05.07.2017
Hamburgo/Ginebra, 5 de julio de 2017 – A dos días de la cumbre del G20 en Alemania, la organización médico humanitaria internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) y la Estrategia Fin a la Tuberculosis, publican la tercera edición del informe “Out of Step” (Perdiendo el paso), que hace énfasis en la necesidad de que los gobiernos incrementen sus esfuerzos por combatir la tuberculosis.
 
El texto revisa las políticas y prácticas en cuestión de tuberculosis de 29 países[1]–que suponen el 82% de la carga de la enfermedad a nivel mundial– y demuestra que los países pueden hacer mucho más para prevenir, diagnosticar y atender a personas con tuberculosis (TB). 
 
Aunque la TB es prevenible y tratable, sigue siendo la enfermedad infecciosa más mortal del mundo. Tan sólo en 2015, 1.8 millones de personas murieron a causa de ella. En 2015, la mayoría (54%) de las 10.4 millones de personas con TB vivían en los países representados en la cumbre del G20. A pesar del impacto mortal de la enfermedad, la mayoría de los países se están quedando atrás en la implementación de las nuevas herramientas para combatir la TB. Durante la cumbre del G20, los gobiernos deben incluir a la TB dentro de sus esfuerzos para combatir el problema generalizado de las infecciones resistentes a medicamentos.
 
“La TB es una vieja asesina, pero ahora tenemos el conocimiento y las herramientas para combatir esta enfermedad. Muchos países no están haciendo uso de estos avances y las personas están muriendo a causa de ello,” dice Lucica Ditiu, directora ejecutiva de la Estrategia Fin a la Tuberculosis. “Llamamos a los líderes del G20 a despertar y hacer algo para poner fin a las muertes innecesarias y a la propagación de la TB, incluyendo a la TB resistente a medicamentos.”
 
La brecha en el diagnóstico sigue siendo enorme. Sólo siete de los países[2] incluidos en el informe han hecho del Xpert MTB/RIF –una prueba de diagnóstico molecular para la TB con resistencia a medicamentos y para TB de primera línea– una herramienta ampliamente disponible. Esto implica que la mayoría de las personas en los 29 países que aborda el informe siguen haciendo uso de un método que no detecta muchos casos o que requiere una espera de varios meses para confirmar la enfermedad. Esto explica por qué tantas personas siguen sin ser diagnosticadas y sin recibir tratamiento. Basándose en la brecha estimada entre la incidencia de TB y el número de casos reportados, 4.3 millones en el mundo no fueron diagnosticadas en 2015. 
 
“¿Cómo se supone que las personas reciban tratamiento para la TB cuando ni siquiera están siendo diagnosticadas?”, se pregunta el Dr. Issac Chikwanha, asesor médico sobre VIH y TB para la Campaña de Acceso a Medicamentos de MSF. “Si los países no hacen más para asegurar el diagnóstico de las personas, será imposible reducir las muertes prevenibles por TB.”
 
Se ha progresado para que los nuevos tratamientos estén disponibles, mismos que son más efectivos y aligeran la carga de personas con TB. 
 
La hospitalización durante un largo periodo de tiempo puede impedir que una persona viva una vida normal, y sólo debería utilizarse con los pacientes con TB MR más enfermos. El informe reveló que 34% de los países analizados aún requieren largos tiempos de hospitalización para tratar la TB MR. Los medicamentos más nuevos para tratar la enfermedad han demostrado mejores resultados que los régimenes actuales, que ofrecen una tasa de curación de sólo 28% para TB  XDR (TB ultrarresistente a medicamentos) y un 52% para la TB MDR (TB multirresistente a medicamentos). 79% de los países analizados para el informe incluyen la bedaqulina –un nuevo medicamento– dentro de sus lineamientos nacionales; y el 62% incluye la delamanida; pero a nivel mundial, sólo el 5% de las personas que podrían haberse beneficiado tuvieron acceso a estos medicamentos en 2016. 
 
El tratamiento para la TB MR, que en algunos casos requiere el consumo de casi 15,000 pastillas durante un periodo de poco más de 2 años, ahora puede reducirse a nueve meses. Un tratamiento más corto ayuda a las personas a regresar más rápido a una vida normal y productiva. Sin embargo, sólo 13[3] de los países en el informe (45%) han puesto tratamientos más cortos a disposición de los pacientes. 
 
 
“El tiempo corre rápidamente con la TB: cada 18 segundos muere una persona con TB. Tenemos que cambiar eso,” dice Sharonann Lynch, asesora de políticas sobre VIH y TB para la Campaña de Acceso a Medicamentos de MSF. “El número de personas diagnosticadas durante los últimos cuatro años se ha estancado, y el número de muertes ha aumentado en vez de disminuir. Los países deben hacer uso de las nuevas herramientas y escalar su respuesta.”
 
Los gobiernos del G20 son los principales contribuyentes para la respuesta mundial al TB, con más de $1.6 mil millones de dólares estadounidenses otorgados al Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria en 2016. Ahora, los líderes del G20 deben movilizar sus recursos para que más personas puedan ser diagnosticadas, para que los tratamientos efectivos sean accesibles a todas las personas con TB, y para reducir las muertes causadas por esta enfermedad.
 
MSF y la Estrategia Fin a la Tuberculosis lanzaron una campaña para instar a los gobiernos a alinear sus políticas y prácticas de TB con las recomendaciones de la OMS, llamada #StepUpforTB (www.stepupfortb.org).
 
 
Notas:
 
[1] Armenia, Afganistán, Bangladesh, Bielorrusia, Brasil, Camboya, República Centroafricana (RCA), China, República Democrática del Congo (RDC), Etiopía, Georgia, India, Indonesia, Kazajistán, Kenia, Kirguistán, Mozambique, Myanmar, Nigeria, Pakistán, Papúa Nueva Guinea (PNG), Filipinas, Rusia, Sudáfrica, Suazilandia, Tayikistán, Vietnam, Ucrania y Zimbabue. 
[2] Armenia, Bielorrusia, Brasil, Georgia, Sudáfrica, Suazilandia y Zimbabue.
[3] Afganistán, Bangladesh, Camboya, RCA, RDC, Kirguistán, Myanmar, PNG, Filipinas, Suazilandia, Tayikistán, Vietnam y Zimbabue. 
 
MSF es una organización médico humanitaria internacional independiente que proporciona atención médica a personas afectadas por conflictos armados, epidemias, desastres naturales y exclusión del sistema de salud. Fundada en 1971, MSF actualmente tiene proyectos más de 70 países y lleva 30 años atendiendo a personas con TB. En 2016 la organización atendió a más de 20,000 personas con TB, incluyendo a 2,700 con tuberculosis multirresistente a medicamentos (MDR-TB)
 
La Estrategia Fin a la Tuberculosis y sus 1,600 colaboradores a nivel mundial son una fuerza colectiva que está transformando la lucha contra la TB en más de 110 países.
 

PUEDES LEER EL INFORME "OUT OF STEP" EN INGLÉS AQUÍ.  

Entradas relacionadas