Irán

Desde 2012, Médicos Sin Fronteras presta servicios médicos a colectivos vulnerables que a menudo están excluidos de la atención médica, como es el caso de los consumidores de drogas, las personas sin hogar y población refugiada de Afganistán.

Desde 2012, Médicos Sin Fronteras presta servicios médicos a colectivos vulnerables que a menudo están excluidos de la atención médica, como es el caso de los consumidores de drogas, las personas sin hogar y los refugiados afganos.

 

CIFRAS CLAVE

  • 29,500 consultas externas
  • 6,060 consultas individuales de salud mental
  • 190 pacientes con hepatitis C iniciaron tratamiento

 

 

 

Irán alberga oficialmente a 950,000 personas refugiadas de Afganistán y a otras 28,000 de Irak; además, unos 2,5 millones de afganos y afganas residen en Irán, con pasaporte en regla o bien sin documentación, según ACNUR(1). Para este colectivo, así como para las personas sin hogar, la comunidad étnica ghorbat y los consumidores de drogas (colectivo este último que se estima en 2,8 millones de personas, un 3,5% de la población), obtener asistencia médica es muy difícil, a pesar de las promesas del Gobierno de implementar la cobertura universal.
 
En el sur de Teherán, en 2020 MSF continuó ofreciendo atención integral a grupos muy expuestos a las enfermedades infecciosas, actividades que se desarrollaban en un centro de salud y con una clínica móvil: consultas médicas, pruebas de enfermedades contagiosas (VIH, tuberculosis o hepatitis B), tratamiento de infecciones de transmisión sexual (como la sífilis), derivaciones a especialistas, atención prenatal y posnatal, planificación familiar, pruebas y tratamiento de la hepatitis C (la infección más habitual entre quienes consumen drogas en Irán) y apoyo en salud mental.
 
En Mashad, la segunda ciudad más importante del país, nuestras clínicas móviles prestaron servicios similares a personas refugiadas, comunidades de acogida y a las residentes de un centro para mujeres. También trabajamos en una clínica del distrito de Golshahr, donde viven el 80% de los afganos y afganas de Mashad. En 2020, ampliamos estas actividades a once centros para personas que están dejando de consumir drogas.
 
Irán se vio muy afectado por la pandemia de la COVID-19. Durante el pico inicial, comenzamos los preparativos para establecer una unidad de tratamiento de 50 camas en Isfahán, para respaldar a un hospital local. Poco después de la llegada del equipamiento y de nuestro personal, la autorización fue revocada. Al no poder trasladar la unidad a otro lugar, nos la llevamos a Afganistán, a nuestro proyecto en Herat.
 
1 Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.
 
 

Nº de trabajadores y trabajadoras en 2020: 93* | Gasto: 2,4 millones € | MSF trabaja en este país desde: 1990 | msf.org/iran

 

* La cifra de personal equivale al total de puestos a tiempo completo o FTE (del inglés full-time equivalent). Por ejemplo, dos personas a media jornada equivalen a un FTE.

Te podría interesar

25 marzo, 2020

Filtrar por