21.06.2016

Entrevista con Elspeth Kendal-Carpenter, enfermera que supervisa a los equipos de rescate móviles de MSF que reciben a los refugiados en las costas de Samos, Grecia, y les proporcionan asistencia inmediata.

¿Cuál es la situación en las islas de Samos y Agathonisi?

Proporcionamos asistencia a los refugiados a través de exámenes médicos (y referencias médicas), brindándoles información, comida, mantas, ropa, etcétera. Desde que se implementó el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía en marzo, el número de refugiados que llegan se ha reducido considerablemente. Pero para quienes han llegado, en vez de salir rumbo a Atenas para completar la documentación en unos cuantos días, 1,000 refugiados siguen en Samos y la mayoría de ellos se está quedando en el centro de detención, que fue construido para acomodar sólo a 280 personas.

Las condiciones de vivienda se han deteriorado, y quienes están encerrados tienen poca información sobre lo que sucederá después o sobre cuánto tiempo permanecerán detenidos. Frecuentemente, el acceso a agua potable es amenazado, las condiciones médicas previamente estables ahora están empeorando, y el riesgo de enfermedades infecciosas que se están propagando va en aumento. Con el centro de detención cerrado, muchas de nuestras actividades han sido suspendidas, pero actualmente estamos desarrollando un campo de transición que nos permitirá apoyar a las personas más vulnerables en el centro de detención.

¿Qué sucede cuando llegan los refugiados?

Respondemos a todas las llamadas que nos alertan de sus llegadas, la mayoría son por la noche, frecuentemente después de hacer horrorosos viajes por mar. Tienen frío, están asustados, confundidos y angustiados. Sólo tenemos poco tiempo antes de que la policía los transporte al centro de detención. Les ofrecemos mantas, agua y refrigerios, y hacemos una rápida evaluación médica, que nos permite detectar emergencias potenciales y referirlas lo más pronto posible al hospital.

También apoyamos a refugiados vulnerables a las afueras de los centros de detención, por ejemplo, mujeres en las últimas etapas de su embarazo, familias con niños pequeños. Estas personas, después de 25 días aún no tienen permitido salir de la isla pero pueden quedarse a las afueras del campo. Les ofrecemos refugio y les proporcionamos atención médica y apoyo psicosocial.

¿Qué clase de apoyo se le proporciona a quienes sufren trauma psicológico?

El apoyo psicosocial es muy importante. Algunas personas han sido testigos de atrocidades en sus países de origen, y han tomado decisiones desesperadas para dejar sus hogares, sus condiciones de vida y a sus seres queridos para arriesgarse a tomar un viaje hacia la incertidumbre, en una apuesta desesperada por encontrar seguridad para reconstruir sus vidas. Muchos de los refugiados llegan con una esperanza que rápidamente se vuelve desesperación al deteriorarse sus condiciones, y agrega desafíos impredecibles que pueden desatar recaídas de estrés postraumático que requieren un apoyo especializado y entendimiento.

Apoyamos a familias separadas; se identifica a los menores sin compañía y se les refiere a los servicios de protección infantil y, eventualmente, son ubicados en refugios separados. Apoyamos también a quienes han perdido a familiares tras un naufragio.

¿Tienes alguna historia específica de personas o pacientes que nos puedas compartir?

Recuerdo a un grupo de 53 refugiados en la playa. Los refugiados llegaron a la costa, emocionados, besando el piso, tomándose fotos con nosotros y los niños estaban jugando en el mar. Un hombre joven se quitó su camisa y llegó corriendo conmigo. “¡MSF!", me dijo, “¡mira esto!” Me mostró las cicatrices en su brazo y hombro. “El Dr. John de MSF salvó mi vida en Jordania. Amo a MSF.” Fue un momento muy emotivo, para él y para nosotros, porque tuvimos que advertirle que iba a ser detenido con la posibilidad de ser regresado a Turquía bajo las condiciones del nuevo acuerdo. Fue el día en que se implementó el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía.

Recientemente, un bote con unos 50 refugiados, incluyendo a 10 niños menores de cinco años, lograron llegar pasar a través de las botes patrulleros de Turquía. Nos mostraron un video horroroso que fue filmado a través de un celular, que mostraba cómo el bote patrullero los perseguía y los rodeaba, creando una ola para intentar forzarlos a regresar a Turquía. Vi verdadero miedo en sus rostros, y escuché el sonido de sus gritos aterrorizados.

¿Qué tan importante es el papel de MSF al brindar asistencia médica?

Muchos de los refugiados que conocemos están físicamente saludables, el daño emocional es el que deja cicatrices.Algunas personas llegan con condiciones médicas crónicas como diabetes o hipertensión, y ahora podemos monitorear su condición y proporcionarles medicamentos. Algunos han sufrido heridas de trauma durante el trayecto, así que atendemos sus heridas. Otros ven limitada su capacidad física debido a problemas alargo plazo. Algunos llegan en sus sillas de ruedas. Ofrecerles una evaluación médica les da la oportunidad de sentir que le importan a alguien. Tal vez es la primera vez en mucho tiempo que alguien muestra interés en su salud y los está tratando con dignidad, con amabilidad y, por un pequeño periodo de tiempo, “normaliza” una situación anormal.

 

LEER MÁS SOBRE LA CRISIS DE REFUGIADOS EN EUROPA