MSF gestiona clínicas móviles en las calles de París para dar acceso a los servicios médicos a las personas que duermen en la calle

  • ESTÁS AQUÍ
  • Actualidad
  • MSF gestiona clínicas móviles en las calles de París para dar acceso a los servicios médicos a las personas que duermen en la calle
Second wave of Covid-19: MSF's mobile clinic in Paris

MSF gestiona clínicas móviles en las calles de París para dar a las personas en condición de calle un acceso a los servicios médicos que necesitan.

Esta mañana el cielo está gris y la temperatura ronda los cero grados en el Puerto de Saint-Ouen. A poca distancia de la carretera de circunvalación de París, rodeados de edificios cerca de un estadio de fútbol, voluntarios y voluntarias con brillantes chaquetas de alta visibilidad reparten café y desayuno a decenas de personas que parecen estar exhaustas. Muchas llevan años viviendo en la calle, algunas han caído en la pobreza desde la crisis, y otras son migrantes que no tienen acceso a un refugio de emergencia. Pero todas estas personas están fuera del 'cierre' causado por la pandemia por COVID-19. 
 
La falta de vivienda, el hambre, la soledad, las penurias incesantes y el frío contribuyen a debilitar la salud física y mental de las personas. Pero quienes duermen en la calle y, en general, quienes se ven empujadas a la precariedad, a menudo posponen o dejan de buscar tratamiento médico. 
 
Médicos Sin Fronteras (MSF) administra clínicas móviles cinco días a la semana para llegar a quienes duermen en la calle. La elección de la ubicación está cuidadosamente pensada. "Estar cerca de los comedores de beneficencia nos permite conocer a las personas que se enfrentan a las peores dificultades. Vienen aquí a comer y luego nos ven, justo a su lado", explica Jean-François Véran, el coordinador del proyecto.
 
Nicolás, un trabajador social, habla con las personas sentadas en los bancos mientras comen. Les escucha, les asesora y les dirige a los refugios para mujeres, a una asociación que apoya a consumidores de drogas y a otra que ayuda a solicitantes de asilo con sus solicitudes. Y para cualquiera que necesite ver a un médico, la clínica móvil está a solo unos pasos de distancia.
 
Los posibles pacientes esperan en la fila para que Mathieu y Akram registren sus nombres, les pregunten por qué han venido y les ofrezcan más café. Algunos días hay un intérprete para facilitar las consultas del equipo. La atención médica está disponible para cualquiera de forma gratuita, y no se requiere seguro médico. Y para las personas que prefieren permanecer en el anonimato, tampoco lo son los documentos de identidad. La COVID-19 ha aumentado y dado nueva forma a la que ya era una población diversa de personas que duermen en la calle. Muchas de estas personas han perdido recientemente sus trabajos y nunca antes habían acudido a un comedor de beneficencia; otras no han podido o no saben cómo renovar su derecho al seguro médico. Casi todas están desorientadas porque los centros de salud a los que acostumbran acudir y las asociaciones que les apoyan están cerrados o han restringido sus horarios de atención. La falta de información es evidente, lo que a menudo deja a las personas sin saber a dónde acudir. 
 
Con una chaqueta acolchada de color rosa y una mascarilla, Christine* comparte un banco con Bilal*, un solicitante de asilo afgano de 31 años. Un poco confundida, Christine dice que se ha escapado de una clínica que quería enviarla a un hogar para mayores dependientes, y Bilal explica que fue desalojado primero de un campo en Saint-Denis, y luego de otro en la Place de la République. Está en cuclillas "en los parques de Saint-Denis, La Chapelle y la Porte de la Villette. En cualquier lugar, pero en ningún sitio con un techo sobre mi cabeza." 
 
Alrededor de 400 personas migrantes se encuentran en una situación similar. Dispersas por París y los suburbios, son víctimas de una política de desmantelamiento y hostigamiento que les impide instalar otro campamento en otro lugar, incluso si no hay ofertas alternativas de refugio. Hacen todo lo posible para permanecer invisibles. Jean-François Véran continúa diciendo que "las repercusiones de estos métodos, que se remontan a muchos años atrás y se han intensificado en los últimos meses, son aún más agudas en una época de pandemia. Las personas que necesitan apoyo y atención médica son cada vez más invisibles y están asustadas, y estamos perdiendo el acceso a ellas. Muchas llegan a nuestra clínica exhaustas y sin dormir". 
 
Una por una, las enfermeras de MSF Sandrine y Sinan atienden a Christine * y Bilal * en pequeñas tiendas equipadas con calentadores eléctricos alimentados por un generador ruidoso. Con el sombrero puesto, las enfermeras controlan los signos vitales de sus pacientes (presión arterial, pulso y temperatura) y les brindan tratamiento (vendajes, dispensación de medicamentos sin receta, pruebas de antígenos para personas con síntomas de COVID-19, etc.) que no requieren intervención de alguien del equipo médico.
 
Las visitas de algunas personas a la clínica terminan en un camión que se ha convertido en consultorio. Aquí es donde Alix, la médico de MSF, recibe a los pacientes que necesitan una receta o un examen médico más profundo. Bilal es una de ellas, porque ha tenido problemas estomacales durante 10 años. Hablando un francés vacilante pero preciso después de estar sólo tres meses en Francia, repite su visita varias veces durante la mañana interpretando para ayudar a sus conciudadanos.
 
 
La mayoría de los trastornos que ven los equipos médicos son el resultado de vivir en la calle -dolores y molestias, problemas dermatológicos y digestivos, llagas e infecciones graves-, y algunos de sus pacientes tienen problemas de salud mental y una aguda sensación de abandono y aislamiento. Es un círculo vicioso, no hay duda de que dormir a la intemperie aumenta el riesgo de este tipo de condiciones. 
 
Las clínicas móviles de Médicos Sin Fronteras contribuyen a garantizar que estas personas particularmente vulnerables sigan teniendo acceso a los servicios médicos, ya sea para la COVID-19 o de otro tipo. También nos permiten mantener un estrecho contacto y vigilar la salud física y mental de quienes duermen en la calle para poder adaptarnos y dar una respuesta adecuada a sus necesidades. 
 
El 20 de noviembre, Médicos Sin Fronteras comenzó a organizar clínicas móviles cerca de los comedores comunitarios para ayudar a las personas que viven en las calles de París. Están abiertas cinco días a la semana, y el médico de la clínica, dos enfermeras, un logista y un trabajador social ofrecen atención médica primaria, información y pruebas de diagnóstico de COVID-19. Este proyecto inició como operación semanal en 2017, y se amplió a cinco días de marzo a junio durante la primera ola de la pandemia para responder a las necesidades urgentes de estas personas. 
 
Al final de las tres primeras semanas, 250 pacientes han sido examinados en la clínica móvil y 50 han sido remitidos a diversas instalaciones por las y los trabajadores sociales.
Compartir

Relacionados

Colabora