamos poniendo a prueba una línea directa de telesalud donde nuestro personal brinda información y apoyo para el aborto por teléfono.
 
A partir de esta experiencia, aprendimos que no se necesitan pruebas clínicas, equipo médico, capacidad quirúrgica o incluso un centro de salud para hacer que un aborto con píldoras sea seguro. Todo lo que necesita para un aborto seguro con píldoras son tres elementos: información precisa, medicamentos de calidad y respeto y confianza mutuos.
 
La información precisa sobre un aborto con píldoras debe ser de conocimiento común; y fácil de encontrar para todos. Pero esta no es la realidad, y la desinformación y los mitos están por todas partes.
 
 
 
 
Nuestro papel como proveedores de atención médica debe ser hacer que la atención del aborto sea lo más segura, cómoda y digna posible. Esto significa permitir que las personas decidan por sí mismas cómo, cuándo y dónde abortar y con el apoyo de quién, sin ser guardianes de esta atención médica esencial. El aborto autogestionado es más que aumentar el acceso: se trata de defender la autonomía de las personas y asegurarse de que puedan tomar la iniciativa en su propio cuidado.
 
Las personas en todas partes del mundo deberían tener acceso a servicios de aborto respetuosos y seguros.
Compartir

Relacionados

Colabora