En Médicos Sin Fronteras apoyamos a poblaciones en situaciones de extrema vulnerabilidad a través de nuestros proyectos en más de 70 países en todo el mundo. A diario, tratamos a cientos de miles de pacientes por multitud de enfermedades y dolencias.

Actualmente respondemos a la pandemia de COVID-19 en más de 70 países.

Es claro que los trabajadores sanitarios necesitan apoyo y los pacientes necesitan atención. Debido al tamaño de la pandemia, la habilidad de MSF para responder en la escala necesaria será limitada. El siguiente mapa muestra nuestra actividad para combatir el coronavirus en el mundo. Sólo debes hacer click en los íconos para ver información sobre nuestras actividades en cada país.

Mapa del coronavirus COVID-19

Nuestros ejes de acción

Estamos extremadamente preocupados por cómo el COVID-19 podría afectar a las poblaciones que viven en situaciones de extrema precariedad, como es el caso de miles de refugiados, migrantes y solicitantes de asilo que viven en campos de refugiados en Grecia o Bangladesh, o las poblaciones afectadas por conflictos en Yemen o Siria.  

Las personas en estas áreas pueden tener más dificultades para implementar medidas preventivas y enfrentar los obstáculos para acceder a la atención médica. Es muy importante informar a las personas sobre las medidas preventivas a tomar, como el lavado frecuente de manos, y garantizar que tengan los medios para protegerse a sí mismos (incluyendo el aislamiento en caso de estar en contacto con una persona infectada con el COVID-19). 

Tenemos tres ejes de acción frente a la COVID-19:

  •  Asegurar la continuidad de cuidados médicos
  • Proteger a los pacientes y a nuestros profesionales sanitarios
  • Mantener nuestras respuestas contra la pandemia

Desafíos para garantizar la continuidad de la atención en los proyectos de MSF

Queremos garantizar la continuidad de la atención para todos los pacientes en los lugares donde trabajamos actualmente, y que nuestros equipos estén preparados para lidiar con casos potenciales de COVID-19. Proteger a los pacientes y trabajadores de la salud es vital, así que nuestros equipos médicos también se están preparando para cualquier caso potencial de COVID-19 en nuestros proyectos.  

Se necesita más información e investigación sobre la COVID-19 en pacientes co-infectados con otras enfermedades como la malaria, el dengue, la tuberculosis o el sarampión, que son altamente prevalentes en muchas áreas donde trabajamos.  En lugares donde hay probabilidades de ver un gran número de casos, esto implica garantizar que las medidas de prevención de infecciones y de control estén implementadas, incluyendo la instalación de zonas de triage y examinación, la creación  de áreas de aislamiento, y la provisión de educación de la salud.  

En la mayoría de los países donde trabajamos, desde Médicos Sin Fronteras nos estamos coordinando con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los ministerios de salud locales para analizar si MSF podría llegar a ayudar en caso de presentarse una situación de un gran número de pacientes con COVID-19. También estamos brindando capacitación sobre prevención y control de infecciones en instalaciones sanitarias en varios países.  

Nuestros proyectos aún pueden continuar con las actividades médicas, pero nos preocupa el suministro futuro de ciertos artículos clave, como máscaras quirúrgicas, hisopos, guantes y productos para el diagnóstico de COVID-19. También existe el riesgo de escasez de suministros debido a la falta de producción de medicamentos genéricos y a las dificultades para importar medicamentos esenciales (como antibióticos y antirretrovirales que puedan surgir a partir de los cierres comunitarios, la reducida producción de ingredientes farmacéuticos activos y la reducción de las exportaciones. La situación actual es un desafío porque las restricciones actuales de viaje están limitando nuestra capacidad de trasladar personal entre diferentes países.