Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
21.01.2022
Miles de personas se enfrentan a condiciones precarias en las ciudades brasileñas de Paracaima y Boa Vista.
 
Por Elena Graglia, coordinadora médica de MSF en Roraima
 
Tras meses cerrada por la COVID-19, en junio de 2021, Brasil emitió una ordenanza para abrir parcialmente su frontera con Venezuela. A partir de ese momento, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), se permitió “la entrada excepcional de venezolanos y residentes habituales de Venezuela afectados por la crisis en Venezuela en territorio brasileño por razones humanitarias” y también “se permite la regularización migratoria de venezolanos y residentes habituales de Venezuela que entraron a Brasil de forma irregular durante la pandemia, es decir, a partir del 18 de marzo de 2020”.
 
Sobre el papel las cosas podrían parecer muy sencillas, pero la realidad que nosotros vimos cada día sobre el terreno resulta preocupante: hasta finales de 2021, miles de personas de Venezuela vivían en las calles del estado  Roraima, en Brasil, con grandes dificultades de acceso a los servicios de salud y a otros servicios básicos.
 
Aunque a principios de 2022, la mayoría había pudo encontrar algún tipo de refugio, en ocupaciones informales o en albergues oficiales que incrementaron su capacidad, la situación sigue siendo precaria. Lo que podría parecer un escenario mejor es reflejo del temor que tiene la población migrante de enfrentarse en algún tipo de violencia en la calle. Por ello, la mayoría decide no salir de los refugios, lo que resulta incluso en una menor demanda de servicios de salud en las unidades públicas durante el último mes del año.
 
Pacaraima, una población de 20,000 habitantes en el norte de Roraima, es el punto de entrada a Brasil para las personas migrantes venezolanas que cruzan la frontera cada día. Llegan con la esperanza de encontrar mejores condiciones de vida y de poder dar cierta seguridad a sus familias. En el momento más intenso, entre octubre y noviembre de 2021, cada día unas 500 personas viajaban a través de caminos improvisados llamados “las trochas”, mientras que la oficina de migración de esta pequeña ciudad fronteriza solo procesaba 65 solicitudes de regularización migratoria cada jornada. 
 
Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), a finales de 2021, más de 3 mil personas se encontraban viviendo en las calles de Pacaraima, aproximadamente un 15% de su población, lo que demuestra la dimensión del problema. 
 
A partir de diciembre, las calles prácticamente se vaciaron, con la población migrante buscando refugio ante el temor de violencia. Además, con la aproximación de las fiestas de fin de año, el movimiento en la frontera ha sido reducido, lo que suele ocurrir en esta época. Pero en los próximos meses tendremos un panorama más claro y nos estamos preparando para un incremento en la demanda de nuestros servicios.
 
Hemos visto que las personas vienen con muchas esperanzas, pero cuando llegan aquí, la mayoría se tiene que enfrentar a una difícil realidad. Suelen quedarse en Pacaraima hasta que su solicitud de regularización es procesada y esto es algo que puede llevar muchas semanas e incluso meses. El sistema de salud es muy precario y no cuenta con los recursos necesarios para prestarles una atención médica adecuada.
 
De acuerdo con las leyes brasileñas, toda persona tiene derecho al acceso a los servicios de salud pública, no importa el estado en el que su proceso migratorio se encuentre, pero la realidad es que, inclusive con este derecho, los servicios de salud de Roraima se encuentran saturados y no dan abasto para atender todas las necesidades médicas. 
 
Para tratar de aliviar al menos en parte esta situación, nuestros equipos brindan servicios de atención primaria, de salud sexual y reproductiva, y de salud mental, en las ciudades de Pacaraima y Boa Vista. De enero a octubre del año pasado, atendimos a un total de 37,517 pacientes a través de nuestras clínicas móviles. 
 
Cerca de la mitad de todas las consultas que realizamos en los primeros nueve meses del año se hicieron en los tres últimos meses, coincidiendo con la reapertura parcial de la frontera. La mayoría de los casos que atendemos fueron por infecciones respiratorias y urgencias ginecológicas, pero donde estamos viendo cifras realmente preocupantes es en lo que se refiere a la salud mental de las personas que acuden a nuestras clínicas: nuestros equipos han identificado síntomas de depresión, ansiedad y estrés agudo en el 69% de los pacientes. Y las principales causas de estos síntomas son el desplazamiento, la separación familiar, el haber tenido que caminar largas distancias en situación muy precaria y el haber tenido que enfrentarse a múltiples situaciones de violencia. 
 
Cuando la gente llega y nos ve, lo primero que nos preguntan es sobre los servicios de salud que podemos brindarles y cómo pueden acceder a ellos. Se encuentran en un país con una cultura y un idioma diferente y se enfrentan a múltiples barreras para lograr entender cómo funcionan los servicios de salud y cómo acceder a ellos.  
 
Nuestros equipos también realizan actividades de promoción de la salud, enfocándonos sobre todo en lo que se refiere a la salud sexual y reproductiva. Les explicamos además como acceder a los servicios públicos de salud en Brasil que, aunque sobrecargados, deberían estar disponibles a ellos.  
 
“Cuando llegué a Brasil, hace dos años, no había tanta gente como ahora”, contaba Alejandra, una de nuestras pacientes. “Cuando recién llegamos, era relativamente sencillo poder pedir una cita con el médico, pero ahora ya no es así. El único servicio de salud al que puedo acudir es esta clínica de MSF". 
 
“Pude traer a mi hija de Venezuela hace un par de meses, pero su proceso de migración aún no está completo y siempre que vamos a ver cómo van, la oficina está llena y no logramos que nos atiendan", explica.
 
Y es que, a pesar de la precariedad tan grande con la que tienen que vivir en Pacaraima, migrantes y solicitantes de asilo dicen, casi de manera unánime, que prefieren vivir en la calle en Brasil, que quedarse en Venezuela.
 
“Al llegar aquí, dormía en el piso sobre una caja, y eso era mejor que estar en Venezuela”, decía Alejandra. 
 
Nuestras y nuestros pacientes nos cuentan que migrar no era parte de su plan de vida, que lo consideraban un último recurso para escapar de la inseguridad social, financiera y alimentaria de su país de origen. Absolutamente todas y todos, cuentan que durante el trayecto que les ha traído hasta aquí han pasado hambre y han tenido que enfrentarse a diversos peligros. Hace algunas semanas, un niño que participó de una sesión de salud mental hizo el dibujo de una calle. Le preguntamos porque y el contestó simplemente que llevaba muchas semanas viajando, caminando o pidiendo 'raite', pero siempre en la calle. Es cierto que eso lo ha impacto de manera profunda.   
 
Sus historias de vida, a pesar de que en muchos casos tienen un trasfondo de esperanza, relatan la dureza de las situaciones que han tenido que vivir hasta llegar aquí. Y sus vidas ahora, viviendo de manera precaria y a la espera de que se resuelvan sus solicitudes, tampoco resultan sencillas.