Médicos Sin Fronteras es una organización médico humanitaria internacional sin fines de lucro. Ayudamos a personas afectadas por epidemias, conflictos armados, desastres naturales y excluidas de la atención médica en más de 70 países. Conócenos. Más información
21.01.2021
  • MSF expresa su preocupación ante los riesgos de violencia que encuentra la población migrante a lo largo de su ruta, así como por las causas que empujan a esta a desplazarse. 
  • MSF brindó atención médica y psicosocial para prevenir daños a la salud de los y las migrantes durante su viaje, que partieron el 15 de enero desde San Pedro Sula, Honduras. 
  • MSF hace un llamado a los gobiernos para que se respete la vida y la dignidad de todas las personas migrantes. 

Médicos Sin Fronteras (MSF) expresa su preocupación por la violencia que la población migrante experimentó en su paso por Guatemala el pasado 18 de enero. Desafortunadamente, esto no es más que la punta del iceberg.

La violencia contra la población migrante es generalizada y crónica. MSF responde anualmente a miles de personas que sufren de las severas consecuencias físicas y psicosociales de la violencia encontrada a lo largo de la ruta hacia Estados Unidos. Tan solo durante las dos primeras semanas de enero, 916 personas llegaron Coatzacoalcos, uno de los seis puntos asistencia de MSF en México, tras haber sobrepasado innombrables obstáculos e incidentes.  

Como parte de su respuesta a emergencias en Honduras, el 14 y 15 de enero MSF ofreció atención médica preventiva y de primeros auxilios a la población migrante que buscaba escapar de las consecuencias humanitarias ocasionadas por los huracanes Iota y Eta, y la crisis asociada a la pandemia de la COVID-19. Al conversar detalladamente con algunas de estas personas, se encontraron también indicios de violencia y violencia sexual como causales de su salida. Entre la población atendida había un número significativo de mujeres, niños y otras poblaciones vulnerables. Algunas, sensibles a los riesgos del camino, compartieron su intención de viajar en grupo para mejorar su seguridad.  

Con el objetivo de prevenir y aliviar los daños a la salud que pudieran enfrentar en su trayecto, cuatro equipos de MSF, distribuidos entre las principales terminales de autobuses, la ruta y la frontera con Guatemala, brindaron asistencia médica, psicológica, trabajo social y promoción de salud a las personas.

“Ante los retos que conocemos que tienen que enfrentar las personas migrantes, los equipos de MSF proporcionaron 3,070 diferentes kits médicos preventivos para personas adultas, mujeres, embarazadas, y menores de entre 5 y 15 años. También distribuyeron agua, kits de higiene y bioseguridad, así como kits para casos de violencia sexual. Los equipos médicos realizaron 100 consultas médicas. Asimismo, se dieron 10 consultas grupales de salud mental, además de 28 consultas de primeros auxilios psicológicos para contención emocional. Otro equipo brindó información de reducción de riesgos a más de 250 personas”, asegura Paula Vásquez, coordinadora de proyecto para MSF en Choloma.  

Una de las mujeres que recibió información por parte de MSF afirmó: “Me voy porque no tengo trabajo, soy madre soltera y después de los huracanes se inundó mi casa, perdí todo. Dejo a mis dos hijos atrás. Voy sola, aunque sé que en la caravana van otras personas de mi comunidad”. 

Desde 2003, MSF atestigua las consecuencias de la violencia en la población hondureña y la falta de servicios médicos y psicológicos especializados, fenómenos que son igualmente causa del desplazamiento forzado y que se repiten a lo largo de la ruta migrante.  

Es por ello que MSF aboga para que los gobiernos aseguren que todas las personas migrantes tengan un trato digno y seguro durante su viaje, tanto dentro como fuera de los desplazamientos colectivos. Asimismo, reafirma la necesidad de ofrecer una respuesta integral que incluya acceso a servicios de salud, protección y asistencia humanitaria por parte de todos los países involucrados.  
__________________________________________________________________________________________ 

Médicos Sin Fronteras (MSF) está comprometida desde hace 46 años en brindar apoyo médico humanitario a la población hondureña. La primera intervención de MSF en Honduras fue en 1974, en el contexto del huracán Fifí y desde entonces, hemos brindado atención de manera independiente, neutral e imparcial, a la población, en respuesta a variadas crisis que han afectado al país. Actualmente, en Tegucigalpa, MSF brinda atención médica integral (médica, psicológica y de trabajo social) a sobrevivientes de violencia y violencia sexual. En Choloma brinda atención en salud sexual y reproductiva en la Clínica Materno Infantil de la ciudad y en la comunidad. 

En México, Médicos Sin Fronteras trabaja con personas migrantes y refugiadas en México desde 2012, personas que huyen de la violencia y la falta de oportunidades en sus países de origen. Actualmente, MSF trabaja para mejorar el acceso a la atención médica y psicológica de dichas personas a lo largo de la ruta migratoria, priorizando la asistencia a la población más vulnerable: menores no acompañados, mujeres que viajan solas y personas víctimas de la violencia directa.