21.12.2018
Tijuana, Baja California, 20 de diciembre de 2018- Médicos Sin Fronteras (MSF) inició esta semana operaciones de emergencia para asistir a los miles de migrantes y solicitantes de asilo que huyen de sus hogares debido a la violencia y la pobreza, varados en la ciudad fronteriza de Tijuana -una de las más violentas del país- en espera de que se resuelva su situación migratoria.
 
Con el objetivo de brindar una respuesta humanitaria para estas personas, un equipo multidisciplinario de MSF ha comenzado a proporcionarles asistencia médica, psicológica y de trabajo social, a fin de atender sus principales problemas de salud derivados de las condiciones del viaje, la exposición a la violencia y la precariedad en la que se encuentran dentro y fuera de los albergues, campamentos y refugios temporales que se han instalado en la ciudad.
 
“Las principales necesidades que hemos detectado son la falta de atención médica y de salud mental, sin embargo, estamos evaluando también, el control de riesgos sanitarios que pueden correr estas personas debido a las condiciones climáticas y de hacinamiento, la falta de instalaciones higiénicas, la poca disponibilidad de agua potable y mal manejo de desechos, entre otros”, informó el Coordinador General de MSF, Sergio Martín.
 
En cuanto a esta intervención, el coordinador general de MSF comentó que no existe un plazo determinado para permanecer en la ciudad. “Nos hemos ido adaptando a las necesidades humanitarias que surgen a lo largo de toda la ruta migratoria en el territorio mexicano y continuaremos monitoreando la situación”, concluyo Martín.
 
MSF ha ofrecido atención médica y psicológica a las personas migrantes y refugiadas en tránsito, en diferentes puntos de México, en los estados de Tabasco, Veracruz, Tamaulipas, Oaxaca, Chiapas, Hidalgo, Estado de México, San Luis Potosí, Guanajuato, Jalisco y en la Ciudad de México.