Conflicto en Sudán: la situación sanitaria es catastrófica y debe garantizarse el acceso humanitario

En el hospital que apoyamos hemos recibido a cientos pacientes heridos desde que comenzaron los combates en Darfur del Norte, Sudán
Hospital Sur, El Fasher, Darfur del Norte, donde varias personas resultaron heridas en los enfrentamientos. © MSF/Ali Shukur

Cyrus Paye, coordinador de proyectos de Médicos Sin Fronteras (MSF), habla sobre la situación en el hospital apoyado por MSF en El Fasher, Darfur del Norte, Sudán. 

“Actualmente hay intensos combates en El Fasher. Mientras hablo seguimos oyendo disparos desde nuestro complejo. Es muy inseguro debido a los disparos y los bombardeos: ha habido un gran número de víctimas civiles. 

En el hospital que apoyamos, hemos recibido 279 pacientes con heridas desde que comenzaron los combates el sábado. Trágicamente, 44 han muerto. La situación es catastrófica. La mayoría de las personas heridas son civiles alcanzadas por balas perdidas y muchas de ellas son niñas y niños. Presentan fracturas a causa de balas, o heridas de bala o metralla en las piernas, el abdomen o el pecho. La mayoría necesita transfusiones de sangre. Hay tantos pacientes que están siendo atendidos en el piso, en los pasillos, porque simplemente no hay suficientes camas para acomodar a la gran cantidad de personas heridas.   

Cyrus Paye, coordinador de proyectos de MSF en El Fasher, Darfur del Norte
Cyrus Paye, coordinador de proyectos de MSF en El Fasher, Darfur del Norte. © MSF

 

Hasta el fin de semana pasado, el Hospital Sur no tenía capacidad quirúrgica. Fue una maternidad que empezamos a apoyar el año pasado para ayudar a reducir las elevadas tasas de mortalidad materna en la región. Sin embargo, desde que comenzaron los combates, hemos tenido que readaptar el hospital para poder tratar a las personas heridas. 

Todos los demás hospitales de la ciudad han tenido que cerrar debido a su proximidad a los combates o a la imposibilidad del personal de llegar a ellos debido a la intensidad del conflicto. Los equipos de cirugía de esos hospitales ahora han venido al Hospital Sur y han podido realizar una serie de operaciones quirúrgicas. Sin embargo, se están quedando rápidamente sin suministros. Pudimos llegar al hospital el martes para reabastecerlo, cuando hubo una tregua en los combates, pero si no podemos llevar más suministros a Darfur, y seguimos recibiendo un número tan alto de pacientes, solo habrá suministros médicos suficientes para tres semanas más. 

Actualmente, dentro de Sudán, nada puede moverse. Los aeropuertos de todo el país están cerrados desde que comenzaron los combates y hay enfrentamiento en las calles, por lo que no podemos llevar más suministros a Darfur del Norte, ni entrar al país. Chad ha cerrado su frontera. Entonces, si la situación no cambia y no se garantiza el acceso humanitario, la pérdida de vidas será aún mayor. 

En la situación actual, los dos quirófanos que se han establecido no pueden hacer frente a la afluencia continua de pacientes con traumatismos y de ginecología y obstetricia de emergencia. En la sala de maternidad, hay dos mujeres en cada cama. Anteriormente, un hospital vecino realizaba todas las cesáreas de emergencia, generalmente entre tres y cinco por día, y con más de 30 partos normales en un período de 24 horas. Ahora, todos ellos tienen lugar en el Hospital Sur al mismo tiempo que trabajan los cirujanos traumatólogos. 

Nos acabamos de enterar de que anoche, el Hospital Pediátrico donde solíamos derivar a los recién nacidos fue saqueado completamente, lo que significa que ahora no tenemos a dónde derivar a los recién nacidos que tienen sepsis, o que nacen prematuros. No hay incubadoras en el Hospital Sur, lo que dificultará mantener con vida a esos bebés. El equipo actual está sobrecargado. Trabajan sin descanso. Estamos explorando opciones para traer suministros y cirujanos traumatólogos experimentados al país para brindar apoyo cuando la situación lo permita, pero -como ocurre con los suministros médicos- actualmente no es posible.

Es fundamental que podamos obtener acceso a todas las instalaciones de salud en todo el país. En este momento, esto es lo que salvará la vida de las personas. Los centros de salud se están quedando sin suministros y el personal no puede ir a trabajar. El personal sanitario, socorristas y rescatistas han quedado inmovilizados por los combates y, como consecuencia, hay personas que mueren. El acceso es lo que cambiará la situación. Eso, y una garantía de las partes en conflicto de que respetarán la vida de la población civil”. 

 

Compartir

Relacionados

Colabora