04.06.2020

Alrededor del 3.6% de los ucranianos viven con hepatitis C, una cifra muy por encima del promedio europeo (estimada en un 1.5%). La hepatitis C es una causa importante de enfermedad hepática crónica a nivel mundial.

La región de Mykolaiv, en el sur de Ucrania, es una de las zonas más afectadas del país y cuenta con tasas elevadas de VIH y coinfecciones de VIH y hepatitis C. 

Hace tres años, desde Médicos Sin Fronteras (MSF) diseñamos un modelo de cooperación con el Ministerio de Salud en Mykolaiv para usar medicamentos genéricos en el tratamiento de la hepatitis C. Fue la primera vez que se usaban medicamentos genéricos contra la hepatitis C en el país. MSF no solo proporcionó medicamentos, sino también pruebas, equipos de laboratorio y suministros. Este mes, dado que se lograron los objetivos, MSF entregó completamente el proyecto a las autoridades sanitarias locales.

Antes de que comenzara el proyecto, los pacientes se enfrentaban a tratamientos contra la hepatitis C que podían durar entre 24 y 72 semanas, solo con un 50% de posibilidades de éxito. Todo esto cambió cuando MSF comenzó a proporcionar un nuevo tratamiento contra la hepatitis C utilizando la combinación de daclatasvir y sofosbuvir recomendada por la Organización Mundial de la Salud. Cuando se toman juntos, estos dos medicamentos son efectivos para tratar todos los tipos de infección por hepatitis C. El tratamiento dura entre 12 y 24 semanas, tiene menos efectos secundarios y alcanzó una tasa de curación de casi el 94% en Mykolaiv. 

 

 

"La hepatitis C se puede curar con un tratamiento altamente efectivo, pero el acceso a las herramientas de diagnóstico y a los tratamientos sigue siendo limitado, especialmente para las comunidades vulnerables", asevera el Dr. Nazgul Samieva, Coordinador Médico de MSF en Ucrania.

Se proporcionaron medicamentos para tratar a más de 1,300 pacientes, de los cuales alrededor de 1,150 han completado el tratamiento. Entre nuestros pacientes también había personas que vivían con VIH o que recibían terapia de sustitución de opioides. Para ayudarlos a afrontar emocionalmente la situación, desde MSF brindamos a estos pacientes apoyo psicosocial durante todo el tratamiento. Se realizaron más de 7,200 sesiones de educación para la salud y asesoramiento por parte de antiguos pacientes que fueron contratados y capacitados por MSF.

“Mi objetivo es encontrar un impulso dentro del paciente; un deseo y motivación para someterse al tratamiento", explica Andriy, educador de acompañamiento entre pares de MSF. “Mi punto de vista es muy importante para los médicos porque he tenido muchos problemas en mi vida, incluidos el alcohol, las drogas y el VIH. Así que tengo estos puntos de contacto con los pacientes, confían en mí y se abren conmingo", explica. 

Con las recientes medidas preventivas contra la COVID-19, que limitan el movimiento de las personas, nuestros equipos han estado entregando medicamentos por correo y ofreciendo apoyo por teléfono para garantizar la continuidad de la atención a los pacientes con hepatitis C y garantizar que tengan información sobre cómo evitar la infección por COVID-19.

MSF comenzó a trabajar en Ucrania en 1999; actualmente, el trabajo de MSF en el país se centra en enfermedades infecciosas como la tuberculosis multirresistente y la COVID-19.

 

Entradas relacionadas